Infraestructuras

El muro Trombe es un dispositivo empleado para retener el calor dentro de las construcciones. No cuenta con sistemas complejos ni requerimientos técnicos, su secreto es muchísimo más sencillo. Este tipo de muro, empleado en las construcciones de edificios, están levantados con materiales que retienen el calor, como la piedra, el hormigón o el adobe. Posteriormente, suele incluir algún elemento de vídrio abatible, para favorecer la ventilación. Por norma general, suelen orientarse al norte en el hemisferio sur, y al sur en el hemisferio norte.

Su funcionamiento es bien sencillo. El sistema aprovecha las diferencias de densidad entre el aire frío y caliente, provocando corrientes que se introducen en el interior del edificio en función de las trampillas que estén abiertas. Estas corrientes refrescan o refrigeran  el edificio, en función de nuestras necesidades.

Durante el día, los rayos del sol indicen en el ventanal acristalado, calentando la superficie de la construcción. Por la noche, el calor tiende a liberarse, pero se topa con el acristalamiento, lo que devuelve el calor al interior y lo retiene durante más tiempo. Debido a este fenómeno, la temperatura suele mantenerse contante y prácticamente no se registran variaciones. Esto permite que, mientras en el exterior se registran bajas tempraturas, en el interior de la vivienda la temperatura media oscile entre los 18-20 Cº, logrando un gran confort térmico.

Imagen: Inti.gov.ar

La arquitectura bioclimática se trata de una especialidad que pretende combinar el confort, el ahorro energético y la sostenibilidad con el medioambiente. Aunque pueda parecer un término novedoso, en la antigüedad ya se construyó en torno a la idea de optimizar los espacios en función de la exposición solar, la climatología y las características geolocales del medio.

Una casa construída según la arquitectura bioclimática puede resultar más cara de lo habitual, pero este coste inicial se ve amortizado con el descenso del consumo energético. Por ejemplo, este tipo de viviendas no precisan de sistemas de climatización, si no que aprovechan la estructura arquitectónica para termoregularse.

Así, la arquitectura bioclamática hace hincapié en diversos puntos relativos a la construcción:

Aislamiento térmico

La arquitectura bioclimática considera que un buen aislamiento es fundamental para mantener la temperatura correcta en el interior de la vivienda. Como tal, en este tipo de construcciones cobran protagonismo los muros gruesos, aquellos que ayudan a retener el calor y detienen su desaparición.

Orientación de la construcción

En el hemisferio norte, los acristalamientos deberán situarse de cara al sur; en el hemisferio sur, deberán orientarse al norte. Así, los huecos acristalados quedarán de espaldas al sol en verano, por lo que se reducirá la exposición solar y el consecuente aumento de temperatura cuando el sol más apremie.

Ventilación

La ventilación cruzada consiste en la diferencia de presión y temperatura entre dos estancias opuestas. Así, la corriente de aire circula por el interior de la vivienda, refrigerando las habitaciones.

Soleamiento

Las casas propias de los climas fríos requerirán de ventanas más grandes para captar el máximo de radiación solar. Del mismo modo, los entornos cálidos deberán contar con ventanas más pequeñas y alargadas, limitando el paso de los rayos del sol.

 

 

 

Siempre solemos publicar post en este blog  relativos a materiales, suelos, paredes…por esta vez, alzaremos la vista y nos fijaremos en este protector integrante de nuestras viviendas: el techo. Los techos no sólo protegen de inclemencias meteorológicas, si no que suponen una parte fundamental en la arquitectura de nuestras viviendas. Así, existen diferentes tipologías que pueden resultar interesantes conocer:

Techos planos

Se definen como aquellos que tienen una inclinación menor de 10 º en plano horizontal. Son habituales en climas cálidos y secos pues, en un techo plano, el agua quedaría estancada y no drenaría. Así, tampoco son especialmente resistentes  a los huracanes, pero es la opción ideal para proporcionar a la vivienda espacios adicionales -como una terraza-, o como parte de las ampliaciones de edificación vertical.

Techos con pendiente

Este tipo de construcción abunda en aquellas zonas proclives  a recibir precipitaciones frecuentes. En función de la inclinación del techo, se requirará de un material más o menos drenante: a menor inclinación, mayor necesidad de emplear un material permeable. Así, cada material cuenta con su pendiente apropiada. Por ejemplo, la madera debe recibir una pendiente de 45º.

Techos curvos

Cúpulas, bóvedas, arcos…no sólo suponen un elemento arquitectónico atractivo, si no que son una opción ideal cuando se requiere de un plus de luminosidad. Por contra, estas construcciones no cuentan con una acústica satisfactoria, ni son válidas para zonas de movimientos sísmicos habituales.

 

 

 

Aumentar la resistencia al impacto, reducir las dilataciones de la temperatura, reforzar revoques, prevenir grietas…las funciones atribuidas a las redes de fibra de vida son múltiples. Tanto en construcciones tradicionales como en las industrializadas, las redes de fibra de  vidrio son un recurso muy solicitado por su amplia versatilidad.

Así, para atender las diferentes necesidades de la industria, se han fabricado diversos tipos de redes de fibra de vidrio que intentan dar solución a los posibles problemas planteados durante la actividad de obra o reforma. Según estas necesidades, encontramos:

Redes de fibra de vidrio para juntas: Al instalar la malla, se reduce la tensión de los materiales con diferente coeficiente de dilatación. Esta medida ayuda a salvar el revoque.

Redes para revoque grueso: Refuerzan la construcción y reducen las grietas de la construcción provocadas por el asentamiento de los materiales.

Redes para revoque fino: Suponen una armadura para los revoques pequeños, distribuyendo la tensión por toda la superficie y aminorándola notablemente.

Redes para aislamiento térmico: Evita las fisuras provocadas por los cambios bruscos de temperatura.

Redes de fibra de vidrio para impermeabilizaciónes: Están especialmente indicadas para las superficie irregulares o inclinadas. Al caer el agua sobre las mismas, la red de fibra de vidrio ayuda a mejorar la obsorción, lo que conlleva una mayor perdurabilidad de la construcción en el tiempo.

 

 

 

 

 

En este post de hoy queremos acercaros a las novedades en materia de construcción en seco. En algunos países como EE.UU y Australia, cada vez son más los constructores que se animan a incluir en sus obras los materiales prefabricados, esto es, paneles autoportantes, diseños modulares y, más en concreto, el sistema Steel Frame. Con este nuevo e innovador método,  se están construyendo tanto la totalidad de la estructura de un edificio, como partes específicas de ella.

El sistema Steel Frame consiste en un método constructivo basado en paneles autoportantes de acero galvanizado. Este último cuenta con innumerables ventajas, tales como la resistencia, estabilidad, no combustibilidad y es 100 % reciclable.

Para realizar un proyecto, los paneles Steel Frame son construídos y montados en un taller (tan sólo se demora dos semanas), para luego ser transportados y montados en su lugar definitivo. Así, los tiempos de construcción se reducen notablemente, alcanzando la obra una duración de 2 meses.

Además, el método Steel Frame cuenta con diversas ventajas:

-Durabilidad: El acero galvanizado contribuye a reducir el deterioro de la estructura.

– Adaptable: Steel Frame es válido para cualquier tipo de clima o situacfión geográfica, inclusive las más hostiles.

-Sistema abierto: Steel Frame puede utilizarse como material único, pero también admite la combinación  con  otros materiales.

– Sostenibilidad: No sólo se trata de un material completamente reciclable si no que, en su uso, Steel Frame optimiza la utilización de energías.

– Fácil de reparar: Si se identifica algún desperfecto, las reparaciones son muy sencillas y de bajo costo.

Con todo ello, Steel Frame se está posicionando como un sistema muy recomendable en la construcción en seco de viviendas. ¿Te animarías a usarlo tú también?.

Más información en steelframe.es

Imagen: Infrastructurehelp.com

 

 

Bueno, esto es lo que dicen las asociaciones de constructores, que lógicamente no dejan de ser juez y parte en este tema. Me estoy refiriendo en este caso al recorte de la inversión por parte del Gobierno en obras públicas de infraestructuras. Ya sabemos que se van a recortar alrededor de 5.700 millones de euros de la inversión prevista en este campo para el año 2011, y como es normal, las asociaciones de constructores, que son los más afectados, han puesto el grito en el cielo y presentan estudios que indican que este recorte brutal tan sólo les va a suponer un ahorro del 10% de la inversión prevista, a las arcas del estado.

Este recorte está a punto de llevarse a cabo por la tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para el 2011. Conociendo los datos, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC)y las principales asociaciones nacionales del sector de la obra pública a las que representa (Seopan, Anci, Aerco y Cepco) han avisado de que las medidas del Gobierno probablemente supondrán «la práctica paralización del sector de la obra pública durante los dos próximos años”.

