Suelo nivelado, el secreto del revestimiento perfecto

Suelo nivelado, el secreto del revestimiento perfecto

¿Pensando en revestir el suelo de tu vivienda? Independientemente de si te decides por vinilo, baldosa o moqueta, deberás contar con un suelo liso, llano y limpio. Los desniveles y socavones son los errores a subsanar más habituales  antes de iniciar cualquier trabajo de revestimiento. Te enseñamos los puntos clave para que tu nuevo suelo cuente con un resultado inmejorable. Toma nota!

Reparación de tarimas

Si la superficie que deseas cubrir es entarimada, es posible que hayas identificado alguna irregularidad en la madera. Para solucionar este desperfecto, rellena esos pequeños huecos s o fisuras con masilla especial. Después de esperar el tiempo de secado indicado por el fabricando, podrás revestir tu suelo.

Si, por el contrario, alguna lama presenta un aspecto astillado, lo más recomendable es retirarla, así eviatarás problemas mayores. Para mejorar la adherencia del nuevo pavimento al antiguo suelo, es posible que necesites lijar la superficie ligeramente, liberándola de ceras y barnices que puedan entorpecer la adherencia entre materiales.

Sustituir baldosas

Si, por el contrario, la superficie a revestir es embaldosada, hazte con un martillito para descubrir qué baldosa es la hueca. No falla, el ruído las delata. Levántalas y rellena el hueco con mortero. Sólo así comenzarás tu trabajo de revestimiento con buen pié.

El recrecido, para casos extremos

Si los desperfectos en tu suelo ocupan más del 20 % de la superficie, vas a necesitar recrecer la zona. Así, se aplica una capa de mortero en toda la superficie, igualándola y dejándola a ras.  El uso de este tipo de pasta niveladoras sueles requerir de una a dos capas, en función de la profundidad de los socavones.  Además, deberás esperar un día para que su secado sea el necesario para recubrir la superficie. Una vez finalizado este proceso, ya podrás pavimentar tu suelo.

Imagen: Estilopeques.es

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario