investigación

Partí­culas de vidrio, lodo del alcantarillado, ceniza producida por los incineradores industriales…¿materiales inútiles? Pues, al parecer, no. Y es que el ingeniero británico John Forth ha juntado estos deshechos para lograr un ladrillo que, según su creador, es más resistente que el cemento. El nombre de esta nuevo material es Bitublock, y el amalgama sobre el que se unen sus compenentes es llamado “bitumen” , un betún de fórmula desconocida, secreto comercial celosamente guardado por sus inventores. Y no es para menos, pues su fabricación es, cuanto menos, curiosa:

Primero, se trituran los diferentes materiales de desecho y se echan en un contenedor de cemento común. Después, a la mezcla se le añade el “bitumen” como aditivo, a fin de que los elementos se entrelacen y creen un material homogéneo. Posteriormente, la mezcla se coloca en un molde con la forma y tamaño del ladrillo , y se la somete a altas temperaturas.

Ante el calor, el “bitumen” se oxida y esto permite que el material se endurezca tanto como el concreto.

El Bitublock cuenta con un característico color negro, una consistencia sólida y, por si fuera poco, en su proceso de fabricación se invierte menos energía que en la fabricación de cemento o arcilla, por lo que también es respetuoso con el medio ambiente. ¿Será esta una nueva revolución en la construcción?

Imagen: Ecolosfera.com

¿Buscas un material alternativo para tus techos? Pues te presentamos Cyber Flex, una novedad venida de la mano de la empresa Sterling Crown, especializada en la creación de techos. Sus especialistas se han puesto manos a la obra para investigar sobre el microcemento y, finalmente, han creado unas placas de fibra de cemento y celulosa, las cuales ofrecen una gran resistencia y perdurabilidad.

 Y no sólo eso. Estos nuevos techos prometen ser ignífugos, no son conductores del calor y ofrecen una gran resistencia frente a la humedad. Además, tampoco atraen insectos o termitas, ni se agrietan. Los diferentes acabados son múltiples: decorativos, con vinilo, etc…

¿Te animas a instalarnos en tu hogar?

Imagen: www.sterlingcrown.com

 

El policloruro de vinilo, más conocido como PVC es uno de los materiales más demandados en construcción. Se presenta como un material blanco que se reblandece alrededor de los 80 ºC y se descompone a los 140 ºC. Se trata de un material dúctil – fácilmente maleable-, de gran estabilidad y resistencia ambiental. En la industria de la construcción, se presenta de dos tipos:

Rígido: tuberías, ventanas, marcos, envases…

Flexible: Pavimentos, recubrientos, techos tensados…

Las características que presentan son diversas:

– Es rentable: su coste es muy bajo.

– Cuenta con una gran resistencia, los elementos construídos a partir de este material pueden durar más de 70 años.

Ignífugo: Ni se quema con facilidad, ni se prende por sí solo.

– Se vuelve flexible sin necesidad de someterlo a altas temperaturas.

En cambio, y según las fuentes consultadas, la sobre exposición al cloruro de vinilo puede “producir daños permanenentes al hígado, reacciones del sistema inmunitario, daño a los nervios y cáncer del hígado”. Así mismo, también se desaconseja su incineración, -debido ala toxicidad del humo resultante en la combustión-.

Fuente: Wikipedia.com.

Imagen: atomictoasters.com

La arquitectura bioclimática se trata de una especialidad que pretende combinar el confort, el ahorro energético y la sostenibilidad con el medioambiente. Aunque pueda parecer un término novedoso, en la antigüedad ya se construyó en torno a la idea de optimizar los espacios en función de la exposición solar, la climatología y las características geolocales del medio.

Una casa construída según la arquitectura bioclimática puede resultar más cara de lo habitual, pero este coste inicial se ve amortizado con el descenso del consumo energético. Por ejemplo, este tipo de viviendas no precisan de sistemas de climatización, si no que aprovechan la estructura arquitectónica para termoregularse.

Así, la arquitectura bioclamática hace hincapié en diversos puntos relativos a la construcción:

Aislamiento térmico

La arquitectura bioclimática considera que un buen aislamiento es fundamental para mantener la temperatura correcta en el interior de la vivienda. Como tal, en este tipo de construcciones cobran protagonismo los muros gruesos, aquellos que ayudan a retener el calor y detienen su desaparición.

Orientación de la construcción

En el hemisferio norte, los acristalamientos deberán situarse de cara al sur; en el hemisferio sur, deberán orientarse al norte. Así, los huecos acristalados quedarán de espaldas al sol en verano, por lo que se reducirá la exposición solar y el consecuente aumento de temperatura cuando el sol más apremie.

Ventilación

La ventilación cruzada consiste en la diferencia de presión y temperatura entre dos estancias opuestas. Así, la corriente de aire circula por el interior de la vivienda, refrigerando las habitaciones.

Soleamiento

Las casas propias de los climas fríos requerirán de ventanas más grandes para captar el máximo de radiación solar. Del mismo modo, los entornos cálidos deberán contar con ventanas más pequeñas y alargadas, limitando el paso de los rayos del sol.

 

 

 

Que en la construcción se emplean multitud de materiales y de componentes no es ninguna novedad. Ahora bien, lo que sí lo es novedoso es lograr que los materiales sean ecológicos o, en su defecto, el proceso de fabricación sea más limpio. Así, ingenieros y arquitectos se han puesto manos a la obra (nunca mejor dicho) para llegar a soluciones más implicadas con la sostenibilidad, con las mismas prestaciones y, en ocasiones, con mayor durabilidad.

Grava a partir de demoliciones

La habitual escena del edificio derrumbado y sus consecuentes escombros es mucho más alentadora de lo que parece. Al día de hoy, ese material malogrado se reutiliza. A través de un tratamiento especial, es reconvertido en gravilla y arena para formar cemento, el que a su vez será el amalgama base para levantar otras estructuras públicas. Sorprendente, ¿verdad?. Por cierto, la primera obra pública de estas características se trata de un puente en Valencia, inaugurado en 2009.

Reutilizar neumáticos para crear asfalto

Así mismo, algunas innovadoras empresas, tal es el caso de Guerola, está empleando otros elementos menos contaminantes para la fabricación del asfalto. Su idea es más ingeniosa: emplean neumáticos utilizados para lograr el color oscuro que revestirá las carreteras españolas. Antiguamente se quemaba combustible para lograrlo, suponiendo un extra de poluicón en nuestra atmófera. Hemos avanzado, ¿verdad?.

La nanotecnología, una gran aliada

La nanotecnología es la ciencia que trabaja en la manipulación de materiales a escala de átomos. A través del uso de esta ciencia, se están remplazando elementos utilizados en la fabricación de cemento, por otros menos dañinos para el ecosistema. Todavía nos encontramos en la etapa de pruebas, pero ¿es posible tener algún día un cemento 100 % ecológico?. El tiempo dirá!

Aunque la producción de materiales con amianto está prohibida en España desde el 2002, siempre es interesante hacer una visión atrás para examinar en profundidad los peligros que entraña el uso de esta materia.

El amianto es un mineral que se extrae de minas a cielo abierto. Las más importantes se encuentran en China, EE.UU, Canadá, Sudáfrica y la antigua URSS.  Tras la Segunda Guerra Mundial, el amianto empieza a popularizarse en la construcción de inmuebles, sosteniéndose así hasta bien entrada la década de los 70.  Su éxito se debió al bajo coste y sus múltiples aplicaciones (se dice que en más de 3.600 industrias: construcción, ferroviaria, nuclear…) y no  fue hasta la década de los 90 cuando la sociedad se alarmó de los daños que podía ocasionar su uso.

El amianto cuenta con unas fibras que se introducen en el cuerpo a través de las vías respiratorias. Estas, tras diversos estudios, han demostrado ser cancerígenas. Además, debido a su naturaleza aerodinámica, estas fibras dañiñas pueden quedar suspendidas en el aire, aumentando así su riesgo de inhalación.

Tras una exposición reiterada al amianto – en concreto, a sus fibras-  puede degenerar en tres enfermedades posibles.

-Cáncer de pulmón. Esta es la más habitual, siendo las fibras de amianto azul las que más dañan nuestro organismo.

-Mesotelioma maligno: Otro tipo de cáncer, más específico. Se ha manifestado en personas expuestas al amianto 30 años antes.

-Asbestosis: Enfermedad pulmonar crónica, generada por las fibras de amianto. Dificulta la respiración y causa severos dolores.

Para evitar la presencia del amianto en nuestros hogares, se debe realizar una inspección global en la edificación. Si eres un particular y sospechas acerca de la existencia de amianto en tu hogar, deberás consultar a empresas especializadas que determinarán si existe o no este riesgo.

Fuente: www.amianto.net

Imagen: Olx.es

 

 

 

¿Recubrimientos sucios?, ¿derramas inasumibles?, ¿fachadas antiestéticas?.  Parece que las situaciones generadas por las fachadas sucias ya ha llegado a su fin. Expertos del Instituto de Tecnología de los Materiales (ITM) de la Universidad Politécnica de Valencia se hallan investigando acerca de nuevos materiales que prometen hacernos la vida más fácil.

Según estos expertos, ciertos materiales como la piedra natural, cerámicos y cementos, tienden a ensuciarse por los agentes externos. La polución y  la climatología son sus principales enemigos, así que ¿porqué no pensar en un material que se limpie por sí mismo?.

La solución es el dióxido de titanio. Este novedoso material genera un óxido por sí mismo que destruye las colonizaciones bacterianas y la materia orgánica que se pose sobre el mismo, causante de la suciedad. Además, es completamente inocuo -no toxicidad- y cuenta con una mayor estabilidad. El secreto está en el tamaño de sus partículas – tan sólo unos nanometros- que hacen que el agua que se pose sobre estos se acumule en forma de láminas, y no de gotas. Este fenómeno elimina la adherencia de las bacterias, y mantiene el revestimiento limpio por más tiempo.

Aunque aún tendremos que esperar a que este nuevo material se popularice, los científicos avanzan que se trata de toda una revolución. ¿Seremos testigos del fin del deterioro de las fachadas? ¡Os mantendremos al tanto de más noticias!

Imagen: Nortonei.com

 

Las soluciones más inteligentes son siempre las más rápidas, sencillas y baratas, y, por supuesto, eficaces. ¿Y qué más inteligente que recuperar estructuras en desuso para darles una nueva utilización? Se ahorran los costes de construcción (y también los de recogida y destrucción), dejamos de generar más basura y deshechos, y la construcción es mucho más barata.

Probablemente, todo esto fue parte de lo que pensó el arquitecto José Mendoza Milara cuando imaginó el proyecto del Centro Cultural y Social “El Farito”, en el barrio de El Cerrillo en Castuera (Badajoz). Su idea es bien sencilla, y por lo mismo, brillante: recuperar contenedores de obra para levantar la infraestructura del centro.

La edificación, que cubre un total de ciento doce metros cuadrados, cuenta con un presupuesto de tan sólo cincuenta y ocho mil euros. Los contenedores de obra, según el arquitecto, “generan una sólida estructura mediante la superposición de bloques habitables que permiten una construcción rápida y sencilla mediante ensamblaje, a la manera de gigantes piezas de lego”.

Una vez colocados, los contenedores no quedarán a la vista tal cual, sino que se ocultarán con un revestimiento de piedra y madera para que se integren sin problemas con el espacio y el entorno en el que se van a ubicar.

Entre las ventajas que presenta este peculiar sistema de construcción, podemos señalar que los contenedores pueden revestirse con materiales aislantes o equiparse con soluciones que proporcionen energía de fuentes sostenibles: paneles térmicos o fotovoltaicos, cubiertas ajardinadas, sistemas de aprovechamiento de agua de lluvia, etc.

La idea es no quedarse ahí, sino continuar investigando las posibilidades arquitectónicas de este tipo de estructuras. Por supuesto, no se trata de construir de esta manera todos los edificios, sino de utilizar el sistema cuando resulte barato y conveniente. Se trata del tipo de soluciones que necesita actualmente el planeta, la sociedad y el sector: baratas, ingeniosas y sostenibles.

Fuente: Hoy.es

El problema de la vivienda sigue siendo importantísimo en nuestra sociedad. Todos tenemos derecho a una vivienda digna… Pero pocos tienen los medios para adquirirla.Y si hablamos ya de gente muy joven, resulta prácticamente imposible. Por eso, el estudio de arquitectura Andrés Jaque Arquitectos ha puesto en marcha un proyecto de lo más novedoso para alojar a los hijos de una pareja que se marcha a vivir a Galicia.

Ante la crisis, Andrés Jaque Arquitectos propone la Tupperhome, una respuesta arquitectónica qué lucha en tras aspectos contra esta crisis financiera:

Menos espacio, más equipado: al incrementar la especialización de las soluciones tecnológicas, puede optimizar el uso del espacio.

Marketing demostrativo, el usuario vende: una nueva forma de vender inspirada en la publicidad creada por la empresa Tupperware, de la que toma nombre el proyecto.

Comunidad:
Tupperhome quiere ayudar a la emancipación de la sociedad en dos aspectos. Por lado, a sus compradores, con la reducción de gastos. Y, por el otro, la elevación del nivel de formación de los operarios productores e instaladores.

El primer prototipo, del que nace el encargo, ya ha sido construido en Madrid. Un apartamento de 30 m2 en el que vivan los cuatro hijos de una familia de Madrid, cuyos padres se van a vivir a Galicia. Una casa de plástico que mantiene encapsulado, igual que una tartera con croquetas, un mensaje de cariño y confort hogareño.

flor-lotoLa Naturaleza tiene muchísimo que enseñarnos a los seres humanos, en todos los campos; y, aunque os parezca increíble, tambén es el caso de los materiales de construccion. En este post vamos a centrarnos en una hermosa y exotica flor: la flor del loto. Desde los años 70, su superficie ha sido objeto de investigacones exhaustivas. ¿Por qué? Muy sencillo: para averiguar por qué estas flores permanecen siempre limpias y casi secas, incluso después de la lluvia.

El efecto ha tomado el nombre de la flor, y consiste en la capacidad que tienen estas plantas para  no mojarse, quedando el agua en forma de gotas en su superficie y resbalando hasta caer, lo que hace que arrastren el polvo o la suciedad, manteniéndose así  siempre limpias.

En los años 70, un científico se preguntó porqué en algunas superficie  el agua se extende por toda la superficie, mientras que en otras se forman gotas. Observando la estructura de las hojas al microscopio, descubrió que las superficies más rugosas, con pequeños montículos en su estructura, eran las que mayor capacidad tenían de separar el agua en forma de gotas, permaneciendo así secas.

La presencia de nanopelos (pelos de calibre ínfimo, sólo visibles con microscopios de alta potencia) ayuda también a lograr este efecto; las flores de loto, al disponer  de ambas características, son el ejemplo perfecto.

Con esta tecnología se han desarrollado productos como por ejemplo la pintura Lotusan de Beissier, para pintar fachadas; esta pintura hace que, cuando llueve, el agua de la lluvia resbale por la superficie de la casa y arrastre consigo la suciedad, logrando tener la fachada limpia durante mucho más tiempo.

Interesante, ¿verdad? Quién sabe qué será lo próximo a descubrir…

Imagen: [email protected] Lorenz.