Tipos de gresite y cómo colocarlo

Tipos de gresite y cómo colocarlo

0

GRESITE

En Tumanitas.com hemos hablado en otras ocasiones sobre el gresite. Este precioso revestimiento, formado por teselas de vidrio que se pegan a las superficies con mortero-cola especial, está más de moda que nunca. Es el material que mejor soporta la humedad, algo que lo ha convertido en la elección más habitual para revestir vasos de piscinas. Pero hoy día lo podemos ver también en cocinas y baños, y últimamente está empezando a tener mucho protagonismo en los salones.

Nacional o italiano

GRESITE 1

Como os decía, el gresite es el nombre por el que se conoce al mosaico de vidrio. Este tipo de revestimiento puede ser de dos clases: nacional, realizado con vidrio coloreado o texturado y que se caracteriza por tener los cantos redondeados; e italiano (por ejemplo, el de la marca Bisazza), fabricado a base de pasta de vidrio y con cantos puntiagudos. El gresite nacional es más fácil de colocar, y su ausencia de puntas hace de él la elección más segura para las piscinas. El italiano, por su parte, resulta más delicado de manejar.

En planchas o paneles

Si queréis revestir una superficie con gresite, podéis hacerlo vosotros mismos en el caso de que se trate de un trabajo no demasiado ambicioso. Para reformas importantes donde busquéis un resultado auténticamente profesional, lo mejor es que propongáis el trabajo en Tumanitas.com, donde encontraréis los mejores presupuestos. Hoy día el gresite se presenta en formatos de paneles o planchas, con unas medidas de 33 x 33 cm (las teselas miden 2,5 x 2,5 cm por lo general, salvo diseños especiales). Podéis encontrar este material en almacenes de revestimientos cerámicos y centros de bricolaje.

Con papel, malla o PVC

GRESITE 2

Para formar las planchas, las teselas van unidas por distintos materiales. Hay paneles revestidos de papel por su cara exterior, que primero se pegan sobre la pared; cuando el adhesivo se seca, el papel se retira mojándolo con agua. También los podéis encontrar con una malla de fibra que una las piezas por su parte posterior. La malla no se quita: se pega directamente sobre la pared. La tercera opción son los paneles de teselas unidas con gotas de PVC, los más modernos e interesantes.

Cómo se instala

Para pegar un revestimiento de gresite sobre una pared, en primer lugar hay que buscar la vertical y la horizontal con el nivel. En el ángulo más cercano a la esquina, clavaremos unas miras o reglas de madera provisionales que nos servirán para comenzar el trabajo. El adhesivo más recomendable es el mortero cola epoxi: es más resistente que el normal, porque el gresite es un material de absorción casi nula (recordemos que es vidrio, no cerámica). El mortero se mezcla y se deja reposar, para luego extenderlo en paños de 1 m2 con la llana dentada. Los paneles se separan con crucetas de plástico que luego se han de retirar. Por último, quitaremos las miras, rellenaremos los huecos restantes con trozos de panel (que se pueden cortar con el cúter) y rejuntaremos la obra con un mortero especial.

Fotos: Hisbalit.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario