pavimentos

Suelo ceramico madera

La madera es un material que siempre queda bien en los suelos. El salón, los dormitorios o las entradas ganan muchos puntos cuando sus pavimentos se revisten de este noble material. Además de ser cálido y bonito, el suelo de madera dura muchos años en buenas condiciones si se mantiene adecuadamente. Pero hay ciertas zonas de la casa donde la madera no siempre es bienvenida… Por supuesto, me refiero a los cuartos húmedos: la cocina y el baño. Y es que la madera no se lleva bien con el agua. Pero hay opciones que nos permiten disfrutar de su belleza en toda la casa.

Suelo Vinilo Altro
Suelos de Vinilo Altro

Los suelos de vinilo están fabricados a partir de un polímero denominado
cloruro de polivinilo y conocido comúnmente como PVC. Las características
que aporta este material a los suelos tienen que ver con su impermeabilidad, su
carácter antideslizante y la facilidad de limpieza. Pero, además, en el proceso
de elaboración del PVC, se pueden añadir algunos componentes químicos que
permiten modificar las propiedades, añadir pigmentos o agentes bactericidas, entre
otros. Este hecho es muy importante a la hora de buscar aplicaciones específicas
para este tipo de suelos que, gracias a la innovación y el desarrollo tecnológico,
están aumentando su implantación en el sector industrial, como suelos de
seguridad; en el sector de la restauración; en el sector sanitario y en instalaciones
deportivas y de ocio.

Los principales fabricantes de suelos de PVC desarrollan productos específicos que
dependen del uso al que estén destinados. Las características técnicas que reflejan
la calidad y que determinan el uso que puede tener cada tipo de suelo vienen
dadas por algunos parámetros como los siguientes: resistencia al deslizamiento,
resistencia a la abrasión, resistencia a los materiales químicos, resistencia a la
luz, aislamiento acústico o espesor, entre otros. Estos parámetros toman valores
determinados en cada tipo de suelo y son los que determinan su uso.

En el caso de suelos que se usen en zonas húmedas, como baños o suelos de
piscinas, la resistencia al deslizamiento es un factor importante; mientras que en
suelos que se usan en zonas sanitarias, la resistencia a los productos químicos y a
productos bacteriostáticos, es una característica esencial. A los parámetros técnicos
se une también el aspecto de diseño, en el que el color es un factor fundamental.
La posibilidad de añadir pigmentos al PVC ha permitido crear toda una gama
de colores muy vivos y atractivos que han generalizado el uso de este tipo de
pavimentos en zonas de juegos de niños y en zonas de ocio y colegios.

Además de las características técnicas del suelo, la colocación del mismo es
muy importante para garantizar el máximo rendimiento de las propiedades que
aporta este tipo de pavimento. De esta forma, se deben utilizar los adhesivos
destinados a este uso y elegir, de forma adecuada, el zócalo y los acabados. Otros
materiales como los productos de limpieza, cintas adhesivas, sellantes o capas
underlay, para potenciar el aislamiento acústico, han de ser elegidos siguiendo las
recomendaciones de los fabricantes del suelo.

Grandi Formati_back

Los profesionales que se dedican especialmente a solar y alicatar con piezas cerámicas conocen de sobra las complicaciones que supone manejar piezas de gran formato. Su peso y su tamaño dificultan enormemente su uso y crean problemas a la hora de conseguir superficies bien niveladas y con separaciones mínimas, especialmente cuando se trata de suelos cerámicos rectificados. Sin embargo, recientemente hemos conocido una nueva gama de productos que, trabajados en grupo, consiguen resultados excelentes.

suelo autoadhesivo lamas madera

Un suelo nuevo hace muchísimo por cualquier habitación de la casa. Los suelos son, desde luego, las superficies que más sufren de la vivienda: pisadas, manchas, fregados, barro, muebles que se deslizan… Esto hace que su renovación sea algo imprescindible a lo largo de los años, especialmente si se trata de pavimentos no demasiado resistentes. Para el suelo del baño, hoy os propongo dos opciones: pavimentos adhesivos que se ponen rápidamente, y cerámica con suelo radiante.

ambiente suelo amarillo Ikea

La crisis (ay, la crisis…) que llevamos sufriendo ya durante tanto tiempo tiene también aspectos positivos, aunque no lo creáis. Uno de los que a mí más interesantes me parecen es el desarrollo de soluciones ingeniosas, económicas y sostenibles para realizar reformas y obras en casa, con el menor gasto posible. Por ejemplo, si hace unos años un propietario quería renovar un suelo no se lo pensaba dos veces: quitaba el que había, colocaba otro y asunto terminado. Pero en los tiempos que corren se impone la necesidad de minimizar los gastos y escoger soluciones más asequibles.

catwalk_1

Los sistemas de iluminación a base de LEDs (Light Emitting-Diodes) han sido la revolución lumínica de los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI. Los LEDs son increíblemente económicos y ahorrativos, pudiendo iluminar los espacios durante mucho más tiempo que cualquier otra fuente de luz artificial y con un coste energético mínimo. Esto los convierte, además, en artículos sostenibles perfectos para casas ecológicas o con aspiraciones a serlo. Si en principio los LEDs únicamente podían utilizarse para aplicaciones como linternas o luces de monitorización y señalización, en la actualidad ya forman parte de luminarias domésticas como los focos encastrados, las luces puntuales de trabajo para cocinas o estanterías, e incluso lámparas de última generación.

