subvenciones

Un nuevo Plan Renove está a disposición de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid. En estos tiempos donde parece ser que, poco a poco, tanto ciudadanos como instituciones estamos empezando a concienciarnos en el cuidado del medio ambiente, las subvenciones para cambiar las viejas instalaciones y electrodomésticos por otros más sostenibles (y más ahorrativos, todo hay que decirlo) fluyen constantemente.

En este caso, ha sido la Comunidad de Madrid la que a finales del año pasado aprobó un Plan Renove de subvenciones a particulares para que puedan cambiar sus viejas calderas de gas por otras de condensación.

Estas calderas tienen un rendimiento mayor que las convencionale, y además son menos contaminantes. Al consumir menos energía contribuyen también al ahorro del usuario que decida instalarlas. La partida de presupuesto que ha destinado este año el Gobierno Regional a este Plan es de dos millones y medio de euros; la subvención sube a un total de 306 euros, de los cuales 255 proceden de la Comunidad, y 51 euros los aportará Gas Natural a los clientes adscritos a su red de distribución.

Hasta el día 31 de octubre no se cerrará el plazo para solicitar estas ayudas, aunque también se indica que sólo se darán subvenciones hasta agotar los fondos destinados a tal fin, así que quizás lo mejor sea no esperar demasiado si queremos aprovechar este Plan para cambiar nuestra caldera. Las subvenciones se entregarán previa presentación de la factura de la instalación, así que primero hay que cambiar la caldera y después se nos facilitará el dinero. Hay más información en webs como la de Coegas, donde está detallado todo lo necesario para optar a las ayudas. Y recordad que en TuManitas encontraréis a los mejores profesionales en instalación de calderas, cerca de vuestras viviendas y con los precios más ajustados.

¡S.O.S! ¿Dónde están mis subvenciones...?
¡Socorro! ¿Dónde están mis subvenciones...?
El desplome de los precios de la vivienda parece continuar, aunque siempre a pasos más lentos de lo que debería (el precio de los pisos sigue sin estar acorde con los sueldos de los compradores o con la aportación casi nula de créditos por parte de los bancos), por lo que el reciclaje de empresas y profesionales del sector parece algo casi obligado. Y más aún si tenemos en cuenta en qué está invirtiendo sus fondos el Gobierno: la rehabilitación de edificios y viviendas ya construidos.

La idea es que estos fondos generen actividad y, sobre todo, empleo: la línea de ayudas a la rehabilitación incluidas en el Plan Estatal de Vivienda, dotada con 1.780 millones de euros para el periodo 2009-2012, generará unas 100.000 contrataciones. O por lo menos, estas fueron las palabras del secretario general de Vivienda, Javier Eugenio Ramos.

Según Ramos, cada millón de euros que se invierte en esta actividad origina unas cincuenta y cinco contrataciones; estas conclusiones parten de un estudio realizado por la Fundación Tomillo. El alto cargo del Ministerio defendió la ‘oportunidad’ y el ‘enorme campo y potencial de negocio’ que la actividad de rehabilitación supone para las empresas.

Según el Ministerio de Vivienda, la mitad de los inmuebles de que consta el actual parque de vivienda en nuestro país (es decir, unos doce millones de inmuebles) son susceptibles de rehabilitarse, al haber sido edificados hace más de treinta años, cuando no regían las actuales normas de edificación. A esto hay que añadir los por lo menos novecientos barrios que pueden ser de ser objeto de un proceso de renovación urbana.

Todos estos datos hacen que el secretario general anime a las empresas a ‘reciclarse’ en promotores de rehabilitación, para lo que, siempre según Ramos, se requiere un personal más cualificado, pero menos máquinas y menos capital. En TuManitas seguimos apostando por la rehabilitación, como hemos venido haciendo desde nuestros comienzos. Esperemos que las ayudas realmente sean efectivas a la hora de fomentar el empleo en nuestro país; por nuestra parte, seguiremos aportando nuestro granito de arena.

Vía: Urbanoticias.

Imagen: Arquitecnia.


Precisamente en el post de ayer comentaba yo lo de las ayudas en forma de Planes E y Renove para incentivar la actividad del sector de la construcción, y creo que es un buen momento para comentar la última inciativa del Gobierno a este respecto, que ha sido aprobada hace pocos días.

En este caso, las obras que se van a subvencionar con este nuevo Plan E, al que se van a destinar nada menos que 5.000 millones de euros, están relacionadas con la sostenibilidad y la vertiente medioambiental de las ciudades. A la espera de que se publique el Real Decreto en el BOE, las obras se iniciarán el enero del año que viene con la idea de establecer una continuidad con el actual Plan E de infraestructuras.

La idea, muy bienintencionada, es que se prime la contratación de personas que lleven en el paro mucho tiempo (parados de larga duración) y autónomos que hayan «cesado su actividad», en palabras de Manuel Chaves. Esto significa que se crearán menos puestos de trabajo pero de mejor calidad, porque las inversiones necesitan de profesionales con buena cualificación, que podrán optar a empleos más duraderos.

Así, aquéllos que hayan aprovechado su tiempo en el paro para obtener formación relacionada con los trabajos que se van a emprender estarán de enohrabuena; los técnicos en proyectos relacionados, por ejemplo, con la energía solar, son profesionales que en el futuro se van a ver muy demandados. Es importante resaltar que los ayuntamientos deberán encuadrar los proyectos entre catorce tipologías relacionadas con el desarrollo sostenible.

Imagen: Bambino.

En este post, varias veces hemos hablado sobre las ayudas y subvenciones que existen para rehabilitar viviendas en nuestro país. Aunque parecen algo positivo, y desde mi punto de vista lo son, cuál no sería mi sorpresa cuando el otro día leí un comentario de un experto diciendo que sale más caro y complicado solicitar una subvención, que hacer cualquier reforma o arreglo en la casa sin ninguna ayuda. No dejó de parecerme sorprendente, porque yo pienso que siempre se deben solicitar todas las ayudas posibles a los organismos públicos; al fin y al cabo, es el mismo dinero que pagamos de impuestos, y lo lógico es que repercuta en nuestro beneficio (aunque todos sabemos que no siempre es así, desgraciadamente).

Tengo varios amigos en Madrid, y algunos viven en casas viejas (de hace cuarenta años o más). Lógicamente, muchas de estas casas deben de reformarse y rehabilitarse, porque en caso contrario ni siquiera llegarían a pasar la ITE (Inspección Técnica de Edificios). Entonces, el proceso siempre es el mismo: hay una junta vecinal y los propietarios se reúnen para acordar hacer las obras. Es entonces cuando surge siempre un comentario: «pues en el bloque de tal calle han pedido la  ayuda de la Comunidad y se la han dado». En este momento comienza el periplo del administrador y el presidente, y el del resto de los vecinos: fotocopias compulsadas de casi todo (escrituras, DNI, Libros de Familia…), certificados de empadronamiento, copias de la declaración de Hacienda… Todos estos documentos van en bloque al organismo encargado del tema (en Madrid es el OCRE: Oficina Comarcal de Rehabilitación de Edificios y Viviendas), desde donde enviarán a uno o más inspectores a ver los trabajos por hacer. También hay que contratar a una empresa especializada (a todas las comunidades de vecinos: ¡por favor, no os olvidéis de consultar TuManitas.com!) y contrastar presupuestos. Cuando todo esto esté cerrado, el presupuesto se pasa también al OCRE y, ya en marcha las obras, nos dirán si nos han concedido o no las ayudas.
En los casos que yo conozco las ayudas siempre se han concedido, en distintas proporciones dependiendo de los ingresos de cada vecino. Por supuesto, otra historia es cuándo llega el dinero: dos años, tres años después… Aunque esto es un inconveniente, hay que pensar que lo mismo nos hubiera costado la obra sin pedir la subvención, y que ese dinero siempre será bienvenido, aunque llegue con retraso.

¿Cuál es mi opinión? Pues que no pasa nada por informarse un poco y solicitar las ayudas. Para eso están los administradores de las comunidades vecinales, y muchas empresas de reformas se ofrecen para llevar el papeleo. Si estáis interesados en el tema, os facilito la página web del Ministerio de Vivienda en la que se detallan las condiciones e importe de las subvenciones. Y si os animáis… ¡Mucha suerte!

En este blog que compartimos entre todos los profesionales de las reformas, aficionados al bricolaje y a todos los que les interese estar al día sobre las últimas noticias y novedades en el mundo de las reformas y la construcción, siempre apostamos por las soluciones de sostenibilidad y ahorro energético que, muy probablemente, constituyan el futuro de la edificación en toda Europa. Por esta razón, en el post de hoy voy a hablaros sobre la energía solar térmica, que es aquélla que se obtiene directamente de la luz del sol, acumulándose mediante unos colectores (los populares paneles solares) que se instalan en los tejados de los edificios (o en el campo, en el caso de las granjas solares) para poder abastecer de calefacción y/o ACS (agua caliente sanitaria) a las viviendas.

¿Resulta rentable colocar este tipo de paneles? Sobre este tema hay mucho debate y discusión. Siempre hay que tener en cuenta una serie de parámetros, como la zona geográfica (siempre es mucho mejor colocar paneles en lugares donde haya muchas horas de sol al año), el uso que se vaya a dar a la vivienda (mejor si se trata de una vivienda habitual que una segunda residencia) y las personas que vivan en ella habitualmente.

Las subvenciones son también algo a considerar. Hay quien dice que sale mucho más caro sólo el trámite de solicitarlas, que el dinero que obtienes; además, suelen tardar bastante en recibirse. Pero también hay quien las defiende y las ha conseguido, y, además, hay empresas que compran los excedentes de energía (en este caso, eléctrica fotovoltaica), lo que siempre constituye una ayuda adicional.

Otra buena opción es emplear el excedente de energía térmica para calentar el agua de las piscinas, y así poder aprovechar toda la energía acumulada. Lo mejor para informarse de todas las opciones y posibilidades es acceder a las webs de instituciones como el IDAE o empresas como Censolar, donde aportan todos los datos sobre ayudas y subvenciones, y rentabilidad de la instalación.

Durante este mes de julio nos hemos llevado otra agradable (y esperemos que duradera) sorpresa: el paro cayó en más de 20.700 personas y se redujo hasta un número de 3.554.095 desempleados en total en nuestro país, aún lejos de los temidos 4 millones con los que la actual crisis nos amenaza de continuo. Este descenso supone una reducción del 0,58% con respecto al mes de junio y su progresión anterior. Por supuesto, el optimismo debe ser racional; aunque se trata del tercer descenso consecutivo de las cifras del paro, dicho descenso en julio es casi una tercera parte menor que el que se registró en el mes de junio con respecto a mayo.

Pero en lo que respecta a nuestro sector, el de la construcción, la noticia es doblemente buena, ya que la aportación que ha supuesto la contratación de trabajadores en este sector es equivalente al 1,05% del total. Por supuesto, la influencia del sector turístico es muy destacable durante el verano, pero esta aportación de la construcción supone un continuo ascenso en los últimos meses, quizás alentado por el Plan E (del cual ya hemos hablado en repetidas ocasiones en este blog) y por las políticas de subvenciones puestas en marcha por las Comunidades Autónomas, tanto en materia de rehabilitación como para la implantación de sistemas de energías renovables y edificación sostenible.

Mientras tanto, la crisis sigue afectándonos; es triste saber que, de cada dos viviendas que se construyen, sólo una acaba vendiéndose. Esto de nuevo nos lleva a una reflexión acerca del enorme parque de viviendas de nuestro país, y de si realmente es necesario seguir construyendo a este ritmo. ¿No sería mejor seguir apostando por la rehabilitación? ¿Y mejorar las políticas de VPO, aumentando sistemas como los alquileres con opción a compra? Hay que sentarse a pesar sobre el futuro de la construcción de nuestro país, cuanto antes. Desde TuManitas os invitamos a que nos deis vuestra opinión.

En este post os voy a hablar de un estudio que me ha parecido interesantísimo. Ya sabéis que nosotros apostamos (lo hemos hecho desde el principio) por la rehabilitación de las viviendas existentes frente a la construcción de otras nuevas, por diversas razones: para aprovechar edificios ya levantados, para reactivar un sector que se ha visto golpeado fuertemente por la crisis, y como medida para aumentar la sostenibilidad de las viviendas construidas. Pues bien: un estudio llevado a cabo por el IMAT – Centre Tecnologic de la Construcció – ha demostrado que es posible aumentar el ahorro energético de las viviendas ya construidas en un 47%, y disminuir las emisiones de CO2, simplemente reforzando su aislamiento.

La vivienda sostenible no es sólo aquélla que tiene paneles solares térmicos o fotovoltaicos; es también (y sobre todo) la que está construida de manera inteligente, para que gracias a sus materiales, su orientación y su estructura, proporcione un fuerte ahorro de energía que repercuta en la economía de sus habitantes y en beneficio del medio ambiente. Para llevar a cabo el estudio, el IMAT ha monitorizado antes y después un proyecto llevado a cabo por el Ayuntamiento de Planoles, Adigsa (empresa pública perteneciente al Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya) y la firma Rockwool. En concreto, estas entidades han promovido el proyecto de reforma de la antigua Casa de la Guardia Civil, para convertirla en nueve viviendas con total sostenibilidad y eficiencia energética. Los resultados no pueden ser más interesantes: se ha reducido el consumo energético de las viviendas en un 47%.

«Con este proyecto y la implantación de medidas pasivas de rehabilitación (como el aumento de los niveles de aislamiento en fachada y cubierta) hemos reducido la demanda energética para calefacción en un 47% , que se traducirá en la disminución del gasto eléctrico. En cuanto a las emisiones de CO2, se ahorrarán más de 7 toneladas anuales. Además, cabe destacar la mejora del confort, que ha sido constatada por los usuarios de las viviendas». Son palabras de Jordi Bolea, de Rockwool.

Visto lo visto, no nos queda más remedio que rendirnos a la evidencia: rehabilitar es bueno para todos, y si se hace de forma inteligente y eficiente, mucho mejor. Actualmente, los gobiernos de las Comunidades Autónomas facilitan subvenciones para la mejora de la sostenibilidad de los edificios, aunque bien es cierto que estas ayudas suelen tardar mucho en concederse, y la verdad es que siempre tardan aún más en recibirse. Esperemos que la concienciación por el ahorro energético y por el bien del medio ambiente termine por entrar en la cabeza de todos, y que en no demasiados años todas las viviendas sean como las de Planoles. ¡Enhorabuena!

Y para mí, ¿cuándo habrá un Plan Extraordinario...?
Y para mí, ¿cuándo habrá un Plan Extraordinario...?

De acuerdo con los datos que ha ofrecido la Encuesta sobre Necesidades y Demanda de Vivienda 2.008 en el País Vasco, el año pasado descendió considerablemente el porcentaje de personas que estaban dispuestas a cambiar su vivienda por una nueva , con relación a la Encuesta del año 2005. Sin embargo, es muy significativo el dato de que hay una gran parte de propietarios que sí están deseosos de realizar reformas y mejoras en sus pisos; este año, 128.700 hogares (uno de cada siete) consideran que tendrían que hacer reformas por un valor superior a los 3.000 euros de presupuesto. Es decir: 15.300 más que en 2007.

