Categorías
Jardineria

Cuidados esenciales de la buganvilla

buganvillaLas buganvillas son las plantas que hacen suspirar a más de uno. Su increíble y vibrante color, su capacidad trepadora para cubrir con elegancia cualquier parte de nuestra casa…toda ella es magnífica. Muchos miramos con envidia las cancillas en verano, vas de vacaciones y te encuentras urbanizaciones enteras decoradas con esta bonita planta. Sin embargo, no en todos los climas se da bien. Y requiere unos cuidados para mantenerla hermosa. Y ¿cuáles son las claves para su buen crecimiento?

Al sol que más calienta

Para que una buganvilla crezca y sea la envidia de todo el barrio, es necesario ubicarla en una zona donde dé mucho el sol. Esta planta necesita muchísimo el clima cálido, pero sobre todo la luz natural. Si vives en una zona de calor extremo, no la coloques ahí, se quemará con los primeros rayos veraniegos. Mejor busca una zona protegida, en la que le dé el sol, pero no directamente.

Pero cuidado con el verano

Es fácil que una buganvilla se ponga bonita, su naturaleza le viene impresa. Pero más fácil es que llegado el verano se estropee. Para ello, debes regarla bien durante la estación estival. Hazlo tres veces al día, pero sin echar demasiada cantidad de agua. No inundes la base o sus raíces se pudrirán. También debes tener mucho cuidado de no mojar sus hojas porque la buganvilla, es propensa a la plaga de la cochinilla.

Guíala

Es muy importante que no descuides la planta, debes guiarla por donde quieres que vaya. Debido a que sus tallos no tienen cómo fijarse, debes ayudarla tú a hacerlo. Átala al muro o verja por donde quieres que trepe y será suficiente.

Por otro lado, el podado debe ser delicado. Sólo debes quitar las ramas y flores secas, limpiándola, conseguirás que el año que viene florezca con más fuerza.

Categorías
decoración TuManitas

Cómo decorar tu jadín

como decorar tu jardin

Los jardines son uno de los lugares más bonitos de todas las casas. En ocasiones por falta de tiempo, o de dinero, descuidamos su decoración y esa es una idea bastante mala. Nuestras casas podrían ganar muchísimo con un jardín bien decorado. Por supuesto algo que influirá en la decoración de nuestros jardines será nuestro presupuesto. Si deseamos construir un cenador o un kiosko similar al de la fotografía tendremos que invertir bastante dinero. Sin embargo existen diversas formas de decorar nuestros jardines por muy poco dinero. Recuerda que realmente merece la pena invertir algo de esfuerzo en decorar tu jardín. Durante la primavera y el verano podrás utilizar el jardín para realizar barbacoas, cenas y eventos de todo tipo. A continuación te ofrecemos varias ideas para decorar tu jardín ¡no te pierdas lo pierdas!

Jardines muy naturales

Una manera muy buena de decorar tu jardín es permitir que la naturaleza se desarrolle con naturalidad, nunca mejor dicho. Puedes plantar algunos árboles y plantas para ayudar a que tu jardín luzca muy bonito. Esto te permitirá pasar más tiempo en el jardín y te ayudará desarrollar una nueva afición. La jardinería es uno de los hobbies más entretenidos que pueden realizarse en familia. Además podrás disfrutar durante los meses de buen tiempo. Si te decides por esta opción recuerda que una buen trabajo de jardinería exige mucho tiempo y mantenimiento casi constante. Si no puedes cumplir con dichas exigencias es mejor que te decantes por otro tipo de decoración.

Luces y muebles reciclados

La moda DIY está a la orden del día, tal como solemos comentarte en este blog. Este tipo de moda y decoración resulta perfecta para decorar nuestros jardines por muy poco dinero. La idea es conseguir algo de aspecto rural y artesanal por lo que no debes preocuparte si el acabado no es perfecto. Si no deseas incluir una iluminación eléctrica en tu jardín puedes utilizar velas en frascos reciclados. El acabado será precioso y muy vistoso.

Una casa en el árbol

Una de las mejores ideas que, sin duda alguna, encantará a los más pequeños de la casa además de resultar muy decorativa. Existen algunas empresas especializadas en su construcción aunque también puedes animarte a ser tu mismo/a quien la construya.

Categorías
Casa y jardín Jardineria

El jardín en diciembre

Durante el invierno, los trabajos que podemos realizar en nuestro jardín se ralentizan de manera importante. Las bajas temperaturas, la presencia de la lluvia o la nieve y las pocas horas de luz afectan a las plantas, y, además, hacen que nos apetezca más estar en casa que a la intemperie. Sin embargo, no podemos descuidar ciertas labores preventivas sin las cuales nuestro jardín no recibirá a la primavera en todo su esplendor. Una buena idea es contratar a un jardinero que pueda acudir a realizar dichas tareas de manera periódica; un buen profesional nos garantizará que nuestro jardín estará siempre bien cuidado, sobre todo en segundas viviendas de vacaciones y fines de semana, que permanecen vacías durante gran parte del invierno. Las tareas más importantes en esta época del año son las de prevención. Con la llegada del invierno, las heladas son frecuentes en muchos lugares y pueden llegar a causar verdaderos estragos en aquellas especies más delicadas. Lo primero que hay que hacer es cubrir las variedades más sensibles al frío con plásticos o protectores especiales, a la venta en viveros y centros de jardinería. Las coníferas deben protegerse con tela metálica antiviento para evitar que sus agujas se tornen de color marrón. Los arbustos y setos que tengan hoja perenne y hayan sido recién plantados deben regarse con moderación; también deberemos tener la precaución de retirar la nieve de las ramas para evitar que se quiebren. Si no se producen heladas, nos encontramos ante la última oportunidad para plantar bulbos de primavera, como narcisos o tulipanes. Tampoco hay que olvidarse de retirar las últimas hojas que hayan caído de los árboles durante el otoño para evitar que se pudran y estropeen el césped; recordemos que éste no hay que pisarlo mientras esté helado, para evitar que se quiebre y se deteriore. Y mientras no se produzcan heladas, es un buen momento para terminar de podar los árboles y dar la forma adecuada a algunos arbustos y plantas trepadoras. Las plantas que tengamos creciendo en macetas se deben regar siempre con moderación; algunas especies, como los geranios o los pelargonios, pasan mejor el invierno dentro de casa. Si se producen heladas fuertes, procuraremos proteger las especies que no podamos trasladar cubriéndolas adecuadamente con plástico de burbujas. Y no olvidemos que nuestras herramientas y máquinas precisan ta,bien de un mantenimiento periódico: hay que engrasar los ejes, afilar las cuchillas y las tijeras y sustituir las piezas deterioradas.

 

Categorías
Casa y jardín Jardineria

Un rosal a toda prueba

Aunque las labores de jardinería se vuelven menos frecuentes durante el invierno debido al estado de hibernación en el que entran gran cantidad de especies, existen trabajos que deben llevarse a cabo para que en la primavera podamos disponer de un jardín perfecto. Una de las especies más interesantes y populares que podemos plantar en nuestro jardín son los rosales. Son adecuados tanto para jardines, como para terrazas o balcones; resultan bastante resistentes pero, por desgracia, son también las plantas preferidas de las plagas. Detener su avance y proliferación no es complicado si se toman las medidas adecuadas. Antes de nada, hay que saber cómo se plantan los rosales. Deben ubicarse en lugares ventilados y al sol o con la máxima iluminación posible; la tierra ha de ser esponjosa, con limo y arena, y rica en humus y mantillo. Las podas se realizan dos veces al año: una a finales del invierno y la otra en otoño, para poder superar los días fríos (con estas podas se estimula la floración y se previenen las plagas). En cuanto a los riegos, si la planta está en terreno, hay que regarla una vez a la semana; pero si está plantada en una maceta, habrá que hacerlo cada tres o cuatro días. Por último, para rosales en maceta, el abono se debe aplicar disuelto en el agua de riego a intervalos de diez días, durante un tiempo comprendido entre la primavera y el otoño; los ejemplares de jardín se abonarán con un producto sólido, tipo mantillo. Las diferentes plagas presentan características distintas. El oídio se muestra con forma de moho en hojas y tallos tiernos; se erradica con un fungicida o un producto rico en azufre. La roya presenta puntos naranjas en las hojas y se elimina con fungicidas específicos. Si hay manchas blancas en las hojas, son consecuencia del ataque de la cochinilla; hay productos especiales para eliminarlas. Las manchas grises de hojas y tallos corresponden a la acción del mildiu, que se erradica con fungicidas polivalentes. A veces detectamos la presencia de insectos bajo las hojas; se trata de pulgones, y se pueden eliminar con un insecticida especial que no ataque a la planta. Si observamos que los bordes de las hojas se enrollan, lo más probable es que nuestro rosal esté sufriendo el ataque de la mosca de la sierra. Para controlarlo, hay que aplicar un insecticida y eliminar y quemar las hojas afectadas. Y para terminar, si la planta presenta un aspecto débil con una especie de pelusilla gris en el tallo, entonces está experimentando una botritis provocada por un hongo. La podremos suprimir suspendiendo el riego (si la base del tallo está empapada) y aplicando un producto rico en iprodione. Hay muchas firmas que disponen de este tipo de productos, a la venta en centros de jardinería y bricolaje; podemos mencionar algunas de las más eficaces, como Compo, Flower, Burés, Bayer o Algoflash