Soluciones a los problemas de humedad

Soluciones a los problemas de humedad

humedadLos problemas de humedad, sobre todo durante determinadas épocas del año y en zonas lluviosas, pueden convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para aquéllos que los sufren. Las humedades pueden ser de tres tipos distintos, dependiendo de su origen: por capilaridad, condensación y filtración. Todas ellas terminan generando manchas, goteras y eflorescencias (aparición de salitre en forma de cristales en las superficies; también pueden surgir eflorescencias de moho en paredes y techos. Cuando tenemos un problema de humedad, lo primero que hay que hacer es conocer su origen; aunque en ocasiones es evidente (puede que el agua se filtre por una ventana o una puerta, o que veamos que el vapor se condensa en los cristales), la mayoría de las veces es necesario acudir a una empresa profesional para que, con unos aparatos llamados higrómetros (medidores de humedad), comprueben la gravedad del caso. También llegarán a conocer la fuente de la humedad, paso fundamental para erradicarla. Las humedades más conflictivas son las que aparecen por capilaridad; en estos casos, el agua parte del subsuelo y asciende por los capilares de los cimientos hasta surgir por la pared en forma de manchas. Los tratamientos que se aplican en este casos son variados, desde la inyección de resinas especiales a través de tolvas en una serie de agujeros practicados en la pared (las resinas se endurecen en el interior del muro, creando una barrera que impide el avance de la humedad), hasta los modernos tratamientos por electro-ósmosis, que invierten la polaridad entre suelo y pared,  haciendo que el agua ionizada descienda de nuevo por el muro hacia el subsuelo. Los problemas de humedad por filtración pueden solucionarse sin problemas sellando la zona por donde el agua se filtra (a veces es necesario revestir la fachada de la vivienda con algún tipo de material para detener el avance del agua) y tratando después la pared interior con productos que eliminen el salitre, el moho y favorezcan el agarre de la pintura. En cuanto a la condensación de agua, suele estar provocada por puentes térmicos (en las ventanas, cuando la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior es mucha, el vapor de agua del interior se condensa en el cristal en forma de vaho o gotas); la solución, en este caso, consiste en cambiar los cerramientos por otros con sistema de RPT (rotura del puente térmico). Otra opción es acudir a un profesional para que haga una serie de agujeros alrededor de las ventanas e inyecte en ellos algún producto aislante expandible que refuerce el aislamiento de la pared. Los sistemas de electro-ósmosis también se aplican en estos dos últimos casos (para saber más sobre este tema se puede acudir a la página web de la empresa especializada Humicontrol: www.humicontrol.es). 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario