Categorías
ayudas construccion Ministerio de Vivienda reformas rehabilitación subvenciones TuManitas vivienda sostenible VPO

Rehabilitación de viviendas: hacia un nuevo concepto en construcción

El boom de la construcción en España, ligado directamente a la bonanza económica que se vivió en la CCE durante unos cuantos años, nos llevó a una serie de tendencias y políticas encaminadas a construir cuantos más inmuebles nuevos posibles, con el objeto de ampliar el parque de viviendas en España. Una de las consecuencias directas de estas actuaciones fue el abandono de la rehabilitación de las viviendas más antiguas, excepto en casos de necesidad. En resumen: la buena situación financiera hacía que la gente, en lugar de reformar o arreglar sus pisos, directamente los vendiera para comprarse otros nuevos. La situación alcanzó tal magnitud que durante el año 2.006 llegaron a construirse la friolera de casi un millón de viviendas nuevas, frente a la cifra de 150.000 que está en las previsiones para este año 2.009. Esta tendencia se ha revelado fatalmente errónea por parte de nuestro país, frente a las actuaciones mucho más lógicas de otros pertenecientes a la Comunidad Económica Europea. Por ejemplo, el caso de Alemania, en donde las obras destinadas a arreglar edificios ya existentes rondan el 62% frente al 37% de la nueva construcción. En España, el porcentaje que supone la rehabilitación en el sector de la construcción es de un triste 24%, frente al 41% del resto de la Unión Europea. Estas cifras nos dan una idea de la situación en que se encuentra el sector en nuestro país, y de la oportunidad que supone para inyectarle una buena dosis de optimismo y oportunidades laborales. En este sentido, parece ser que los poderes políticos se han puesto las pilas (o tienen la intención de ponérselas), estableciendo para los próximos años políticas encaminadas a financiar o subvencionar la rehabilitación de edificios. A través del Ministerio de Vivienda, nos encontramos dos líneas generales de actuación: los 110 millones de euros que destinará el Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo a financiar la rehabilitación en viviendas y espacios urbanos, y el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2013, con ayudas para la rehabilitación aislada de edificios y viviendas, y la rehabilitación en barrios degradados, centros históricos, centros urbanos y municipios rurales. Aparte de los 2.000 millones de euros que se aportarán en forma de subvenciones directas, hay que contar también con la financiación establecida a través del ICO (acerca de ambos temas hablamos en anteriores entradas de TuManitas.com). La producción efectiva de capital se espera que alcance los 4.200 millones de euros, eso sin contar con los cerca de 100.000 puestos de trabajo que generará esta nueva política, que pueden llegar a los 300.000 si se cuenta con la movilización de los capitales privados. Para TuManitas.com la noticia no puede ser más bienvenida, ya que desde el principio apostamos por la rehabilitación y las reformas como medio para incentivar el desarrollo de las empresas de construcción en nuestro país, y como la mejor manera de recuperar el parque inmobiliario actual. Esperemos que todas las medidas tengan efecto y podamos ver cómo el sector de la construcción en España se adecua al del resto de la Unión Europea, estableciendo una gestión del suelo mucho más coherente, lógica, rentable y sostenible para todos.

Categorías
construccion reformas rehabilitación

Ayudas para autónomos y pymes

ICO

Estamos viviendo una de las peores situaciones en lo que respecta a los trabajadores autónomos y la pequeña y mediana empresa del Estado. Cada vez se dan de baja más profesionales (entre el invierno de 2007 y el del 2008 el número ha descendido en más de 70.000 personas, según la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos, y se podría llegar a las 100.000), y no hay que olvidar que el sector de las reformas, rehabilitación y construcción es uno de los más afectados.

 

Frente a esta problemática, el Gobierno ha comenzado a planificar varias reformas que están encaminadas a mejorar la situación de los profesionales por cuenta propia, y conseguir equiparar sus derechos a los de los trabajadores por cuenta ajena, una reivindicación que hace mucho tiempo que se está planteando. Por ejemplo, antes de que termine la legislatura se pretende que los autónomos que se den de baja puedan cobrar una prestación por desempleo (alrededor de 600 euros durante 6 meses, sujeto a que el trabajador pague de su bolsillo el 3% de su cotización mientras esté dado de alta). Aunque quedan muchos flecos por cerrar, el informe al respecto ya se ha remitido al Gobierno, y es posible que pueda llegar a concretarse definitivamente. Por otra parte, dentro del Plan para el Estímulo de la Economía y el Empleo se han incluido las llamadas Líneas ICO 2009, cuatro en total (Emprendedores, Pyme, Crecimiento Empresarial e Internacionalización), a las cuales se han destinado 10.900 millones de euros para financiar nuevos proyectos de autónomos y pymes, un incremento del 49,83% respecto al pasado año.

Pero, ¿cuál es en la práctica la aplicación de esta medida? La verdad es que los afectados no están muy contentos. Desde que en noviembre se puso en marcha, actualmente hay muy pocos autónomos y pymes que han podido beneficiarse de ella. Las entidades bancarias suscritas al acuerdo ponen pegas continuamente, dan largas o directamente rechazan las solicitudes; parece ser que sólo las empresas “económicamente solventes” pueden hacerse un hueco en la oferta, sin tener en cuenta que, aunque no todas son totalmente solventes, en cambio muchas sí son viables. Falta de aplicaciones informáticas, reticencia a ofrecer financiación… Los obstáculos parecen casi insalvables para los pequeños empresarios, que se quejan de que los criterios no están “a pie de calle”. Habrá que esperar para ver si realmente estamos ante una simple promesa de cara a la galería, o si realmente esta medida puede significar la solución para la difícil situación que viven las pymes de nuestro país.

Categorías
presupuestos reformas

Buenas Noticias para el sector de las reformas! Gobierno aprueba línea de crédito para pymes de 5.000 millones

El Consejo de Ministros aprobó hoy un Real Decreto Ley por el que concede un crédito de 5.000 millones de euros al Instituto de Crédito Oficial (ICO) para la creación y puesta en marcha de una nueva línea de mediación para atender las necesidades de capital circulante. Esta línea está dirigida a pymes que son solventes y viables, pero que se están viendo sometidas a una situación transitoria de restricción de crédito.

 

Este importe se sufragará mediante un crédito extraordinario, que se financiará con deuda pública, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de 2008.

   Esta nueva línea se suma a los 10.000 millones de euros que también pondrá en marcha el ICO para financiar circulante, así como al resto de las líneas de crédito tradicionales con las que cuenta el organismo.

   Además, se incrementa el límite de endeudamiento del ICO desde los 12.500 millones de euros previstos en los Presupuestos para 2009 hasta los 27.500 millones de euros, para atender la financiación de las nuevas líneas de crédito del ICO puestas en marcha por el Gobierno.

   El Real Decreto Ley contiene también una modificación del artículo 163.1 de la Ley de Sociedades Anónimas, que ayudará a las empresas a hacer frente a las dificultades que se están planteando en estos momentos por la depreciación de sus activos.

   De manera excepcional, y sólo durante dos años, la disminución del patrimonio neto de una empresa por la depreciación del inmovilizado material, de las inversiones en inmovilizado y de las existencias, no se tendrá en cuenta a efectos de las reducciones de capital y de las causas obligatorias de disolución que contemplan la Ley de Sociedades Anónimas y la ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada.

   También se modifica el artículo 36 del Código de Comercio para que las variaciones de valor en los instrumentos utilizados en las operaciones de cobertura de flujos de efectivo no se consideren pérdidas a los efectos de reducción de capital, distribución de beneficios y causa de disolución.