Rehabilitar casas antiguas: una buena oportunidad

Rehabilitar casas antiguas: una buena oportunidad

casa-de-campo 

Por motivos de trabajo, llevo unos cuantos días investigando e informándome sobre la rehabilitación de casas antiguas, sobre todo en el medio rural. Lo primero que me ha llamado la atención en este tema es la escandalosa bajada de precios que han experimentado este tipo de inmuebles los últimos dos años. Me explico: hace cinco años, yo me compré una casa en ruinas en el norte de España a 10 km de la costa, junto a un pequeño pueblo y con una enorme finca rústica de 15.000 m2. El precio que pagué (y que aún estoy pagando) fue considerablemente bajo, sobre todo si tenemos en cuenta la revalorización que ha experimentado la casa con la rehabilitación. Pues bien: al año siguiente, el mismo tipo de casas habían subido aproximadamente el 30% de lo que me costó a mí; algunos amigos míos pretendieron hacer lo mismo que yo y tuvieron que abandonar el proyecto, dada la enorme subida que había tenido lugar en los precios.

¿Qué ha ocurrido últimamente? Pues que, por efecto de la dichosa crisis que ha afectado de manera tan especial al sector de la construcción y la vivienda, las casas antiguas o ruinosas para rehabilitar ha vuelto a bajar ostensiblemente. De nuevo, para aquéllos que puedan permitírselo, es una estupenda oportunidad para adquirir preciosas mansiones que actualmente han perdido su esplendor, pero que pueden recuperarlo bajo una serie de intervenciones llevadas a cabo por una mano experta. Los resultados suelen ser espectaculares, y no tiene el mismo encanto una casa comprada nueva y con los acabados que proporciona directamente el constructor, que una edificación antigua en cuyo arreglo se ha implicado directamente el dueño escogiendo tipos de cubiertas, acabados interiores, ventanas y puertas, revestimientos de fachadas y mil cosas más.

Por lo tanto, de nuevo hablamos de la rehabilitación como apuesta de futuro. Por supuesto, en las ciudades es complicado encontrar este tipo de inmuebles; en este caso nos referimos más bien a compras de segunda residencia, o viviendas habituales para aquellos afortunados que puedan permitirse el lujo de vivir en el campo o en pequeñas ciudades o pueblos. Por el precio que puede costar un apartamento o quizás un poco más, podemos conseguir casas grandes y señoriales, con todas las comodidades y estupendas parcelas de terreno. Y una vez más, no podemos olvidarnos de TuManitas: la manera más cómoda de conseguir profesionales con experiencia y buen hacer en cualquier zona de España, al mejor precio y con todas las garantías.

Foto: a tai.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario