Categorías
bricolaje Pintura decorativa

Pintar superficies con imitación a óxido


El post de hoy responde a la consulta que una amable lectora me ha planteado (o más bien nos ha planteado, ya que en muchas ocasiones sois el resto de los participantes en el blog quienes aportais las soluciones y las respuestas), y que seguro que resulta interesante para todos los aficionados, manitas y profesionales. El problema que nos planteaba María era el siguiente: ¿cómo se puede pintar una puerta de hierro que se está empezando a oxidar, y darle un acabado similar, precisamente, al del óxido? Trataré de responder a la consulta; eso sí, por partes.

Lo primero es atajar la presencia del óxido para evitar que el metal siga deteriorándose y termine por resultar irrecuperable. Para ello hay que aplicar un producto transformador de óxido, a la venta en cualquier centro de bricolaje, droguería o ferretería. Este producto convierte el óxido en protección, dándole un aspecto negruzco y evitando que siga corroyéndose. El siguiente paso es dar el color general a la puerta, y aquí viene la primera parte. Tendremos que decidir si queremos que el metal sea negro, verde, plateado… Si aplicamos una base negra y luego le damos una pátina verdosa, el efecto imitará al bronce; si la pátina es rojiza o anaranjada, entonces simulará el hierro oxidado. Y si os gusta la de la foto, el fondo tendrá que ser gris metalizado, y la pátina, amarilla.

Las pinturas que se utilicen para este cometido debe ser específicas para metal y para exterior; las del tipo DTM (direct to metal o, para entendernos, directas al metal) son las más adecuadas, y así nos ahorraremos el paso de aplicar minio o imprimación para evitar futuros problemas de corrosión. La mano de pintura de base debe ser doble; se aplica una capa, se deja secar y se da otra. El siguiente paso es la pátina; yo os aconsejo que utilicéis una pintura con carga de metal, tipo Oxirón de Titán. Para obtener un aspecto «real» hay que aplicarla con una brocha y muy poca cantidad, de manera que sólo se aprecie en molduras, bisagras, relieves, partes de las rejas, etc. Vamos, como si se hubiesen oxidado por efecto de la intemperie. Si os pasáis, sólo tenéis que limpiar el exceso con un trapo mojado en disolvente, mientras la pintura esté fresca.

¡Espero que los resultados sean estupendos! Si es así, me lo contáis… Un saludo, lectores y lectoras.

Imagen / Arria Belli.

Categorías
bricolaje Pintura decorativa Pintura y Revestimiento

Barnizar y pintar superficies con pistola


Pintar es algo que, aparentemente, todos podemos hacer con mayor o peor fortuna. Que levante la mano quien nunca haya decidido pintar la casa o renovar algún mueble… Sin embargo, no es lo mismo decidirse a darle color auna silla vieja, que pintar toda una estantería o barnizar una puerta de exterior del tamaño de la de nuestra fotografía.

Una de las técnicas menos usadas por los aficionados (y paradójicamente, más empleadas por los profesionales) es la pintura con pistola. Las herramientas para aplicar la pintura han mejorado ostensiblemente con el tiempo, y las pistolas de hace unos años, difíciles de controlar y de limpiar, han dado paso a nuevas generaciones de útiles con dispositivos que hacen que su uso sea mucho más sencillo.

Uno de los mayores inconvenientes de pintar con pistola es lo sencillo que resulta manchar el espacio que rodee a la superficie a renovar. Por eso, es recomendable hacer este tipo de trabajos en el exterior, o bien en algún lugar acondicionado para ello. También es fundamentar disponer de buena ventilación y colocarse siempre una mascarilla para evitar intoxicaciones.

Las pinturas deben rebajarse siempre como indique el envase, antes de verterlas en los depósitos de las pinturas. Como consejo personal, os recomiendo que utilicéis pinturas al agua (acrílicas o plásticas) para que luego os sea más fácil la limpieza de la pistola, y haya menos riesgo de intoxicación. La firma Bosch tiene una interesante línea de pistolas para pintar bajo las siglas PFS, como la que podéis ver en la imagen. Son herramientas con sistema de pulverización fina y dotadas de un mecanismo llamado SprayControl, que aporta más facilidad de manejo, mayor precisión, reducción del goteo, mejor acabado y sencillez de limpieza y mantenimiento. Se pueden encontrar en los comercios desde unos 89 euros.

Imagen: Cortesía de Bosch.

Categorías
Aislamiento bricolaje Casa y jardín decoración Materiales Paredes de yeso pavimentos Pintura decorativa Pintura y Revestimiento Problemas de humedad reformas rehabilitación Restauración

Lacas y pinturas: tipos y aplicaciones

 

En nuestro anterior post hablábamos de cómo contrarrestar humedades y sales en las paredes, y terminábamos indicando que al final, había que pintar la superficie con una pintura hidrofugante o impermeable. Hay muchos tipos de pinturas en el mercado, y muchas veces, al aficionado le cuesta saber cuál tiene que escoger para cada ocasión. Las hay para paredes, madera, metal, suelos, plásticos… La clasificación que os doy a continuación se basa en la composición de cada producto y su aplicación.

Pinturas con base agua: suelen ser las acrílicas, plásticas y vinílicas. Son de secado más rápido y desprenden poco olor. Las pinturas para pared casi siempre son al agua, excepto algunos tipos de pintura impermeabilizante. Los esmaltes acrílicos son más resistentes que las pinturas plásticas, y se suelen emplear para pintar muebles.

Pinturas con base aceite: se les suele denominar pinturas o esmaltes sintéticos (el Titanlux de toda la vida). Son más espesas y más complicadas de manejar, desprenden bastante más olor y se limpian y rebajan con aguarrás o disolvente. Sus mayores ventajas son que resultan más resistentes y duraderas. Tardan más en secar que las pinturas al agua. Los esmaltes-laca (tipo Titanlak) son los más apropiados para muebles de interior; aportan acabados lisos y suaves, y un atractivo brillo satinado. Para exterior es mejor usar lasures o pinturas especiales.

Pinturas de dos componentes: de tipo epoxi, consisten en una resina y un catalizador. Son las más duras y resistentes de todas, y muchas veces se emplean para pintar suelos. Son complicadas de manejar, ya que, transcurrido un tiempo tras la mezcla, se endurecen y no pueden volver a usarse. Las hay también de aspecto cerámico.

Sellladoras: las selladoras no son realmente pinturas, sino imprimaciones. Las imprimaciones son productos especiales que sirven para dar una primera mano sobre una superficie antes de pintarla, con el objeto de sellar los poros (si se trata de madera limpia) y/o facilitar el agarre de la pintura posterior. También las hay al agua o al aceite; dependiendo de la porosidad de la superficie y del agarre que necesitemos, emplearemos unas u otras.

Pinturas especiales: para metal (de tipo «DTM» o directas al metal, que no precisan de imprimación), para muebles de cocina (aglomerados melaminados) y azulejos (por ejemplo, la línea Cocinas y Baños de Bruguer), para bañeras u otros sanitarios (Coltit Bañeras de Ceys), esmaltes en aerosol…. En los centros de bricolaje y almacenes de pinturas encontrarás aplicaciones para casi todos los gustos y necesidades.

Categorías
decoración Notas de Prensa Pintura decorativa Pintura y Revestimiento prensa

Pintura especial para los últimos retoques

pintura-retoques-valentine

Barnices Valentine lanza al mercado un nuevo producto dirigido al profesional de la pintura. Se trata del 4000 Plástico Mate Interior (ER), especial retoques, especialmente formulado para los inevitables retoques y recortes durante el proceso de pintado. Este novedoso producto se une a la amplia gama de artículos especialmente adaptados a las necesidades y a la calidad exigida por los profesionales, entre los que se encuentran pinturas plásticas para interiores, revestimientos para exteriores, esmaltes e imprimaciones.

 El nuevo 4000 Plástico Mate Interior (ER) está dotado de un específico paquete pigmentario que le confiere la capacidad de ser aplicado sobre masilla sin necesidad de utilizar un fondo fijador, obteniéndose un resultado liso y libre de imperfecciones tanto al tacto como a la vista. Además de estas características diferenciadoras respecto a las otras pinturas plásticas, también se distingue por las siguientes carácterísticas:

  • Su elevada blancura y durabilidad del color. Producto de un blanco intenso y permanente ya que no amarillea a lo largo del tiempo.
  • Una gran capacidad de cubrición y, al mismo tiempo, un acabado final extra mate, obtenido gracias a los pigmentos especialmente seleccionados.
  • Muy baja emisión de olores.
  • Su aplicación sin salpicaduras. Aunque el producto permite una disoluciónn de hasta un 10% en la primera mano, su aplicación está libre de salpicaduras. debido a su estudiada reología (relación viscosidad/fuerza de cizalla).
  • Es transpirable al vapor de agua
  • Es impermeable al agua en estado líquido.
  • Genera una película protectora frente a la formación de moho.

 Este producto está especialmente indicado para conseguir un pintado de calidad en pisos, casas, oficinas, etc. Se puede aplicar a brocha, rodillo o pistola. Para la aplicación a pistola, aconsejamos diluirlo con agua en una proporción de un10%.

 Adelantándose a los requerimientos legales, el nuevo 4000 Plástico Mate Interior ER ya cumple los límites en COVs impuestos para el 2010 por la directiva 2004/42/CE, contribuyendo así a la mejora del Medio Ambiente.

Categorías
bricolaje decoración Materiales Notas de Prensa Pintura decorativa Pintura y Revestimiento prensa reformas Reformas locales comerciales

Nuevas pinturas para aplicaciones prácticas

La producción actual de pinturas para decorar y renovar el interior de las viviendas está ahora mismo muy desarrollada. La constante investigación que llevan a cabo las distintas marcas ha hecho que aparezcan en el mercado muchos productos distintos, específicos y adaptados para las más variadas necesidades de particulares y empresas. Desde las pinturas sin olor o de sacado rápido, pasando por las de tipo «una capa», a las llamadas «DTM» (directo al metal; pinturas que pueden aplicar sobre el óxido sin imprimación), la oferta es mucha y de muy buena calidad. Ahora mismo, la firma Barnices Valentine pone a nuestra disposición dos productos de última generación que abren nuevas posibilidades en el campo de la decoración de interiores. Con sus nuevas pinturas Efecto Pizarra y Efecto Magnético, las paredes no sólo quedan renovadas, sino que ofrecen una superficie versátil y multiusos.

Perfecta para oficinas y despachos en los que haya que desplegar constantemente documentos o pinchar notas y horarios en tableros de corcho, la pintura Efecto Magnético transforma cualquier pared en una superficie magnética donde directamente se pueden colgar imanes que sujeten notas, fotos, esquemas… De este modo, clasificar los proyectos resultará todavía más fácil y práctico. Este producto se presenta en color gris, pero se puede pintar encima con una pintura plástica para conseguir el acabado de color que se desee, con el que lograr un resultado todavía más original. Y también es una solución perfecta para las paredes de niños y adolescentes: se acabó el pinchar los pósters y carteles con chinchetas o pegarlos con cinta adhesiva; basta con poner unos imanes, y… ¡adelante con la creatividad!.

Por otra parte, el Efecto Pizarra convierte las paredes de las oficinas, consultas médicas o clases en pizarras con todas las funcionalidades para escribir y borrar ideas, dibujar esquemas o realizar presentaciones. Este producto está disponible en color negro, y también es una idea estupenda para paredes o zócalos de habitaciones de niños.

 Los Efectos Mágicos de Valentine amplían los límites de la pintura y, de este modo, los espacios se convierten en un soporte de infinitas posibilidades. Para información más detallada o especializada: www.valentine.es.envase-efecto-imanenvase-efecto-pizarra

Categorías
alicatado cerámica decoración Materiales Paredes de yeso pavimentos Pintura decorativa Pintura y Revestimiento Reformar Piso

Cómo escoger la pintura

pinturas

Bajo el nombre genérico de “pintura” encontramos en los centros comerciales y almacenes especializados gran cantidad de productos, cuya inmensa variedad puede llevar al usuario a la confusión. Por este motivo, antes de decidirse a pintar una pared, las puertas o un mueble, es preciso conocer todos los productos que tenemos a nuestra disposición y para qué aplicaciones está pensado cada uno.
De manera genérica, podemos distinguir tres tipos:
– Pinturas con base agua. Dentro de este campo entran las de tipo vinílico, acrílico, plásticos y temples. Se disuelven y limpian con agua, secan rápido y desprenden poco olor. Las pinturas plásticas son adecuadas para pintar paredes y techos; son lavables y fáciles de manejar. Los temples también sirven para paredes y techos, pero son más complicados de usar y es mejor dejar su uso a los profesionales. En cuanto a los esmaltes acrílicos, se utilizan principalmente para decorar muebles, puertas, vallas… Los hay especiales para todo tipo de superficies, incluido el metal, y aptos para exterior e interior.
– Pinturas con base aceite. Son los esmaltes sintéticos, los esmaltes-laca y las pinturas para metal. También se incluyen en este campo algunas pinturas para paredes que frenan el avance de la humedad. Estos productos tardan más en secar que los de base agua, y no se suelen recomendar para pintar paredes ni techos, ya que son más engorrosos de utilizar y desprenden olores fuertes. Se limpian y rebajan con aguarrás o disolventes específicos. Los esmaltes sintéticos pueden ser mates o brillantes, y destacan por su extrema resistencia; los esmaltes-laca, de tipo satinado, ofrecen gran variedad de tonalidades y proporcionan un acabado sedoso, que se logra a base de aplicar varias manos de producto con rodillo de esmaltar, lijando entre capas. En cuanto a las pinturas para metal, pueden ser de tipo “directo al metal” (no necesitan imprimación previa y atajan la acción del óxido), martelé o efecto forja.
– Pinturas epoxi. Son productos de dos componentes, que proporcionan la mayor resistencia posible en una pintura. Al mezclar la pintura con el catalizador en la proporción que indica el envase, se produce una reacción química que proporciona la máxima dureza al acabado. Estas pinturas son caras y tienen un tiempo de uso limitado (transcurridas unas horas después de mezclarlas se endurecen), por lo que sólo se deben utilizar para casos puntuales: suelos, alicatados o superficies cerámicas, como sanitarios o bañeras.

Categorías
decoración muebles Pintura decorativa Pintura y Revestimiento Reformas cocina

Muebles de cocina como nuevos

Los muebles de las cocinas, por lo general, suelen estar hechos con tableros aglomerados revestidos de una capa celulósica llamada melamina. Esta capa les aporta color y protección; su mayor virtud estriba en que resulta muy resistente y fácil de limpiar. Normalmente, cuando nos cansamos de este tipo de muebles o están ya deteriorados, optamos por cambiarlos por otros nuevos; sin embargo, para poder ahorrarnos un dinero y obtener unos resultados más que notables, podemos liarnos la manta a la cabeza y renovarlos totalmente. ¿Parece mentira, verdad? Pues hay gran cantidad de materiales disponibles en los centros de bricolaje y almacenes de pintura, listos para que los actualicemos nuestros muebles sin gastar ni un euro de más.

cocina muebles restaurados

Los materiales necesarios para llevar a cabo esta renovación son los siguientes:

– Cinta de carrocero

– Imprimación (selladora sintética o imprimación especial para superficies plásticas)

– Esmalte-laca o esmalte acrílico

– Lija del nº 400

– Rodillo de esmaltar con recambios

– Aguarrás o disolvente

– Brocha plana de buena calidad

Si es posible, siempre ayuda mucho al trabajar el desmontar las puertas de los muebles; así se pueden colocarlas en horizontal para pintarlas cómodamente, y no se correrá el riesgo de manchar el resto de las superficies. De todas formas, no hay que olvidarse de proteger con cinta de carrocero las zonas que no vayamos a pintar.
Si aplicamos una imprimación de buena calidad sobre la melamina, no será necesario lijar la superficie para hacerla más rugosa y mejorar el agarre. Dicha imprimación se aplica con un rodillo de esmaltar, bien extendida; lo mejor es dar dos manos, dejando secar bien entre capa y capa. Después habrá que lijar suavemente el producto ya seco para que quede liso y pulido, y a continuación se procederá a aplicar una mano de esmalte-laca o esmalte sintético. Cada producto tiene sus pros y sus contras: el esmalte-laca es más resistente y cubre perfectamente la superficie, pero tarda más en secar, desprende olor fuerte y hay que limpiarlo con disolvente (los recambios del rodillo sólo se pueden emplear una vez). El de tipo acrílico se limpia con agua y no desprende olor, además de secarse con rapidez; sin embargo, es menos resistente a las limpiezas y los arañazos.
Independientemente del producto que escojamos, es importante aplicar un mínimo de tres capas, lijando con cuidado entre ellas. Para pulir la capa final hay que lijarla de nuevo con suavidad (se puede humedecer la lija en agua jabonosa para evitar rayones y el desprendimiento de polvo) y dar una mano muy extendida de cera incolora, que habrá que pulir con un paño transcurridas dos horas. Después de este tratamiento, y si además cambiamos los pomos o tiradores por modelos más modernos, los muebles de nuestra cocina resplandecerán como nuevos, listos y actualizados para resistir el paso del tiempo durante unos cuantos años más.

Categorías
Materiales Paredes de yeso Pintura decorativa Pintura y Revestimiento Reformar Piso

Técnicas de pintura decorativa

pintura decorativa

Hace años solamente teníamos dos opciones para decorar las paredes de nuestras casas: el socorrido gotelé y los acabados lisos, casi siempre pintados al temple. Actualmente las cosas han cambiado mucho; los estucos y las paredes de tipo rústico han dejado de ser patrimonio exclusivo de unos cuantos afortunados, y gracias a una gran cantidad de materiales que las firmas de pintura más importantes ponen a nuestra disposición, podemos decorar nuestras paredes con acabados dignos de una villa toscana. Estos revestimientos reciben muchos nombres: tierras florentinas, estucos venecianos, rústicos… Por lo general se componen de dos partes: una base que crea la textura (cuando es necesaria) y aporta un tono de fondo, y una capa superior semitransparente que enriquece las tonalidades y, en muchos casos, aporta brillo y protección. Los resultados pueden ser de muchos tipos: desde un acabado de tacto liso pero con un color que hace aguas, hasta una pared de tipo rústico que simula un encalado a la antigua, realizado con llana y coloreado en masa (los pigmentos se incorporan al material para dar color, sin necesidad de pintar después),
Para obtener un resultado perfecto en la aplicación de estas pinturas es necesaria cierta habilidad y experiencia; los profesionales son los más indicados para realizarla. Pero si sólo queremos decorar una pared o un espacio no muy grande, podemos arriesgarnos a hacerlo nosotros mismos. Es conveniente “ensayar” primero sobre una tabla grande para asegurarnos de que el efecto es el que queremos conseguir. Algunos materiales vienen ya listos para su aplicación, mientras que otros hay que mezclarlos con el agua y los pigmentos para prepararlos. Los acabados rústicos con textura suelen extenderse con llana o espátula, mientras que las pinturas se suelen aplicar con una brocha ancha y plana de buena calidad, un trapo o una esponja natural (dependiendo del efecto que queramos conseguir).