Reparación de tejados, mejor prevenir que curar

Reparación de tejados, mejor prevenir que curar

Tan importante como mantener nuestra vivienda en perfectas condiciones, es velar por nuestros tejados. Si tienes la suerte de residir en una vivienda unifamiliar o en alguna otra que posea un tejado, sabrás a que nos referimos: las temibles inclemencias meteorológicas no perdonan a la más firme de las techumbres. Y la verdad es que, como bien reza el refranero popular, es mejor prevenir que curar, así que toma nota acerca de cómo cuidar tu tejado y evitarás problemas mayores!.

Uno de los desperfectos más habituales en nuestros tejados son las fisuras, y su consecuente aparición de goteras. Podremos indentificarlas ya que estas filtraciones generan humedades que derivan en manchas en la parte más elevada de nuestras paredes. Su causa más habitual es la rotura o desprendimiento de una teja.

Lo primero que deberemos hacer es analizar la existencia de posibles grietas y examinar su profundidad. En el caso de que no sean excesivamente hondas, las podemos rellenar con una emulsión asfáltica. Si por el contrario estamos hablando de una vivienda antigua que ya cuenta con un tejado de años, probablemente sea necesaria una lechada de cemento para que las grietas rediman.

Por norma general, un desperfecto de este estilo tambien se traduce en un problema en el interior, por lo que es recomendable impermeabilizar la zona donde se identificó la humedad, para que no vuelva a aparecer.

Como es evidente, la reparación de tejados es una tarea que debe ejecutarse por profesionales que conozcan las técnicas y la seguridad necesaria para poder desempeñarla. Nuestros manitas las conocen, ¿quieres arreglar tu tejado?

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario