Sistemas para ahorrar agua

Sistemas para ahorrar agua

Ahorrar agua es una prioridad hoy en día para cualquier persona mínimamente concienciada con el medio ambiente. El gasto de agua en los países desarrollados es escandaloso si tenemos en cuenta la escasez de este elemento que se produce en aquellos lugares donde las sequías son una constante. En España, el gasto medio de agua por persona y día es actualmente de 166 litros entre usos domésticos y municipales, mientras que en cada piso se gasta una media de 291 litros diarios. Y las cifras se disparan ya si hablamos de viviendas unifamiliares: 633 litros de agua al día. Estas cifras deben hacernos reflexionar seriamente, teniendo en cuanta que, además, existen formas muy fáciles y cómodas de ahorrar agua sin tener que renunciar a ninguna comodidad. Los dispositivos especiales para el ahorro en el baño son muy adecuados para ello. Su instalación, además de constituir una medida ecológica, nos permitirá ahorrar dinero en la factura anual del agua. Dichos dispositivos se colocan en las griferías, sanitarios y latiguillos y, en algunos casos, sustituyen directamente a los sistemas o los sanitarios. Los temporizadores de agua permiten graduar la temperatura a la que sale ésta; no hay que esperar a que se caliente para emplearla, por lo que no tendremos que dejar correr el chorro hasta que salga a nuestro gusto. También existen grifos ecológicos con tres posiciones de apertura; la posición media reduce el caudal al 50% del máximo. Por otra parte están los conocidos perlizadores o rompechorros, unos accesorios que se enroscan directamente a la boca de los grifos y, como su nombre indica, rompen el chorro de agua y consiguen que ésta salga con mucha presión, mezclada con partículas de aire. La cantidad de agua es menor, pero la sensación es similar. También existen duchas cuyos cabezales regulan la cantidad y el tipo de chorro de agua que queremos obtener. Más desconocidos son los interruptores de caudal giratorio y los limitadores de salida. Los primeros son unos accesorios que sirven para parar el chorro de agua de la ducha sin tener que reajustar luego la temperatura; se colocan entre el cabezal y el manguito. Los segundos se intercalan en el mismo lugar o en el latiguillo del grifo, y limitan la salida de agua (los hay de varios niveles). EL WC es, por otra parte, uno de los sanitarios que más agua limpia consume; hay modelos de bajo consumo que sólo emplean 2,3 l de agua en cada descarga, un 62% menos que los de tipo estándar. Para colocar dentro de la cisterna existen los llamados retenedores de descarga, unos contrapesos metálicos que cierran automáticamente la salida del agua; se fijan al eje central del sistema. Todos estos dispositivos pueden encontrarse en almacenes de fontanería y centros de bricolaje, pero también a través de la empresa RST-Tehsa (www.tehsa.com)  

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario