Tipos de aparejo en piedra

Tipos de aparejo en piedra

0

tipos de aparejo en piedra

El aparejo es la palabra técnica que es utiliza en la construcción (y también en la arquitectura) para referirse a la manera en que se disponen los materiales a la hora de construir muros. Los aparejos adquieren diferentes denominaciones según el material en el que estén construidos. Los aparejos más habituales son los realizados en piedra o en ladrillo. A lo largo de este artículo analizaremos los aparejos en piedra más comunes.

Normalmente podemos diferencias entre dos tipos de aparejos básicos: los irregulares y los regulares. Los irregulares son aquellos que en su construcción utilizan materiales irregulares. A día de hoy este tipo de aparejo no es habitual y solo puede observarse en algunas arquitecturas tradicionales rurales. El aparejo regular es el más usado en los trabajos de construcción modernos y en él se emplean piezas de tamaño y forma regulares.

Dentro del aparejo regular podemos realizar subdivisiones refiriéndonos a dos cuestiones: el tamaño y el diseño de la disposición. En cuanto al tamaño podemos diferencias entre tres tipos de aparejos. El aparejo pequeño suele presentar unas hileras de unos diez centímetros de alturas. Las hileras del aparejo mediano cuentan con una medida de medio metro de altura y, por último, las de aparejo grande son de aproximadamente un metro.

Según su disposición encontramos varios tipos:

  • Aparejo isódomo: es uno de los de mayor tradición en la arquitectura. Los griegos y los romanos ya lo utilizaban en sus trabajos de construcción y se referían a él con el nombre de opus isodomon. Se caracteriza porque todas las hiladas tienen la misma altura.
  • Aparejo pseudo-isódomo: con la misma antigüedad que el anterior se diferencia de aquel en el hecho de que cada hilera presenta una altura diversa.
  • Reticulado: como su nombre indica se aplica a un tipo de aparejo cuyo diseño parece un tablero o red.
  • Oblicuo: se trata de un tipo de aparejo en el que los materiales utilizados para su construcción tienen forma romboidal.
  • Almohadillado: un tipo de disposición que gozó de gran popularidad durante la Edad Moderna, más concretamente durante el Renacimiento. Los uniones en los sillares están hundidos de manera que resalta la parte central del sillar. Se trata de una denominación que hace referencia a los detalles decorativos más que a los constructivos.
¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario