Tratamiento de electrólisis en limpieza de piscinas

Tratamiento de electrólisis en limpieza de piscinas

1

Llegan poco a poco los días de buen tiempo en los que querremos disfrutar de nuestra piscina (los afortunados que dispongan de una, que, la verdad, cada vez son más…). La limpieza y el mantenimiento suelen ser un engorro para los propietarios, que muchas veces optan por contratar los servicios de empresas para hacerlo, dejándose en el acto un importante presupuesto. Para evitarnos el trabajo y el desembolso, la empresa de tratamiento natural del agua para spas y piscinas The Crawl Style acaba de difundir su sistema de electrólisis salina, un nuevo concepto en el tratamiento natural del agua de las piscinas que evita la manipulación de productos químicos y simplifica en gran medida las tareas de mantenimiento

Los sistemas de electrólisis salina generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. Hay que diluir una pequeña cantidad (5-6 gr./l NaCl) en el agua de la piscina; el sistema será el encargado de transmitir la corriente eléctrica necesaria para su funcionamiento. De este modo, cuando hacemos circular una corriente eléctrica continua por una disolución salina, sobre los electrodos de la célula de electrólisis (previamente se ha intercalado en las tuberías de retorno del sistema de depuración de la piscina) generamos cloro (Cl2) e hidróxido sódico (Na+OH-), que al combinarse en el seno del agua produce ácido hipocloroso (HClO).


Así, la sal (cloruro sódico) se convierte en un desinfectante activo que destruye algas, bacterias y hongos. Este desinfectante se reconvierte en sal, volviendo a renovarse el ciclo sin que se produzcan pérdidas de este elemento natural. En este proceso asimismo se generan otros activos como el oxígeno (O2) y el ozono (O3), que confieren al agua un poder desinfectante adicional.

Hasta aquí, la explicación sobre el funcionamiento. Ahora, los datos prácticos: el sistema supone un ahorro del 80% en mantenimiento (tratamiento del agua automático y simplificación del mantenimiento) y del 100% en la compra de productos químicos. Tras amortizar el equipo, el coste de producción es del 10% con respecto a la utilización de los sistemas de cloración tradicionales. Además permite un considerable ahorro de agua (diariamente hasta un 5% del volumen total)y no produce ácido cianúrico residual.

Más información: The Crawl Style.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. Resaltar la importancia de hacer un mantenimiento periódico de nuestras piscinas para asegurar su correcto funcionamiento y puedan estar listas para su uso en todo momento. Saludos.

Deja un comentario