Esto indica, una vez más, que cada vez hay más gente que considera la rehabilitación de la vivienda como algo necesario, frente a la compra y venta descontroladas que han sido las características del sector inmobiliario de los últimos tiempos. De acuerdo con los resultados de la Encuesta, el Gobierno Vasco ha decidido dar un paso más y ha puesto en marcha un Plan de Rehabilitación, con dos metas concretas: ayudar a las familias a acondicionar, renovar y mejorar sus viviendas mediante subvenciones para la rehabilitación, y dar así un impulso a las empresas del sector. El Departamento de Vivienda de la Comunidad ha aumentado en 10 millones de euros la partida de 12 millones que estaba ya presupuestada en origen para las subvenciones.

Las palabras del Consejero de Transportes, Obras Públicas y Vivienda, Iñaki Arriola, indican cuál es la intención de este Plan. «… Persigue, por una parte, la reactivación económica de los gremios de la albañilería, la fontanería o la electricidad; y por otro lado, se trata de una oportunidad para la regeneración de edificios y viviendas. Y, además, muchas personas que no pueden cambiar de casa y necesitan rehabilitar la suya, tendrán ocasión de hacer mejoras».

Con este objetivo, el Departamento ha subido el tope de ingresos anuales que tenían que ser acreditados por los particulares para poder optar a las ayudas para rehabilitación de primera vivienda. Si hasta ahora eran de 21.00 euros, ahora mismo ha subido hasta los 35.000. El consejero recalca que este Plan es «Extraordinario»; o sea, que no va a durar siempre, así que los propietarios tendrán que aprovechar la oportunidad.

Este tipo de iniciativas son siempre bienvenidas, por parte de particulares y empresarios. Desde TuManitas nos felicitamos por ella y esperamos que realmente consiga los beneficios que persigue: mejorar la calidad de vida de los usuarios y reactivar la actividad del sector. Lo seguiremos de cerca…

Foto: Jlmaral.

¡Socorro... Que alguien me rehabilite!
¡Socorro... Que alguien me rehabilite!

Ahora que nos encontramos en pleno debate por los Presupuestos de Estado y la financiación autonómica, no sólo es importante pensar en cuánto nos va a tocar en el reparto, sino también en cómo va a gestionarse ese dinero para que todos los sectores salgan beneficiados. Teniendo en cuenta la dura situación en el que se encuentra la economía española (y la de gran parte del mundo), es importante buscar la forma de incentivar el consumo y conseguir así reactivar el flujo de capital, generando inversión y empleo.

Dentro del sector de la construcción, muchos políticos tienen la misma idea que nosotros, aquí en TuManitas: hay que empezar a apoyar de manera activa la rehabilitación de edificios frente a la construcción de obra nueva. Las ayudas en forma de subvenciones para empresas y particulares cumplen una importante función a la hora de reactivar la actividad sectorial, y por eso desde aquí aplaudimos cualquier medida o iniciativa que se tome al respecto. En la Comunidad de Madrid, el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea apuesta por dar ayudas a la rehabilitación de viviendas, y también al alquiler. Este grupo aboga por la creación de un sistema autonómico de subvenciones para la rehabilitación de viviendas; dentro de las enmiendas parciales, los socialistas se centran en el sector de la construcción, y abogan por una subvención para la rehabilitación por una cuantía equivalente al 25% del presupuesto protegible de la actuación, con un máximo por vivienda de 9.000 euros.

Cabe decir que esto sólo son propuestas, que serán discutidas dentro de las enmiendas a la Ley de Medidas Fiscales contra la Crisis Económica que se debatirán el 15 de julio en la Asamblea de Madrid. Pero desde este blog damos la bienvenida a dichas propuestas y esperamos que, si no puede ser en su totalidad, sí se lleve a cabo parte de la iniciativa y así dar un impulso a las empresas y profesionales de la construcción y la rehabilitación, para poder salir del bache que actualmente estamos viviendo.

Desde TuManitas también queremos seguir impulsando esa reactivación, ofreciendo nuestros servicios a profesionales, empresas y particulares para que puedan seguir encontrando en nuestra página ese punto de encuentro tan necesario entre cliente y proveedor. Esperamos que este proyecto siga funcionando como hasta ahora, gracias a todos nuestros «manitas» y a aquéllos propietarios que saben buscar un buen profesional.

Foto: Daquella manera.

logo-idae

Aunque este programa se presentó durante el mes de mayo en la Feria GENERA´09, la convocatoria está abierta hasta el 9 de julio de 2.009, por lo que paso a detallaros las bases y condiciones para que todos aquéllos que estéis interesados os podáis presentar a esta convocatoria. ¡Aún estáis a tiempo!

En el marco de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética para España 2008-2012, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), ha  hecho pública en GENERA’09, el Salón Internacional de Energía y Medio Ambiente, la convocatoria 2009 correspondiente a su Programa de Ayudas a Proyectos Estratégicos de Inversión en Ahorro y Eficiencia Energética, dotado con un presupuesto de 120 millones de euros.

Este importe duplica al del año anterior, dando así respuesta a la segunda medida identificada en el Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011, aprobado por el Gobierno el pasado mes de agosto.

Los fondos del programa  – en forma de subvenciones a fondo perdido, están destinados a proyectos de ahorro y eficiencia energética de carácter plurirregional con inversiones en, al menos, tres Comunidades Autónomas; y a proyectos singulares e innovadores en la industria manufacturera. Todos los proyectos o actuaciones estratégicas objeto de subvención serán seleccionados en régimen de concurrencia competitiva.

La convocatoria está abierta hasta el 9 de julio de 2009.

TIPOLOGÍA DE LOS PROYECTOS

Proyecto Estratégico (PE): conjunto de actuaciones para  obtener  una reducción significativa de los consumos energéticos específicos en los procesos y/o instalaciones, que tengan como fin mejorar la competitividad energética de la empresa solicitante y reducir la distancia que les separa de las empresas punteras en tecnología energética en su sector, contribuyendo a disminuir el impacto medioambiental. Las inversiones deberán realizarse en, al menos, tres Comunidades Autónomas.

Proyecto Singular Innovador (PSI): proyectos de optimización energética con cambio de proceso en  la gran industria que cumplan  ciertas particularidades en relación al  volumen de fondos, carácter ejemplarizante del proyecto, ahorro energético generado, grado de ecoinnovación, etc. Las inversiones podrán estar localizadas en una sola Comunidad Autónoma y se ciñen al sector industrial.

Proyecto Sectorial Conjunto (PSC): conjunto de proyectos en empresas de un mismo sector con iguales objetivos tecnológicos y energéticos cuya aplicación en grupo garantiza un mayor grado de implantación de estas nuevas tecnologías. Las inversiones deberán realizarse en, al menos, 3 Comunidades Autónomas.

Tipología de los beneficiarios

Empresas del sector industrial, industria manufacturera, excepto refino y generación, transporte y distribución de energía eléctrica.

Empresas del sector terciario (comercio, distribución, hostelería, sanidad, banca, transporte, etc.), con instalaciones o centros de actividad en un mínimo de tres Comunidades Autónomas en las cuales se desarrollen las inversiones.

Empresas de Servicios Energéticos (ESE), entendiendo como tales la definición más amplia posible; es decir, incluyendo todo el sector de la energía u organizaciones que aporten este tipo de servicios directos o indirectos. Estas empresas deberán actuar para terceros, en los sectores antes indicados y llevar  a cabo inversiones incluidas en la tipología de proyectos del programa de ayudas, en al menos tres Comunidades Autónomas.

En cualquier caso, las empresas de servicios energéticos deberán  garantizar que los ahorros energéticos subvencionados repercuten en los usuarios finales y deberán mantener las inversiones subvencionadas en su balance durante un mínimo de 5 años.

Empresas de financiación de compra de bienes de equipo o vehículos, con las mismas condiciones señaladas para las ESE, figurando las inversiones subvencionadas en el balance un mínimo de 3 años.

Más información: http://www.ifema.es/ferias/genera/