electricidad

1

En varias ocasiones hemos hablado en este blog sobre nuevos sistemas para iluminar. ¿Os acordáis de los LEDs? Los he mencionado varias veces, porque firmemente creo que son el futuro para la iluminación, tanto decorativa como industrial o doméstica. Pero no sólo de LEDs vive la innovación… Los tubos fluorescentes se han adueñado actualmente del mercado. Las llamadas (erróneamente) bombillas de bajo consumo, no son más que luminarias fluorescentes de última generación, que aportan gran cantidad de luz y de vida útil (miles y miles de horas de encendido), sin perder apenas energía en forma de calor. La bombilla de toda la vida desperdicia el 90% de su capacidad energética, desprendiéndola como calor; esto os dará una idea del ahorro que suponen estas luminarias. No en vano, en un breve plazo de tiempo está pensado hacer desaparecer las bombillas (las «lámparas de incandescencia» de Edison) definitivamente, para sustituirlas por lámparas de bajo consumo.

Los fluorescentes también toman otros formatos, y se adaptan a las necesidades del mercado. Es el ejemplo de la nueva luminaria ultraplana de Osram: se llama MINI5 ECO, y es lo último que la firma ha sacado al mercado. Su diseño compacto hace que sea idónea para aplicaciones en espacios de dimensiones reducidas. Se trata de una lámpara decorativa, con interruptor incorporado, cuyo diseño permite que su instalación se pueda realizar en horizontal o en vertical mediante unos clips de fijación deslizables.

Su ligero y estilizado diseño permite que se pueda instalar en espacios muy reducidos como huecos o armarios, iluminación indirecta en cornisas o bajo estantes, muebles y armarios de cocina, estanterías y expositores. Gracias a su difusor prismático MINI5 ECO reduce el deslumbramiento, a la vez que procura una óptima distribución de la luz en aplicaciones de iluminación directa. Además, incorpora un equipo de conexión electrónico de gran fiabilidad (cuenta con aproximadamente 30.000 horas de vida).

La luminaria MINI 5 ECO se puede adquirir con o sin lámpara incorporada. Este artículo está disponible en distintos tamaños, y puede equiparse con tubos LUMILUX T5 (en potencias de 8W y 13W), y LUMILUX T5 HE(en potencias de 14/21/28/35W, en tonos de luz 827 y 840).

Podréis encontrar más información sobre esta ingeniosa lamparita y muchas otras soluciones para iluminación en la página web de Osram.

ledstixx_cocinaEn el post de hoy vamos a dedicar un poco de tiempo a la decoración y la iluminación. Hace ya algunos meses, publiqué una información sobre las lámparas de LEDS, que son el futuro en cuanto a iluminación se refiere. Estas luminarias, hasta hace poco, no se podían encontrar en el ámbito doméstico, y sólo se empleaban para cometidos como señalización, interruptores, linternas, etc. Pues bien: las nuevas tendencias en diseño están dándoles cada vez más sitio en la decoración de los hogares. Los motivos están bien fundados: apenas gastan energía (pueden llegar a durar miles de horas), pueden variar de color (dependiendo de la longitud de onda de la luz emitida), no es necesario conectarlas a la red, ya que pueden «vivir» sólo de una simple batería, se colocan bajo el agua sin ningún problema… Y muchas más ventajas que los arquitectos e interioristas están descubriendo poco a poco.

Recordemos que las siglas LED corresponden a la denominación inglesa de Diodos Emisores de Luz (Light Emitting Diodes), y, efectivamente, estas lámparas funcionan mediante unos pequeños diodos que emiten luz, consumiendo un mínimo de energía (lo que convierte a estas luminarias en una solución muy ecológica y sostenible).

La firma Osram, puntera en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, lleva ya bastante tiempo poniendo en el mercado artículos a base de LEDs. El último lanzamiento que han realizado (hace pocos días) es la luminaria LEDStixx, un lineal de LED, multidireccional, para una iluminación sencilla, práctica y de diseño. Con sólo un toque en el pequeño interruptor que tiene en uno de sus extremos, LEDStixx ilumina de inmediato la zona deseada, gracias a sus 4 LED blancos. Sin cables y en un abrir y cerrar de ojos, la pequeña lámpara se puede colocar en cualquier rincón, gracias a una base que se fija mediante imán, adhesivo o simplemente atornillándola. Funciona con pilas convencionales AAA, lo que permite además que su uso sea fijo o móvil. Y por si fuera poco, se puede girar hasta 360˚ según sea necesario.

Más información: Osram.

Los sistemas y métodos de iluminación están experimentando una auténtica revolución en nuestros tiempos. Si bien Edison deslumbró a su siglo con el invento de la lámpara incandescente, actualmente las célebres bombillas llevan camino de extinguirse para siempre. ¿La razón? Su uso implica un enorme derroche de energía: sólo el 10% del total empleado se desprende en forma de luz, mientras que el resto desaparece convertida en calor. Por esta razón, a partir del próximo mes de septiembre y hasta el año 2.016, las bombillas de toda la vida se dejarán de fabricar, siendo sustituidas por las fluorescentes compactas, más conocidas como lámparas de bajo consumo, mucho más ecológicas y ahorrativas. Ahora bien: estas lámparas no son la única opción del mercado a la hora de iluminar ambientes. Los LEDS han sido el descubrimiento más innovador de los últimos años; sus siglas significan en inglés “diodo emisor de luz”. Se trata de diodos semiconductores que, al ser atravesados por una corriente eléctrica, emiten luz. La longitud de onda de dicha luz, y por lo tanto su color, depende de la composición química del material semiconductor utilizado. Aunque en la actualidad no pueden sustituir aún a las bombillas, sus aplicaciones son muchas y muy variadas: para dar luz a interiores de armarios, como luces ambientales, en lámparas de pie, para sistemas de señalización y balizamiento, alrededor y en el interior de las piscinas, etc. Su consumo es bajísimo (entre 1 y 2 W), y su vida, muy larga. De todas maneras, no todo son ventajas: es imposible colocarlos en lámparas normales, como las de centro, pero todo llegará. Para el resto de aplicaciones, sin ningún problema.

Los LEDS consumen 20 veces menos que una bombilla incandescente, duran años, no se calientan, los hay de muchos colores… La tecnología avanza a pasos agigantados, y no sería de extrañar que estas curiosas luminarias terminaran por ser las “dueñas del cotarro”. Por de pronto, existen lámparas decorativas a base de LEDs para exterior e interior, focos para señalizar el suelo y el vaso de las piscinas, y hasta paneles de colores para decorar los ambientes más modernos (como los Paneles Color E-Motion, de Osram, en la imagen).

Las instalaciones eléctricas son uno de los campos, dentro de las reformas, con los que más cuidado se ha de tener en materia de seguridad. La homologación de todos los componentes y su instalación por parte de profesionales debidamente acreditados son fundamentales para evitar cualquier tipo de problema o accidente. Dentro de los distintos tipos de instalaciones que pueden realizarse en una vivienda, nos encontramos con que cada vez es más común tener que tender redes en tabiquería hueca (tipo Pladur), ya que este tipo de paredes son muy habituales en las viviendas nuevas por ser baratas, ligeras, aislantes y rápidas de instalar.

Colocar interruptores y enchufes en este tipo de tabiques no es complicado; además, nos ahorramos el trabajo de hacer rozas, ya que basta con una simple sierra circular o de corona para abrir los agujeros por los que introducir las mangueras. Los perfiles de metal que sirven como estructura para sostener las paredes están pretaladrados, para poder pasar a su través las canalizaciones. Eso sí; el material debe ser específico para este tipo de obra. Por ejemplo, la firma Simón dispone de una serie de cajas de empotrar para tabiquería hueca que últimamente ha ampliado con cajas de 3 y 4 elementos, sumadas a las ya existentes de 2 y 1. Para facilitar la colocación de las cajas, se comercializa también una plantilla especial que convierte la instalación en un trabajo de lo más limpio y rápido.

Las cajas cuentan con 4 entradas de tubo de hasta 25 mm de diámetro, que además posibilitan la inserción del tubo o manguera en posición recta o acodada; llevan un diseño especial que impide que las cajas se muevan una vez instaladas, además de un tetón en su parte posterior que señala el punto exacto del tabique en el que se ha de situar la broca (a la hora de practicar el agujero con la sierra de corona), y cuentan con un aro exterior extraplano que sirve para corregir y adecuar la distancia entre el marco y la pared, evitando problemas si la superficie de ésta es irregular.

Y para aquéllos que no quieran taladrar o perforar las paredes, la misma firma dispone de instalaciones de superficie a base de cajas y canaletas o tubos, como las de la serie Simon Aqua, cuya estética está inspirada en el estilo de los más modernos lofts. Atractivas, fáciles de colocar y accesibles sin obras para cualquier reparación.

Más información: www.simon.es

Con la llegada del frío, el sistema de calefacción de las viviendas se convierte automáticamente en un aliado fundamental para la comodidad en el hogar. Mantener una temperatura agradable de manera constante, y poder programar la instalación para que se encienda o apague según nuestras necesidades (sobre todo, cuando no estamos en casa) es algo al alcance de cualquier usuario gracias a los termostatos digitales. Estos aparatos regulan y establecen la programación de la temperatura dirigiendo el funcionamiento de la caldera; en algunos casos, también se encargan de controlar los sistemas de aire acondicionado. Aunque son muy eficaces, hay que tener siempre en cuenta que estos aparatos disponen de un único sensor, de modo que su eficacia real se limita a la estancia donde están instalados, así que es recomendable colocarlos en aquella habitación donde se pase más tiempo. En el resto de los espacios, lo mejor es instalar válvulas termostáticas en los radiadores para poder controlarlos de manera individual. Cuando vayamos a adquirir un termostato digital para incorporarlo a nuestro sistema, hay que buscar uno que sea fácil de utilizar y cuya pantalla incluya la máxima información posible: temperatura actual y programada, hora, estado de la caldera y nivel de carga de las baterías, si las lleva. Una opción muy práctica es la de poder conservar la programación establecida cuando se agote la batería. Para sustituir un modelo antiguo de tipo analógico por uno digital no es necesario acudir a un profesional; es un trabajo sencillo que podemos realizar nosotros mismos. La conexión con la caldera se realiza mediante cables o a través de un receptor. Dicho termostato debe instalarse a una altura de entre 1,2 y 1,5 m, situándolo lo más lejos posible de fuentes directas de frío o calor, y lejos de la exposición al sol.

  • En primer lugar, cortaremos el suministro de corriente desconectando el interruptor general de la red eléctrica. Después procederemos a retirar la carcasa del modelo analógico.
  • A continuación, retiraremos con un destornillador los tornillos que fijan el termostato a la pared y desconectaremos los cables que lo unen a la red y a la caldera. 
  • El siguiente paso es fijar a la pared la base del nuevo termostato, y conectar los cables que han quedado sueltos; es fundamental leer atentamente las instrucciones del fabricante.  
  • Ya sólo queda colocar la nueva carcasa, encajándola bien sobre la base e introduciendo los tornillos de fijación. Terminaremos conectando de nuevo el interruptor general, y comprobaremos que el aparato funciona correctamente antes de empezar a programar el funcionamiento del sistema de calefacción.