El porcentaje que han calculado se ahorrará el ejecutivo con estos recortes, concretamente un 10%, es realmente muy escaso si sus cálculos son correctos. Estos cálculos se han obtenido teniendo en cuenta que, según la CNC y las asociaciones mencionadas, por cada 100 millones invertidos por el Estado recupera 59 millones en forma de impuestos. El documento publicado llega a la siguiente conclusión:“Teniendo en cuenta los costes e indemnizaciones inherentes a las resoluciones de contratos y reprogramación de anualidades, se estima que, del ahorro previsto por el Estado en el plan de ajuste realizado en la obra pública, sólo un 10% será finalmente ahorro efectivo”.

Hasta aquí, los datos y estimaciones. Lo que realmente ocurrirá todavía está por ver. Es cierto que la inversión es algo indispensable, no sólo para aportar trabajo a las empresas y profesionales, sino también para renovar y mejorar las infraestructuras; pero también es cierto que en épocas de crisis, los recortes han de ser generales. Algunas grandes empresas dedicadas a la construcción harían bien en formar a sus empleados y profesionales de cara a las necesidades futuras del sector, y quizás deberían replantearse su dependencia de las ayudas e inversiones públicas.

Fuente: Fundación Laboral de la Construcción.

Imagen: Ferrán Nogués.

Hace unas semanas comentábamos la decisión del Gobierno de España de anunciar un importante recorte en la inversión por parte del Estado, en infraestructuras y obra civil. Dicho recorte, desde luego, no era más que una lógica reacción por parte de las arcas del Estado frente a una situación poco menos que insostenible. La crisis económica que no dejamos de sufrir ha hecho aumentar de forma alarmante las cifras del paro, lo que obligó a las arcas públicas a aportar inyecciones de dinero para todos los sectores, y a aumentar el número de personas que debían cobrar la prestación. Estos desembolsos han ido mermando los fondos, de tal manera que al final, algunos sectores se deberían ver afectados por importantes recortes.

Tal es el caso de las infraestructuras y las obras civiles. Si en los últimos años han sido el único sector dentro del campo de la construcción que no ha experimentado un descenso en los porcentajes de producción, lo cierto es que se vivía en una situación más bien ficticia, ya que cuando no hay dinero para unos tampoco lo hay para otros. Al parecer, antes del verano vinieron los anuncios de recortes… Y ahora, viene la marcha atrás.

Recientemente, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado que se tomarán medidas para «recuperar» gran parte de la inversión prevista en obra civil. Seguro que este anuncio ha significado una bombona de oxígeno para muchas empresas y trabajadores, que ven resuelta la producción (o parte de ella) del próximo año. Según el presidente, estas medidas se pueden dar gracias a que «en las últimas semanas se ha producido un proceso de estabilidad, consolidación y mayor sosiego en torno a la economía española».

A estas alturas, ya no sabemos si lo que se nos dice es cierto, si es simplemente una forma de subir la moral de la población, si en breve experimentaremos alguna mejora… Aún así, no dejan de ser buenas noticias para quienes ven que ya no peligran sus puestos de trabajo por la merma de inyecciones económicas. Esperemos que dentro de muy poco tengamos noticias firmes sobre estas próximas medidas de recuperación.

Vía / Urbanoticias.

Imagen / NIOSH.

Por una vez, creo que puedo escribir una buena noticia en lo referente a la crisis dentro del sector de la construcción; o por lo menos eso es lo que nos está diciendo el Ministro de Fomento, José Blanco, que ha informado de que la inversión para el plan extraordinario de Infraestructuras será de nada menos que quince millones de euros, y que dicha inversión contribuirá a crear cuatrocientos mil puestos de trabajo durante este año en el sector.

El plan está previsto para ser lanzado a finales de enero o principios de febrero, y siempre según el ministro, cuenta con «el compromiso de las grandes entidades financieras españolas para financiarlo en su totalidad». Este apoyo por parte de las entidades va parejo al que ya han aportado otras organizaciones, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) o el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

José Blanco continuó indicando que su Ministerio tiene casi terminada la estructura de dicho plan, rematando flecos con los acuerdos con las financieras y el BEI, de manera que después todo el conjunto será presentado al Ministerio de Economía para recibir el visto bueno definitivo y terminar de presentar el Plan dentro de unas semanas. La idea que es que el proyecto tenga importantes repercusiones en el empleo dentro del sector de la construcción y las infraestructuras españolas, y además posibilitar a nuestro pais el competir con el resto de Europa en las mejores condiciones posibles.

» [El plan] Permitirá una mayor igualdad entre los diferentes territorios con la modernización de las infraestructuras. La cohesión territorial mediante infraestructuras es fundamental, y unida a la cohesión social es la que garantiza la igualdad de oportunidades entre ciudadanos y territorios». Estas fueron las declaraciones exactas del ministro.

Las inversiones para la mejora de las infraestructuras, sobre todo si comportan un incremento del empleo dentro de nuestro sector y una movilización de la economía con vistas a su recuperación, siempre son bienvenidas. Quedamos pendientes de la presentación del Plan y sus futuros resultados; esperemos que sus frutos los podamos ver en breve…

Vía: Urbanoticias.

reformasLa crisis no parece tener final ni fondo, y en el sector de la construcción esto es algo aún más evidente. Las previsiones para los años venideros no son buenas en nuestro país, por más que algunos políticos intenten ver todo lo contrario… Por el momento, la construcción de vivienda nueva se va a ralentizar mucho más si cabe en los próximos meses del año 2010. Tanto, que la producción de este sector descenderá en un 8,5% nada menos. Con este dato se confirma que el sector español es que tiene peor rendimiento dentro de los cinco países más importantes de Europa.

Lógicamente, frente a esta pesimista noticia, lo único que nos queda es apostar por la rehabilitación, mejora y conservación de lo ya construido. Es tarea tanto de los poderes públicos como de promotores, profesionales y particulares dedicar más trabajo y fondos a esta actividad; nosotros, desde TuManitas, apostamos desde el principio por el mercado de las reformas, poniendo a disposición de «manitas» y particulares nuestro servicio como vía privilegiada de comunicación entre ellos.

Por su parte, el ICO (Instituto de Crédito Oficial, como bien sabéis) va a destinar 15 millones de euros a financiar trabajos de construcción de infraestructuras con la intención de generar empleo en el sector. Pero como avisó el Ministro José Blanco, estos trabajos deberán ir encaminados más bien a la conservación de lo ya construido, que a la generación de nuevas infraestructuras. Una vez más, conservación y reforma frente a nueva construcción.

Y el precio de las viviendas que sigue bajando y bajando, por la crisis y la dificultad de encontrar financiación… Estas dificultades son las que han llevado a muchos propietarios de viviendas a olvidarse de su idea de vender su piso para comprarse otro mejor o más grande, y destinar sus ahorros a hacer reformas integrales en sus inmuebles. Una estupenda iniciativa a mi juicio, que no sólo proporciona oportunidades laborales a nuestros manitas, sino que supone un considerable ahorro en tiempo y dinero para cualquier particular.

Imagen: Actualidad Informática.

Las soluciones más inteligentes son siempre las más rápidas, sencillas y baratas, y, por supuesto, eficaces. ¿Y qué más inteligente que recuperar estructuras en desuso para darles una nueva utilización? Se ahorran los costes de construcción (y también los de recogida y destrucción), dejamos de generar más basura y deshechos, y la construcción es mucho más barata.

Probablemente, todo esto fue parte de lo que pensó el arquitecto José Mendoza Milara cuando imaginó el proyecto del Centro Cultural y Social «El Farito», en el barrio de El Cerrillo en Castuera (Badajoz). Su idea es bien sencilla, y por lo mismo, brillante: recuperar contenedores de obra para levantar la infraestructura del centro.

La edificación, que cubre un total de ciento doce metros cuadrados, cuenta con un presupuesto de tan sólo cincuenta y ocho mil euros. Los contenedores de obra, según el arquitecto, «generan una sólida estructura mediante la superposición de bloques habitables que permiten una construcción rápida y sencilla mediante ensamblaje, a la manera de gigantes piezas de lego».

Una vez colocados, los contenedores no quedarán a la vista tal cual, sino que se ocultarán con un revestimiento de piedra y madera para que se integren sin problemas con el espacio y el entorno en el que se van a ubicar.

Entre las ventajas que presenta este peculiar sistema de construcción, podemos señalar que los contenedores pueden revestirse con materiales aislantes o equiparse con soluciones que proporcionen energía de fuentes sostenibles: paneles térmicos o fotovoltaicos, cubiertas ajardinadas, sistemas de aprovechamiento de agua de lluvia, etc.

La idea es no quedarse ahí, sino continuar investigando las posibilidades arquitectónicas de este tipo de estructuras. Por supuesto, no se trata de construir de esta manera todos los edificios, sino de utilizar el sistema cuando resulte barato y conveniente. Se trata del tipo de soluciones que necesita actualmente el planeta, la sociedad y el sector: baratas, ingeniosas y sostenibles.

Fuente: Hoy.es