El cemento blanco es uno de los materiales más empleados en aquellos trabajos que requieran un acabado fino y pulido, pero sin renunciar a la resistencia. Especialmente empleado en trabajos de alicatado y solado, el cemento blanco adquiere su tonalidad gracias a la ausencia del óxido de hierro. Es muy utilizado en los trabajos ornamentales y también en los decorativos, puesto que si lo juntamos con otros pigmentos, podemos obtener unos coloridos resultados.

Otra curiosidad más: Se diferencia de otros cementos en el proceso de molienda, es decir, el polvo de su preparación está reducido a partículas muy finas, que aportan una textura menos rugosa y más pulida. Su similitud con la apariencia del yeso es alta, no obstante, el cemento blanco presenta una mayor resistencia.

Como particularidad adicional, una de las peculiaridades del cemento es su tiempo de fraguado, en el cual el material es manejable y se puede moldear. Por norma general, este fraguado tiene una duración de 60 minutos, en los cuales se debe aprovechar para trabajar el material. Por esto mismo, es recomendable no preparar más cantidad de la necesaria, y así no desperdiciar el material.

Imagen: 123rf.com

 

¿Pensando en revestir el suelo de tu vivienda? Independientemente de si te decides por vinilo, baldosa o moqueta, deberás contar con un suelo liso, llano y limpio. Los desniveles y socavones son los errores a subsanar más habituales  antes de iniciar cualquier trabajo de revestimiento. Te enseñamos los puntos clave para que tu nuevo suelo cuente con un resultado inmejorable. Toma nota!

Reparación de tarimas

Si la superficie que deseas cubrir es entarimada, es posible que hayas identificado alguna irregularidad en la madera. Para solucionar este desperfecto, rellena esos pequeños huecos s o fisuras con masilla especial. Después de esperar el tiempo de secado indicado por el fabricando, podrás revestir tu suelo.

Si, por el contrario, alguna lama presenta un aspecto astillado, lo más recomendable es retirarla, así eviatarás problemas mayores. Para mejorar la adherencia del nuevo pavimento al antiguo suelo, es posible que necesites lijar la superficie ligeramente, liberándola de ceras y barnices que puedan entorpecer la adherencia entre materiales.

Sustituir baldosas

Si, por el contrario, la superficie a revestir es embaldosada, hazte con un martillito para descubrir qué baldosa es la hueca. No falla, el ruído las delata. Levántalas y rellena el hueco con mortero. Sólo así comenzarás tu trabajo de revestimiento con buen pié.

El recrecido, para casos extremos

Si los desperfectos en tu suelo ocupan más del 20 % de la superficie, vas a necesitar recrecer la zona. Así, se aplica una capa de mortero en toda la superficie, igualándola y dejándola a ras.  El uso de este tipo de pasta niveladoras sueles requerir de una a dos capas, en función de la profundidad de los socavones.  Además, deberás esperar un día para que su secado sea el necesario para recubrir la superficie. Una vez finalizado este proceso, ya podrás pavimentar tu suelo.

Imagen: Estilopeques.es

Si eres un@ de los afortunad@s que cuenta con un jardín de considerables dimensiones en su casa, seguro que alguna vez has pensado en cómo hacer un camino transitable. Los caminos en el jardín no sólo conducen  hasta el acceso de la vivienda, si no que evitan las pisadas en el césped y otorgan un toque de lo más estético a la composición general de la escena.

Opciones de qué material emplear hay varias, pero primero deberás comprobar si tu suelo es drenante. La acumulación de agua en ciertos huecos podría provocar encharcamientos y el consecuente deterioro del material, así que toma nota de estos consejos:

Losetas sin mortero: Nos referimos a losetas independientes, dispuestas en hilera. Para colocarlas, deberás retirar la parte del césped que se acumule debajo de ellas, y hundirlas en la tierra. Es un camino poco resistente, sólo apto para aquellos jardines que no son muy transitados.

www.plantasyjardines.es

 

Piedra natural: La opción más estable, pero también la más compleja. Para crear tu propio jardín de piedra, deberás cavar una zanja en el terreno y verter sobre ella mortero. Después, fijar las diferentes placas de piedra, y rellenar las juntas con mortero. Eso si, cuidado con la nivelación, esta será indispensable si deseas un efecto uniforme .

Infojardin.com

Adoquines: La opción más acertada para senderos muy transitados. Los adoquines presentan una especial resistencia a la fricción y a la humedad. Tan sólo deberás asegurarte de incorporar un poco de pendiente para liberar el agua acumulada en la superficie.

Jardnsapossessi.blogspot.com

Gravilla: La opción más sencilla de realizar, y también la más económica por su bajo mantenimiento: bastará con rastrillar la zona para evitar las acumulaciones del material y repartirlo de modo uniforme. Si te animas a crear un sendero de gravilla en tu jardín, excava una zanja, extiende una malla antihierbas y vierte sobre ella el material.

www.jardineria.pro