Reformas baño

 

Los compuestos a base de cuarzo o piedras y resinas se emplean ya desde hace tiempo en la fabricación de superficies para cocinas y baños, sobre todo para encimeras o pilas. Son los casos de los productos que fabrican y distribuyen empresas como Silestone by Cosentino, o DuPontTM Corian®. Estos materiales supusieron en su momento una auténtica revolución, por las posibilidades estéticas y funcionales que presentaban con respecto a los materiales para encimeras de toda la vida: piedra (mármol o granito), aglomerados melaminados, madera…

La investigación que las marcas llevan a cabo constantemente está logrando que las aplicaciones para estos materiales se amplíen cada vez más, así como su vertiente estética. Recientemente, la firma DuPontTM Corian® ha realizado una exposición en el Showroom Corian® Design – Milano Store, situado en el centro de Milán, bajo el nombre de CORIAN® Super-surfaces. En esta exposición, el estudio de arquitectura y diseño Amanda Levete_Architects (AL_A), mediante una combinación de avanzadas tecnologías de diseño digital, innovadoras técnicas de fabricación e interesantes efectos lumínicos, consiguió revelar la naturaleza del material y mostrar todas sus posiblidades.

Todos los espacios, así como la espectacular pared central, se componían de tiras de DuPontTM Corian® que emergían desde el suelo, en la pared y en el mobiliario. De las paredes surgen estanterías sinuosas iluminadas desde detrás, así como mobiliario, o, como en el caso del baño, un lavabo que “invade” suavemente el espacio de la ducha.

El espacio y toda la pared envuelven al visitante en una interacción sobre la percepción visual. La aparente deformación de la línea paralela a veces canaliza la vista a través del espacio y, a veces, lo oscurece y localiza efectos de sonido que se añaden a la experiencia sensorial.

Al pasar por la pared hacia la parte posterior del espacio se encuentra el área de cocina conceptual – totalmente hecha con DuPont TM Corian ® – que emerge sinuosamente de un telón de fondo de tiras. Vibrantemente retroiluminada, la unidad sugiere la forma en que la cocina puede ser una experiencia inspiradora y sensual y un táctil encuentro.Al igual que en el entorno del baño, este marco es un concepto totalmente integrado en el que cada elemento evoluciona desde y hacia los demás.

La progresión en torno a la pared trae de vuelta hacia la parte frontal del espacio una serie de estanterías multidimensionales (en la foto). Desafiando el concepto de plataformas como estructuras horizontales, este concepto, una vez más, emplea de suelo a techo tiras verticales de DuPont TM Corian ®, pero ahora se tuerce y se aleja del fondo para crear una serie de huecos que se revelan gradualmente.

32_corian_super-surfaces_fotoleotorri_dupont_corian

Los sistemas de construcción en seco son ahora mismo una de las estrellas de los trabajos de construcción y reformas. Los célebres tabiques de pladur (un nombre comercial que se ha convertido en genérico con el uso), en realidad llamados de yeso laminado o cartón-yeso, no son ahora mismo la única alternativa para este tipo de trabajos, sino que las empresas que se dedican a su fabricación han desarrollado muchos otros productos más versátiles y resistentes. Ahora mismo, las opciones son muchas: paneles de celdillas, con aislante y/o barrera de vapor incorporada, paneles que pueden curvarse para hacer formas sinuosas… Y un producto que dará que hablar: las placas de cemento Pórtland para interior y exterior. Estas placas las fabrica la firma Knauf bajo el nombre de Aquapanel® Cement Board, y no se trata sólo de placas sino de una gama de productos que constituyen todo un sistema.

Las placas en sí han sido desarrolladas tanto para el sector público como el privado de la construcción, y una de sus mayores ventajas es la facilidad de corte y moldeado que presentan; esta característica hace que su montaje sea mucho más sencillo que el de las placas de fibra de cemento al uso. Se trata de un material muy resistente a la acción del agua y la proliferación de los hongos, y suponen una interesante alternativa a la construcción tradicional a base de mampostería. En la gama encontramos tres tipos de productos:

Aquapanel Indoor: especial para interiores, constituye una base excelente para alicatar encima. Estos paneles son aptos para zonas húmedas como baños, y tienen los bordes redondeados; las uniones y juntas se rellenan con pegamento específico, también de la firma.

Aquapanel Outdoor: este panel de cemento se ha desarrollado específicamente para instalaciones exteriores. Admite acabados de revoques. Pensado para ser instalado en  exteriores o zonas húmedas, se monta con una barrera de agua Tyvek Stucco Wrap, directamente sobre estructuras metálicas.

Aquapanel Floor: un producto que se emplea para realizar y aislar solados de interiores. Encima se puede instalar cualquier tipo de suelo: parqué, cerámica… Debido a la gran dureza que caracteriza a todas las placas de la gama Aquapanel® y su extraordinaria impermeabilidad, es idea para instalar en cualquier pavimento, especialmente en aquellos expuestos a humedades o bien con mucho transito.aquapanelindooroutdoorfloor

Una reforma en la vivienda no deja se suponer un engorro y una situación muy incómoda para los que la habitan, aunque siempre sea para mejor. Para evitar que algo tan positivo se convierta en una pesadilla, es importante establecer una buena planificación de las obras, el tiempo y el presupuesto, y así no tener que sufrir con los retrasos o demás problemas añadidos. Lo primero en lo que nos debemos detener es en decidir si vamos a llevar nosotros mismos la planificación de los trabajos, o si nos conviene delegar la tarea el una empresa profesional; esto suele depender de la envergadura de la obra, pero a veces merece la pena destinar un porcentaje del presupuesto a este fin para evitarnos quebraderos de cabeza y estar seguros de que todo va a estar perfectamente controlado.

El éxito a la hora de llevar a cabo una reforma depende de tres factores fundamentales: el cliente que contrata el trabajo, la empresa que lo vaya a coordinar y los materiales que se van a necesitar para llevarlo a cabo. Con respecto al cliente o particular en cuya propiedad se van a efectuar las tareas de reforma o rehabilitación, tendrá que considerar con antelación si va a ser necesario abandonar la vivienda; en ocasiones, es mejor posponer los trabajos para poder organizarse, ya que nadie puede irse de su casa de un día para otro. No es conveniente aprovechar los viajes ni los traslados por vacaciones para hacer reformas, ya que siempre es aconsejable estar cerca para atender cualquier problema que pueda surgir. Otro aspecto a considerar es la financiación del presupuesto: si se va a solicitar un préstamo para pagar a los profesionales, debe haber sido concedido al particular antes de empezar las obras para poder hacer frente a los pagos sucesivos que probablemente conlleve el trabajo.

En cuanto a la empresa encargada de organizar y coordinar a los gremios, es conveniente pedirle que nos de un plazo de comienzo y finalización de las obras, que, aunque puede ser flexible, no debe extenderse demasiado en el tiempo. Es muy importante estar al tanto de los trabajos continuamente, acudiendo a ver los progresos de la obra y manteniendo reuniones periódicas con los responsables de la empresa para controlar la evolución de éstos.

Por último, el apartado de los materiales. Este capítulo es importantísimo; todo lo necesario debe estar listo antes de empezar los trabajos si queremos rentabilizar el tiempo y el presupuesto. También hay que asegurarse de que los establecimientos donde compremos dispongan de stock suficiente, por si se da el caso de que haya que adquirir más cantidad a lo largo de la obra. Nunca estará de más informarnos nosotros mismos sobre los distintos precios y ofertas de material que hay en los polígonos y establecimientos especializados; a veces resulta sorprendente comprobar las diferencias de precios que ofertan las empresas, y nos podemos ahorrar una buena cantidad si dedicamos un tiempo a buscar, preguntar y comparar. Y para localizar a los profesionales más eficaces, no hay que olvidarse de lo que nos proporciona Internet: los servicios de páginas como TuManitas.com son una auténtica ayuda, tanto para particulares como para los profesionales.

Hacer mejoras necesarias en las viviendas o el inmueble en el que se encuentran no tiene por qué suponer la “ruina” de los sufridos propietarios. Existen subvenciones que el Ministerio de Vivienda financia para poder llevar a cabo dichos trabajos de rehabilitación, siempre que se cuente con unas condiciones mínimas para poder solicitarlas. Las condiciones pasan en estos casos por que las fincas tengan una determinada antigüedad (un mínimo de 15 años), y también suelen estar sujetas a los ingresos con que cuenten las familias propietarias o arrendatarias, y a las propiedades que tengan en su haber. Las subvenciones para rehabilitación de los edificios deben estar solicitadas por las comunidades de propietarios y los vecinos deberán presentar una serie de documentos, como el Certificado de Empadronamiento, el Impuesto sobre la Renta del año anterior y las escrituras de propiedad; los trabajos estarán encaminados a la adecuación estructural (para garantizar que el edificio es seguro) y funcional (para proporcionar condiciones de acceso, aislamiento, redes generales…) de los inmuebles. En cuanto a las viviendas, se subvencionará su adecuación a las condiciones de habitabilidad en cuanto a superficie útil, distribución, instalaciones, aislamiento, seguridad… Incluso se contempla la ampliación del espacio, dependiendo del planteamiento urbanísitico, de hasta 120 m2 útiles. Los requisitos para solicitar las subvenciones varían según los casos. Tanto los edificios como las viviendas deben tener un mínimo de 15 años de antigüedad (excepto si es para suprimir barreras arquitectónicas) y ser adecuados estructural y funcionalmente para la rehabilitación a realizar. En cuanto a los destinatarios, pueden recibir ayudas todos los usuarios de las viviendas, sean propietarios o arrendatarios, así como las comunidades de vecinos. Para los edificios, al menos el 60% de los usuarios debe contar con unos ingresos familiares inferiores al SMI (Salario Mínimo Interprofesional) multiplicado por 5,5; y para las viviendas, no deben superar el SMI multiplicado por 3,5. Las ayudas pueden obtenerse en forma de préstamos cualificados que cubran el total del presupuesto (para la rehabilitación de edificios se puede acceder a los préstamos cualificados aunque el 60% de los vecinos no cumpla los requisitos de ingresos familiares), o como subvenciones. En el caso de los edificios, se puede optar por una subvención máxima por vivienda de entre 1.240 y 3.720 €, y para las viviendas, por una ayuda de entre el 25% y el 35% del presupuesto, con un máximo de entre 2.480 € y 3.720 €. La tramitación y aceptación de solicitudes son competencia de las Comunidades o Ciudades Autónomas donde estén ubicados los inmuebles, a quienes hay que dirigirse para solicitar las ayudas o los préstamos. Toda la información sobre el tema se puede encontrar en la página web de ayuda de TuManitas: Subvenciones y Ayudas para la Rehabilitación de Viviendas

Ahorrar agua es una prioridad hoy en día para cualquier persona mínimamente concienciada con el medio ambiente. El gasto de agua en los países desarrollados es escandaloso si tenemos en cuenta la escasez de este elemento que se produce en aquellos lugares donde las sequías son una constante. En España, el gasto medio de agua por persona y día es actualmente de 166 litros entre usos domésticos y municipales, mientras que en cada piso se gasta una media de 291 litros diarios. Y las cifras se disparan ya si hablamos de viviendas unifamiliares: 633 litros de agua al día. Estas cifras deben hacernos reflexionar seriamente, teniendo en cuanta que, además, existen formas muy fáciles y cómodas de ahorrar agua sin tener que renunciar a ninguna comodidad. Los dispositivos especiales para el ahorro en el baño son muy adecuados para ello. Su instalación, además de constituir una medida ecológica, nos permitirá ahorrar dinero en la factura anual del agua. Dichos dispositivos se colocan en las griferías, sanitarios y latiguillos y, en algunos casos, sustituyen directamente a los sistemas o los sanitarios. Los temporizadores de agua permiten graduar la temperatura a la que sale ésta; no hay que esperar a que se caliente para emplearla, por lo que no tendremos que dejar correr el chorro hasta que salga a nuestro gusto. También existen grifos ecológicos con tres posiciones de apertura; la posición media reduce el caudal al 50% del máximo. Por otra parte están los conocidos perlizadores o rompechorros, unos accesorios que se enroscan directamente a la boca de los grifos y, como su nombre indica, rompen el chorro de agua y consiguen que ésta salga con mucha presión, mezclada con partículas de aire. La cantidad de agua es menor, pero la sensación es similar. También existen duchas cuyos cabezales regulan la cantidad y el tipo de chorro de agua que queremos obtener. Más desconocidos son los interruptores de caudal giratorio y los limitadores de salida. Los primeros son unos accesorios que sirven para parar el chorro de agua de la ducha sin tener que reajustar luego la temperatura; se colocan entre el cabezal y el manguito. Los segundos se intercalan en el mismo lugar o en el latiguillo del grifo, y limitan la salida de agua (los hay de varios niveles). EL WC es, por otra parte, uno de los sanitarios que más agua limpia consume; hay modelos de bajo consumo que sólo emplean 2,3 l de agua en cada descarga, un 62% menos que los de tipo estándar. Para colocar dentro de la cisterna existen los llamados retenedores de descarga, unos contrapesos metálicos que cierran automáticamente la salida del agua; se fijan al eje central del sistema. Todos estos dispositivos pueden encontrarse en almacenes de fontanería y centros de bricolaje, pero también a través de la empresa RST-Tehsa (www.tehsa.com)  

cementp pulidoLos suelos de cemento pulido no son una novedad de los últimos años, aunque es cierto que las tendencias decorativas actuales, basadas en espacios de estética industrial (como los famosos lofts), han vuelto a poner de actualidad este tipo de pavimentos. Aunque principalmente los suelos de cemento se emplean para espacios como garajes, almacenes o pistas de exterior, también pueden integrarse perfectamente en interiores, e incluso emplearse como revestimiento para paredes. La técnica clásica del cemento pulido consiste en enrasar la superficie del pavimento aplicando una capa de mortero, sobre la que se espolvorean pigmentos en polvo mientras está fresco (para darle color) y un preparado a base de cuarzo y otros aditivos al que posteriormente se le somete a un pulimentado con una máquina llamada fratasadora o, más comúnmente, “helicóptero”. Este proceso lo llevan a cabo profesionales especializados, ya que tender el cemento y pulirlo son trabajos muy complicados que requieren de la intervención de especialistas. Para proteger el suelo y conservarlo en buen estado durante más tiempo existen resinas y ceras específicas que, además, le aportan más brillo. Aparte de este procedimiento, actualmente existen nuevos materiales que proporcionan acabados estupendos con gran variedad de opciones para elegir.

Uno de ellos es el llamado Microcemento Alisado, un producto que puede darse en paredes y techos, pero que también sirve para revestir superficies como encimeras de cocina o muebles de obra. Se trata de una capa cerámica de entre 1 y 2 m de espesor, que, entre otras ventajas, permite ser aplicado sobre materiales ya existentes, como cerámica o azulejos. Esto aminora considerablemente el tiempo de trabajo y las obras de renovación de los espacios; a pesar de tratarse de un acabado bastante caro (sale por unos 70 €/2), la reducción de la mano de obra y el tiempo de trabajo hacen que sea una buena alternativa a considerar. Si está buscando profesionales instaladores de Cemento Pulido no dude en pedir presupuesto gratuito en TuManitas

Otra buena opción es el llamado Microbetón, un revestimiento cementicio de entre 2-3 m de espesor que proporciona un acabado similar al del hormigón alisado a mano de manera artesanal. Este pavimento no precisa de juntas ni requiere levantar el suelo existente, y está disponible en 20 colores. Y para aquéllos que quieran un suelo con la calidad y el mismo aspecto que los de cemento pulido, pero no les interese “mancharse las manos” ni recurrir a profesionales especializados, pueden colocar en su vivienda un laminado que imite estos pavimentos; por ejemplo, la firma Quick-Step dispone de unas losetas que imitan el acabado de las baldosas de cemento australiano pulimentado.

Los problemas en las cisternas del WC son muy comunes en aquellos sanitarios que tienen unos cuantos años. En algunas ocasiones es recomendable acudir a los profesionales para solucionar el problema, sobre todo si nos vemos en el caso de tener que cambiar el aparato en sí y realizar las nuevas conexiones con las redes de desagüe y alimentación de agua. Sin embargo, antes de tomar decisiones radicales, aquellos aficionados al bricolaje que se atrevan pueden intentar arreglar algunos problemas con garantías de que la solución será efectiva y duradera. Lo primero que debemos conocer son las diferentes partes de que consta una cisterna. Se trata de un mecanismo muy sencillo: dentro del depósito hay un sistema de alimentación (para llenar la cisterna), otro de descarga (facilita la salida del agua hacia la taza) y un conjunto de flotador (regula la cantidad de agua que sale hacia la taza y posibilita el llenado de nuevo). Una vez conocidas las partes y su funcionamiento, veamos qué problemas pueden presentarse. Un caso muy común es que nos encontremos con que el agua fluye constantemente hacia la taza y, por consiguiente, la cisterna nunca se llena. Lo primero que hay que hacer es desenroscar el tornillo del tirador y retirar la tapa. El flotador (o la bola, en cisternas más antiguas) va unido a un brazo o varilla que lo comunica con el regulador de caudal. Para detener el flujo del agua, hay que girar el tornillo que une ambos elementos en el sentido de las agujas del reloj hasta escuchar que el agua deja de fluir. Si la cisterna es más vieja, probablemente no disponga de tornillo de regulación; en este caso, habrá que doblar la varilla por el centro, de manera que el flotador se hunda algo más en el depósito. En otros casos el problema no termina ahí, sino que probablemente hay que ajustar o cambiar los componentes del sistema. Por ejemplo, la cisterna se une a la taza mediante dos tornillos y juntas de goma; si las juntas están flojas o deterioradas, habrá que cortar la alimentación de agua, vaciar la cisterna, enjuagar el tanque con una esponja, retirar los tornillos y cambiar las juntas. Si vemos que el agua gotea en el punto donde el latiguillo o tubo de alimentación se une con la cisterna, probablemente será suficiente con apretar la tuerca; pero si está pasada de rosca, entonces habrá que sustituirla. En cuanto a la presencia de grietas en la cisterna, suponen un asunto más complicado; en estos casos, lo mejor es adquirir un nuevo sanitario y acudir a un fontanero profesional para que nos los sustituya.

tuberias 

Desde hace ya bastante tiempo, las tuberías de cobre han sustituido a las de plomo en conducciones de fontanería, al tratarse este último de un metal potencialmente tóxico. Sin embargo, el cobre está muy lejos de ser el material definitivo para este tipo de instalaciones; durante los últimos años se han popularizado rápidamente las tuberías y accesorios hechos de materiales plásticos, mucho más ecológicos y fáciles de manejar. ¿Cuál es la mayor ventaja de estos materiales? Está muy claro: no precisan de soldadura para unir las piezas entre sí, con lo que el tiempo de instalación se reduce al máximo. Aunque estos tubos son algo más caros que los de cobre, dependiendo de la envergadura de la instalación suele merecer la pena colocarlos, ya que el tiempo de mano de obra se reduce considerablemente. Además son los más indicados para trabajos de bricolaje, porque su manejo es mucho más sencillo que el del cobre.
Pueden encontrarse sistemas de tres tipos:
Multicapa: para conducciones de agua fría y caliente; estos tubos están especialmente recomendados para calefacción, por ser muy seguros. Su nombre obedece a las cinco capas que componen el material: polietileno reticulado, capa adhesiva, aluminio, adhesivo y aislante.
Polietileno reticulado: más conocido por el nombre de Wirsbo (firma que comercializa uno de los productos disponibles en el mercado). Se emplea generalmente para conducciones de agua fría. Para las de agua caliente se usa el tubo llamado Pex, y para calefacción, el denominado Evalpex.
Polipropileno: los instaladores profesionales lo conocen como PPR y puede emplearse para circuitos de agua fría, caliente y calefacción (en este último caso se ha de emplear un tubo de tipo faser).
Para trabajar estos materiales se emplean herramientas habituales para trabajos de fontanería, como la llave de pico de loro o los cortatubos, con la ventaja de que no hay que contar con el equipo de soldadura. Así, todas estas ventajas hacen de los materiales plásticos una apuesta de futuro en el campo de la fontanería.

alicatar baños

Una de las tareas fundamentales en albañilería es el alicatado. Aunque es frecuente recurrir a los servicios de un profesional para poner azulejos en cocinas o cuartos de baño, los más osados pueden ahorrarse sus honorarios si se animan a ponerse ellos mismos manos a la obra. Para este trabajo necesitarás unas herramientas muy específicas y seguir los pasos detenidamente. Sin duda, se trata de un reto complicado, pero a la vez enriquecedor y gratificante para los amantes del bricolaje.

Herramientas necesarias

El cortador de baldosas.
Las tenazas "boca de loro".
El nivel de burbujas y regla.
La plomada y cordel.
El mazo de goma.
La llana dentada y la paleta de albañil.
La llana de goma.
La amoladora.
Tubo de silicona y pistola aplicadora.
Las protecciones.
Preparación de las paredes
Antes de nada, igualaremos la superficie cubriendo los agujeros y las fisuras con una masilla tapaporos elástica. En el caso de que haya restos sueltos, los eliminaremos con un raspador triangular antes de aplicar la masilla. Una vez ésta se haya secado, lijaremos la superficie para dejarla totalmente lisa. Cuando se trata de una pared con papel pintado, no se puede alicatar sin antes haber arrancado el papel, ya que los azulejos pesan demasiado y podrían arrancarlo. Para despegarlo fácilmente utilizaremos vapor.

Sobre las paredes pintadas tampoco podremos alicatar directamente, antes las debemos desengrasar. A continuación las lijaremos con un papel de lija grueso, eliminando cualquier resto suelto para mejorar la adherencia. Las superficies muy porosas (yeso, ladrillos, cemento u hormigón) las tendremos que tratar previamente con una imprimación especial para evitar que absorba la humedad de la cola, ya que, de lo contrario, la adherencia sería menor.

En el caso de paredes húmedas, lo primero es localizar el origen (goteras de una tubería, humedad que suba por capilaridad, etc) para solventar el problema con el producto apropiado. En caso contrario, la humedad volverá a aparecer con el tiempo, dañando nuestro trabajo.

Comenzar a alicatar
Empezaremos trazando una línea vertical en medio de la pared con un cordel y una plomada. Nunca debemos empezar desde un rincón ya que las paredes no suelen formar un ángulo recto. En los rincones y uniones con otras paredes colocaremos azulejos cortados, ahí el corte será menos visible. Al cortarlos, desaprovecharemos muchos azulejos, así que compraremos siempre un 10% más de los que en principio necesitemos.

Para distribuir los azulejos, primero dibujaremos un plano para calcular cuántos utilizaremos, los que cortaremos para prever la colocación simétrica alrededor de las aberturas. Igualmente decidiremos la separación entre las juntas que puede ser de 2 mm. a 5 mm, incluso 8 mm. para los azulejos de 15 x 15 cm. Para la adhesión, actualmente se utiliza cola impermeable. La aplicaremos con una espátula dentada haciendo pasadas horizontales. La cola puede ser cemento-cola, pasta adhesiva o cola funguicida para los lugares húmedos.

pidepresupuestos sin compromiso
Necesitas ayuda para Alicatar Paredes? Describe tu trabajo a realizar y
recibe cientos de presupuestos gratuitos

El primer azulejo lo colocaremos siguiendo la plomada y en la parte inferior de la pared, apoyado sobre una encimera, el borde de la bañera o sobre un listón de madera provisional. Pero siempre dejaremos una pequeña separación con unas piezas de plástico cruciformes para posibles movimientos.

A medida que vayamos ubicando los azulejos, también colocaremos las piezas de plástico cruciformes en los ángulos superiores para que todas las juntas tengan la misma separación. Con una regla de aluminio iremos comprobando que vayan quedando totalmente planas contra la pared y, en caso contrario, les daremos unos ligeros golpes con un mazo de goma.

Los acabados
En los lugares como las esquinas y rincones, donde tengamos que colocar parte de un azulejo, lo cortaremos previamente con un cortador específico a la medida necesaria. Marcaremos con un lápiz el corte y pasaremos la cuchilla del cortador. Bajando el mango, partiremos el azulejo o, en su defecto, lo apoyaremos en un ángulo y le daremos un ligero golpe por detrás.

Si hemos de realizar una abertura en el borde de un azulejo, primero de todo marcaremos con un punzón la línea de corte y seguidamente cortaremos trocitos con las tenazas de boca de loro. Una vez cortado, puliremos los bordes con la lima.

Para hacer una abertura en medio de un azulejo, por ejemplo una tubería, primero marcaremos el contorno y luego haremos sucesivos agujeros dentro de éste círculo con el taladro (pero a bajas revoluciones y sin el percutor). Para despegar esta zona le daremos unos golpecitos, igualaremos los bordes con las tenazas y lo limaremos.

Una vez terminado el trabajo y la pared seca (necesita un día), aplicaremos el tapajuntas, que puede ser blanco o del color de los azulejos. Sobre ellos lo extenderemos usando una llana de goma y, cuando empiece a secarse, limpiaremos las zonas superfluas con un trapo o una esponja.

En las uniones con bañeras, platos de duchas o encimeras, aplicaremos una junta de silicona fungicida. El acabado final lo conseguiremos mojándonos el dedo con agua jabonosa y pasándolo por encima de la tira de silicona.

Veamos cómo podemos instalar griferías en sanitarios.

Instalación: las griferías actuales disponen de una base que se instala mediante la rosca que incorpora. Instálalo en el orificio del lavabo o fregadero sujetando esa base con la junta y la tuerca con la ayuda de una llave inglesa. Los grifos de pared se instalan de distinta forma.

Tuberías: cuando hayas fijado el grifo veras que bajan dos tubos de unos 10 mm de diámetro (el que tiene una marca azul es para el agua fría y el que tiene una marca roja para la caliente). Son de una material que puede ser flexible o rígido pero se puede curvar para adaptarlos al espacio disponible. Si fueran demasiado largos puedes cortarlos con un corta tubos para cobre.

Llaves de paso: los tubos antes mencionados debes empalmarlos a la llaves de paso de codo ( lado 3/8″) que se encuentran bajo el lavamanos. Te recomendamos empalmar la tubería del grifo directamente a la llave de paso, soldándolos o usando racores de presión o flexibles asegurando su hermetismo.

Tubos flexibles: disponibles en diferentes longitudes, son de caucho sintético recubierto de un trenzado en acero inoxidable. Acaban en una tuerca para sujetarlos a la llave de paso. Algunos disponen de unos extremos cónicos que aseguran el hermetismo sin necesidad de realizar soldaduras ni reforzar las juntas. Los tubos flexibles son más fáciles de instalar.

Los acabados: los grifos disponen de un filtro perlizador. Lo puedes desmontar y te recomendamos que lo limpies regularmente para eliminar la cal. Este filtro elimina las salpicaduras y regula el caudal para producir un chorro agradable para lavarse las manos.