Siliconas, espumas y sellantes (II)

Siliconas, espumas y sellantes (II)

Siliconas
Las hay de dos tipos: neutras y acéticas. Las primeras desprenden ácido acético (se nota por el olor a vinagre), y en las segundas pueden desprender alguno de estos tres productos de curado: Oxyma, Benzamida o Alcoxy. No son tóxicas. Las acéticas se emplean para sellar superficies vitrificadas (como azulejos, vidrio o sanitarios), mientras que las neutras se usan para sellar materiales de construcción y superficies porosas.

Sellantes acrílicos
Se trata de productos plastoelásticos (a base de plásticos flexibles) y de un solo componente; listos para su uso, pueden ser transparentes o estar coloreados. No son tóxicos. Muy indicados para sellar juntas en zonas donde luego haya que pintar, ya que estos materiales sí permiten el agarre de la pintura. También se pueden usar en construcción, para juntas con bajo nivel de movimiento.

Masillas de poliuretano
Como su propio nombre indica, se trata de productos cuya composición está basada en el poliuretano. Tienen una consistencia espesa y son de tipo monocomponente. Secan y fraguan al contacto con la humedad ambiental. Perfectas para el sellado de juntas en obras y construcción (ventanas, puertas, petos, cubiertas, estructuras metálicas…). También se emplean (dependiendo del tipo, pues las hay en varios formatos) para sellar juntas en superficies de madera.

Espumas expandibles
Son productos bicomponentes que, al igual que las masillas de poliuretano (con las que comparten el mismo productos básico) se expanden al entrar en contacto con la humedad presente en el aire. Están formadas por dos reactivos: isocianato y poliol. Pueden ser de alta expansión o de expansión controlada. Como al expandirse ocupan mucho espacio, no sólo sirven para sellar, sino que al mismo tiempo rellenan. Son perfectas para aislar cámaras no muy grandes, cerrar huecos amplios en cubiertas o aislar ventanas con muchas fuga.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

2 COMENTARIOS

Deja un comentario