Suelos flexibles, una solución para cada tipo de hogar

Suelos flexibles, una solución para cada tipo de hogar

0

En torno a los años 80, los suelos flexibles eran un elemento de la construcción más que recurrente en los hogares españoles: debido a su bajo coste y facilidad en la instalación, fueron muchos los interesados que decidieron apostar por este tipo de acabados de gran versatilidad. Con efecto madera, vinílicos o de linóleo, la gama de suelos flexibles existentes en el mercado parecía no acabar nunca. Más tarde, este tipo de solución en suelos quedó ligeramente denostada: la madera natural, la cerámica y el gres irrumpieron fuerza en los hogares españoles para relegar al suelo flexible a una segunda posición.

Lo cierto es que, debido a la coyuntura económica, son muchos los que han vuelto a encomiar su vivienda a este material flexible. Y es que ventajas tiene, y muchas, siendo la más característica su relativo bajo precio y su facilidad en la colocación. Hagamos, pues, un balance de tipos de suelo flexible junto con sus pros y contras.

De corcho: Actualmente bastante en desuso. Sus acabados no son excesivamente sofisticados, además de contar con pocas propiedades ignífugas. Cuenta con dos presentaciones, pudiendo ser estas en losetas o en continuo.

De caucho: De gran utilidad en gimnasios y zonas donde se requiere un plus de seguridad en las caídas. Su composición especial de gomas (naturales o artificiales) junto con otros pigmentos y aditivos confiere a este suelo flexible una peculiar capacidad de amortiguación de golpes.

De linóleo: ¿Eres de los que vela por la sostenibilidad?. Pues el suelo flexible de linóleo, compuesto de aceite de linaza y corcho triturado, es el más adecuado para tí.

Vinílicos: Los que cuentan con una mayor resistencia y multiplicidad de acabados. Los suelos flexibles vinílicos cuentan con un refuerzo de PVC que los hace ideales para aquellas zonas con una gran frecuencia de paso.

Visto lo visto, debemos contemplar los pros y contras de los suelos flexibles.

Ventajas:

– Como ya ha quedado de manifiesto, su bajo coste y facilidad de instalación.

– Superficies de bajo coste de mantenimiento: no se requiere productos específicos para su cuidado.

-Facilidad de cambio: Su reinstalación por otro distinto no requiere de obras.

– Ideales si quieremos renovar estancias con muy poco presupuesto (pisos de alquiler o estancias de duración limitada).

Desventajas:

– Baja durabilidad en los materiales.

– Relativas propiedades ignífugas.

– Cuestionable calidad de los acabados: siempre serán una imitación de las materias nobles.

Si finalmente has decido incoporporar un suelo flexible a tu vivienda, recuerda que en TuManitas.com disponemos de los mejores profesionales en la materia. Entra y pide tu presupuesto!

Imagen: fnprofile.com

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario