Restaura y ábrete puertas

Restaura y ábrete puertas

¿Vives en el mismo hogar desde hace años?. Entonces, probablemente tú también te hayas cansado de ver siempre las mismas puertas. Estas son un elemento que no suelen  cambiarse con frecuencia y al que no se les presta mucha atención: aceptamos sin más su presencia y, de invertir en decoración, no valoramos la posibilidad de cambiarlas. Y es que lo cierto es que las puertas que guarden cierto sentido por la estética no son muy económicas. La economía familiar no anda como para ir haciendo excesos, así que una vez más, vamos a sacar al manitas que llevamos dentro para, con un poco de ánimo y mucho de pericia, poder darle un aire renovado a las puertas de nuestro hogar.

Primero de todo, observa esa puerta que te molesta ver por su denostado acabado y comtempla las opciones.

– Fotomural: Existen fotomurales específicos para puertas, creados a tal efecto para respetar sus proporciones y cerradura. Cubren la totalidad de la superficie de la puerta, son fáciles de instalar y más aún de retirar (esta opción es especialmente interesante si vives de alquiler y no deseas invertir gran cantidad de dinero en soluciones).

– Vinilos: Si la superficie de la puerta aún está medianamente visible, tal vez puedas arreglarla con unos sencillos vinilos. Estos tienen menos cobertura que un fotomural, así que opta por ellos si lo que has de disimular son unos sutiles desperfectos.

– Masillar y lijar: En cualquiera de las opciones que elijas, recuerda que la superficie de la puerta debe ser lisa, de no ser así, los resultados pueden ser desastrosos. Para ello escudríñala minuciosamente en busca de huecos que rellenar con masilla, y tras su secado, lija la superficie para dejarla uniforme.

Si realmente quieres dar un cambio radical a tu puerta, interésate por conseguir nuevas manillas y picaportes. Aunque pueda parecer un detalle ínfimo, el aspecto mejorará notablemente.

– Pintar: Si las opciones de fotomurales, vinilos y picaportes no te convencen, tal vez lo mejor sea renovar tu puerta mediante pintura. En el mercado existen una oferta muy amplia de pinturas de diferentes acabados (lacados, satiandos, mates…) que renovarán por completo su aspecto. Para pintarla y dejarla en perfectas condiciones, deberás desintalar la puerta, esto es, sacarla de su marco para posarla sobre un caballete y operar así con mayor comodidad. Recuerda siempre aplicar previamente una capa de imprimación, para que  la pintura se adhiera mejor y prolongue sus resultados durante más tiempo.

Imagen: Hogar.mapfre.com

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario