Revestimientos para cubiertas: opciones y novedades

Revestimientos para cubiertas: opciones y novedades

Tejas

Los materiales para revestir una cubierta son muy variados, y podemos escoger unos un otros en función de nuestros gustos, el tipo de cubierta que queramos instalar y nuestros gustos estéticos. Las tejas cerámicas son una de las opciones más clásicas; se obtienen por un proceso de cocción de la arcilla en seco llamado molturación. El material debe estar limpio de impurezas y partículas de cal para evitar que se produzcan desconchados por la expansión de la teja, sujeta a heladas o cambios de temperatura. Las hay de tres tipos: curvas (las tejas árabes clásicas) y prensadas: mixtas (con una parte plana que se encaja bajo la teja anterior) y planas. También existen otras tejas fabricadas a base de hormigón comprimido y coloreado en masa, conr lo que se elimina el proceso de cocción y se abaratan considerablemente los costes en relación con las de cerámica.

Resisten muy bien las heladas, por lo que son muy prácticas para climas extremos y recomendadas para trabajos de rehabilitación. Por otra parte, la pizarra es un material clásico y muy tradicional de varias zonas de nuestro país. Las cubiertas de pizarra están formadas por lajas o planchas de diferentes formatos procedentes de bloques dicha piedra, una roca natural sedimentaria de naturaleza esquistosa que se caracteriza por ser exfoliable (o sea, que se desprende en forma de lajas o láminas). Son perfectas para cubiertas a dos o más aguas en climas fríos y/o lluviosos, ya que la pizarra es un material muy impermeable y resistente a las heladas. Otro material muy empleado es la tela asfáltica. La hay de tres tipos: negra (compuesta de material antiadherente, oxiasfalto y fieltro de fibra de vidrio), de aluminio (igual pero con una capa de aluminio gofrado) y de pizarra, también llamada Tegola (revestida con una capa de autoprotección mineral en forma de pequeños gránulos). La tela asfáltica negra se coloca por soldadura mediante lanza sobre cubiertas planas (azoteas), para impermeabilizar la superficie. Luego se suele revestir con gravilla u otros materiales. La tela de aluminio es adecuada para superficies que se vayan a pintar, y la de pizarra para cubiertas en las que se pretenda obtener un acabado más estético.

 
Otra solución novedosa y práctica para los amantes del bricolaje es un nuevo material que ha aparecido en el  mercado, comercializado por la firma Onduline bajo el nombre de Onduvilla. Se trata de planchas de teja ondulada de 106 x 40 cm, compuestas por una mezcla de fibras naturales, bituminadas, resinadas y coloreadas en diversos tonos. Son fáciles de instalar y se pueden poner sobre bases de tablas, sin necesidad de disponer de una superficie continua. Se colocan con clavos plásticos especiales. Y por último, no podemos olvidarnos de un material tan empleado como el fibrocemento, que consiste en planchas onduladas realizadas a base de cemento mezclado con fibras de vidrio. A esta mezcla se le añaden distintos colorantes para obtener tonos similares a los de las tejas. Actualmente, está prohibido que estas planchas tengan amianto (también llamado asbestos) en su composición.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

4 COMENTARIOS

Deja un comentario