VPO

A partir de hoy día 1 de junio y hasta el día 30, los adjudicatarios de viviendas de protección oficial (VPO) en derecho de superficie, ya pueden solicitar la compra del suelo. Esto significa que no se verán obligados a devolverla a los 75 años,  adquiriendo pleno derecho sobre la propiedad. El procedimiento está abierto a 6.803 viviendas, locales comerciales y anejos, de las que 2.091 corresponden a Álava, 2.668 a Vizcaya y 2.044 a Guipúzcoa. Esta nueva medida fue acordada en el Pacto Social por la Vivienda, en el ejercicio de 2009.

Según Vivienda, para poder optar a la compra de los inmuebles, es necesario cumplir una serie de requisitos en cuanto a la renta familiar, no debiendo superar los 25.000 euros en los casos de VPO de régimen especial y 39.000 para las VPO de régimen general.

Los interesados en la compra del suelo, deberán dirigir su instancia a la Delegación Territorial de Vivienda, quien notificará al solicitante el precio final ( incluído IVA) junto con  los datos para proceder con el abono. Así mismo, si el comprador hubiera solicitado la concesión de medidas financieras, también se le notificará la concesión o denegación de las mismas.

Fuente: Elmundo.es

Imagen: Construccionesfumanal.com

0

Hoy damos la bienvenida a este lunes de julio con la gran noticia del triunfo de nuestra selección de fútbol en el Mundial 2010 de Sudáfrica, por primera vez en la historia de nuestro país; desde TuManitas aprovechamos para dar la enhorabuena a este insuperable equipo. Pero hay otras noticias en el tintero, especialmente en lo que se refiere a la construcción, y una de ellas viene a hablarnos de algo que todos conocemos: las VPO o viviendas de protección oficial.

Resulta que he tenido la oportunidad de pasar el fin de semana en la hermosa localidad asturiana de Avilés, y leyendo un periódico local encontré la noticia de que la construcción de VPO había supuesto el relanzamiento del sector en la región. Aunque parezca mentira, todavía hay ayuntamientos que destinan parte de su presupuesto a construir este tipo de viviendas, y el sector de la construcción en Asturias (concretamente, el periódico se refería a Avilés) parece haberse visto favorecido por esta iniciativa.

Las VPO están siempre rodeadas de polémica. Muchos las denuestan porque dicen que es imposible acceder a ellas; el fantasma del “enchufismo” esta siempre planeando por encima de estas viviendas, y todos conocemos casos de venta con mucho dinero negro de por medio… Sea como fuere, y desde luego con muchas cosas que mejorar, yo pienso que construir viviendas de protección oficial es una buena medida, que debería estar mvs incentivada y controlada.

El sector de las reformas también se debe alegrar de ello. Aunque en las VPO siempre se entregan las llaves con todo nuevo y al completo, muchos de los que acceden a ellas deciden mejorar sus instalaciones y ponerlas a su gusto. Si es vuestro caso, ya sabéis donde podéis encontrar a los profesionales y empresas más eficaces para realizar las reformas, en tiempo record y con los mejores presupuestos del mercado: no dudéis en entrar en TuManitas.com.

Imagen / Villajoven.com.

El boom de la construcción en España, ligado directamente a la bonanza económica que se vivió en la CCE durante unos cuantos años, nos llevó a una serie de tendencias y políticas encaminadas a construir cuantos más inmuebles nuevos posibles, con el objeto de ampliar el parque de viviendas en España. Una de las consecuencias directas de estas actuaciones fue el abandono de la rehabilitación de las viviendas más antiguas, excepto en casos de necesidad. En resumen: la buena situación financiera hacía que la gente, en lugar de reformar o arreglar sus pisos, directamente los vendiera para comprarse otros nuevos. La situación alcanzó tal magnitud que durante el año 2.006 llegaron a construirse la friolera de casi un millón de viviendas nuevas, frente a la cifra de 150.000 que está en las previsiones para este año 2.009. Esta tendencia se ha revelado fatalmente errónea por parte de nuestro país, frente a las actuaciones mucho más lógicas de otros pertenecientes a la Comunidad Económica Europea. Por ejemplo, el caso de Alemania, en donde las obras destinadas a arreglar edificios ya existentes rondan el 62% frente al 37% de la nueva construcción. En España, el porcentaje que supone la rehabilitación en el sector de la construcción es de un triste 24%, frente al 41% del resto de la Unión Europea. Estas cifras nos dan una idea de la situación en que se encuentra el sector en nuestro país, y de la oportunidad que supone para inyectarle una buena dosis de optimismo y oportunidades laborales. En este sentido, parece ser que los poderes políticos se han puesto las pilas (o tienen la intención de ponérselas), estableciendo para los próximos años políticas encaminadas a financiar o subvencionar la rehabilitación de edificios. A través del Ministerio de Vivienda, nos encontramos dos líneas generales de actuación: los 110 millones de euros que destinará el Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo a financiar la rehabilitación en viviendas y espacios urbanos, y el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2013, con ayudas para la rehabilitación aislada de edificios y viviendas, y la rehabilitación en barrios degradados, centros históricos, centros urbanos y municipios rurales. Aparte de los 2.000 millones de euros que se aportarán en forma de subvenciones directas, hay que contar también con la financiación establecida a través del ICO (acerca de ambos temas hablamos en anteriores entradas de TuManitas.com). La producción efectiva de capital se espera que alcance los 4.200 millones de euros, eso sin contar con los cerca de 100.000 puestos de trabajo que generará esta nueva política, que pueden llegar a los 300.000 si se cuenta con la movilización de los capitales privados. Para TuManitas.com la noticia no puede ser más bienvenida, ya que desde el principio apostamos por la rehabilitación y las reformas como medio para incentivar el desarrollo de las empresas de construcción en nuestro país, y como la mejor manera de recuperar el parque inmobiliario actual. Esperemos que todas las medidas tengan efecto y podamos ver cómo el sector de la construcción en España se adecua al del resto de la Unión Europea, estableciendo una gestión del suelo mucho más coherente, lógica, rentable y sostenible para todos.

Construccion Pisos

La crisis que estamos sufriendo en todo el mundo no lleva camino, por el momento, de solucionarse, y el sector de la construcción sigue siendo uno de los más afectados por la situación. Las políticas de vivienda llevadas a cabo los últimos años han demostrado ser claramente ineficaces a la hora de prevenir y evitar este tipo de situaciones, y ya se levantan muchas voces que claman por un cambio radical. El año pasado, la asociación ADECES (Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales) hizo una serie de declaraciones al respecto, reclamando nuevas iniciativas para solventar los problemas que la sociedad y los profesionales están afrontando en este momento. Según esta asociación, es importante tratar el tema de la VPO a fondo y cambiar la manera de afrontarlo. Incrementar los precios de las viviendas protegidas no sirve de nada, ni tampoco transformar los proyectos en viviendas de construcción libre; en principio, sería fundamental destinar gran parte de las VPO al arrendamiento o alquiler, para equilibrar la coyuntura de nuestro país con el resto de Europa. Según ADECES, también es necesario destinar otra parte importante de dichas viviendas a las personas con necesidades prioritarias: jóvenes que se han de emancipar, mujeres maltratadas… Por otra parte, con vistas a la adquisición de las viviendas, habría que mejorar el tratamiento fiscal de la compra de inmuebles procurando compensar así el incremento de los tipos de interés, y reducir considerablemente los costes de tramitación de las hipotecas por parte de los bancos. La cualificación de los profesionales también es importante; en épocas de crisis hay que aprovechar para formarse y especializarse, ya que la especialización es un seguro frente a situaciones complicadas como la actual. En cuanto al programa de rehabilitación de edificios impulsado por el ministerio de Fomento, y siempre según ADECES, debería condicionarse a la mejora de la calidad térmica y acústica de los inmuebles para adecuar la situación de nuestro país a la normativa de la Comunidad Económica Europea. Por último, los estamentos oficiales que regulan el mercado de la construcción de nuestro país han de actuar de forma neutral, dejando que sea el propio mercado, y sobre todo, los profesionales, los que estimen cuáles son las necesidades puntuales y busquen las soluciones más eficientes y rentables para cada caso.

Tanto los materiales como las técnicas de construcción están experimentando últimamente importantes cambios encaminados a reducir costes y tiempo de trabajo, así como para contribuir a la sostenibilidad ecológica de la edificación. Además, la crisis que actualmente está experimentando el sector de la construcción (junto con el resto de la sociedad) obliga a los profesionales a buscar soluciones ingeniosas que hagan más rentables sus proyectos. El campo de la construcción en acero es una interesante apuesta de futuro en este sentido, aunque en nuestro país aún no tiene la relevancia que se merece. España es el cuatro productor de acero de Europa y el decimocuarto del mundo, pero aún así, sólo el 20% de la construcción residencial de la nación se realiza con estructuras de acero, frente, por ejemplo, al 75% de la que se levanta en el Reino Unido. Aunque el 44% de los edificios no residenciales sí que llevan este tipo de estructuras, no deja de ser un campo muy poco significativo. Resultaría realmente interesante que los nuevos proyectos de edificación y construcción, tanto privada como en régimen de VPO, contaran con este tipo de estructuras, ya que el acero es un material con muchísimas ventajas. Su utilización para estructuras portantes supone un gran avance en cuestión de diseño, materiales, fabricación y técnicas; como ejemplos podemos remitirnos a edificios emblemáticos de nuestro país, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Santiago Calatrava o la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. Con este material se logran formas elásticas y con gran ligereza, dotadas de mucha iluminación natural y grandes espacios diáfanos que se sustentan sin necesidad de pilares. El acero incrementa la competitividad de las empresas, ya que permite la automatización de los procesos de fabricación de las estructuras. Esto supone un importante ahorro en cuanto a tiempo de edificación, porque muchas de las piezas pueden ser realizadas en talleres cerrados para ser instaladas directamente en la obra. Por supuesto, esto supone también un aumento sgnificativo en la seguridad en el trabajo, algo fundamental para cualquier constructor o promotor. Y, por si fuera poco, podemos considerar el acero como un material totalmente respetuoso con el medio ambiente, al ser 100% reciclable. Quizás sea el momento de que todos los profesionales implicados en el proceso de la construcción (desde los arquitectos hasta los trabajadores) empiecen a tomar conciencia y ejemplo en el uso de este material, con el objeto de poder construir viviendas e inmuebles más rentables, ecológicos y económicos, tanto para los constructores como para los usuarios.

En tiempos de crisis y recortes económicos como los que actualmente estamos viviendo, las acciones subvencionadas y promovidas por los estamentos públicos son más necesarias que nunca. Por este motivo, las promociones de VPO (viviendas de protección oficial) deben adaptarse a las necesidades de usuarios, constructores y promotores para convertirse en una medida más con la que afrontar los problemas del sector. Con este fin, la ministra de vivienda, Beatriz Corredor, presentó a principios de mes el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2.009-2.012, durante la 3ª Conferencia Sectorial de esta legislatura. Dicho plan, gestado en colaboración con todas las comunidades autónomas del Estado y a falta de ser aprobado en el Consejo de Ministros, tiene como objetivo proporcionar acceso a las viviendas a todas las familias e individuos que las necesiten (tanto de rentas bajas como medias), y lo que es más significativo para nuestros lectores, promover medidas para dar nuevos impulsos al sector de la construcción. El plan cuenta con diez objetivos claros, de los que podemos destacar el número ocho. Este punto hace incapié en reforzar la rehabilitación de los edificios ya construidos, una actividad que, en palabras de la propia ministra, en muchas ocasiones precisa de más mano de obra y materiales que la propia edificación; con el impulso aportado se pretende contribuir a compensar la pérdida de puestos de trabajo que está afrontando el sector de la construcción. Las nuevas propuestas también están encaminadas a recuperar municipios rurales, y se establecen nuevas ayudas destinadas a eliminar el chabolismo y la infravivienda.Otro punto a destacar es el objetivo número nueve, que persigue mejorar la eficiencia energética de los edificios de VPO ya construidos mediante ayudas para su actualización. En este sentido, los profesionales tienen un interesante campo hacia el que encaminar su formación en cuanto a “reciclaje laboral”: las energías renovables, en particular las instalaciones de energía solar térmica y fotovoltaica. Las mejoras de los edificios en cuanto a accesibilidad también son parte de dicho objetivo.Este Plan está gestado y compartido con todas las comunidades autónomas y los ayuntamientos del país, por lo que tanto los interesados en adquirir una vivienda, como los promotores o empresas de rehabilitación que quieran participar en la construcción o mejora de las mismas, podrán dirigirse a partir del año que viene a los distintos organismos para recabar información y realizar ofertas.