Las nuevas normativas energéticas de la Comunidad Económica Europea establecen desde ya hace unos años la necesidad de reducir drásticamente las emisiones de CO2 al ambiente, así como el consumo de energía, para hacer frente al cambio climático y a la escasez de recursos energéticos que sufre nuestro planeta, y que en un plazo no muy largo puede suponer un serio problema. Estas normativas son de aplicación a diversos campos, como el transporte o la industria; en nuestro caso nos referiremos concretamente al de la edificación. Desde el año 2.006, el CTE (Código Técnico de la Edificación) incorpora, entre otros, el Documento Básico de Ahorro de Energía, cuya misión es reducir el consumo energético de los edificios, limitar las emisiones de dióxido de carbono de las instalaciones e incorporar el uso de energías renovables. En Europa, los edificios consumen el 40% de la energía total disponible, entre iluminación, calefacción, ACS y aire acondicionado. Por este motivo, la incorporación de sistemas de energía solar (térmica y fotovoltaica) en los nuevos inmuebles en construcció, y en aquellos que se vayan a rehabilitar, es una prioridad hoy día. Esta normativa implica un aumento significativo de puestos de trabajo dentro del campo de instalación de sistemas de energías renovables. Desde el año 2.007, la demanda de profesionales de este sector ha experimentado un espectacular aumento del 85%. Aunque al principio los más solicitados eran los del campo de la energía eólica, en los últimos tiempos el 20% de los perfiles que se buscan corresponden al campo de la energía solar fotovoltaica, y el 10%, al de la energía solar térmica. Y si en los comienzos se precisaban fundamentalmente personas encargadas de buscar promoción, emplazamientos y subvenciones para la instalación de estos sistemas, actualmente los profesionales más solicitados son aquéllos especializados en la construcción, operación y mantenimiento de los sistemas y las instalaciones. Los cursos de especialización en energías renovables, fundamentalmente solar, pueden encontrarse en muchas empresas de formación, pero siempre hay que tener en cuenta que el INEM ofrece constantemente cursos de especialización subvencionados, totalmente gratuitos, para desempleados, trabajadores autónomos y trabajadores por cuenta ajena. Puede ser el momento de apuntarse al carro de las energías renovables y convertirse en uno de los profesionales más demandados en el momento. Una buena noticia para el medio ambiente, y un balón de oxígeno para un sector en crisis.

Ampliar la instalación eléctrica de la vivienda es algo que todo el mundo se ve obligado a hacer en alguna ocasión. Bien porque queremos destinar un rincón a centro de trabajo (con lo que necesitaremos tomas para el ordenador, los altavoces, el router…), bien porque estemos pensando en poner más puntos de luz en forma de lámparas de pie o de mesa, a veces da la sensación de que nunca se tienen suficientes enchufes. En estos casos hay dos opciones: realizar una instalación empotrada mediante rozas practicadas en la pared (en estos casos, la mejor opción es acudir a un profesional, que hará el montaje de manera limpia, rápida y segura), o tender los cables introducidos en canaletas superficiales. Las canaletas puede colocarlas cualquier aficionado al bricolaje con algunos conocimientos básicos de electricidad; a continuación explicamos cómo se hace. Lo primero y fundamental, como en cualquier intervención en la red eléctrica, es desconectar el interruptor general del cuadro de distribución. Si hay más gente en la vivienda, no está de más poner en él una nota pidiendo que no lo vuelvan a conectar mientras se trabaja. A continuación hay que medir el recorrido del cable para saber cuántos tramos de canaleta necesitamos. Las canaletas pueden ser autoadhesivas (más fáciles de poner, pero más proclives a despegarse) o atornilladas (las más seguras). Para colocar estas últimas, hay que taladrar la base y atornillarlas a la pared (normalmente sobre el rodapié), introduciendo antes tacos de expansión. Los cables se sacan de una caja de registro o del enchufe más próximo; las conexiones a los cables de fase, neutro y tierra han de hacerse siempre con regletas o clemas. Dichos cables se pasan después por la canaleta hacia el punto donde vayamos a poner las nuevas cajas de enchufe.Estas cajas también se colocan de manera superficial, sin necesidad de agujerear la pared. Para ponerlas, se separa la tapa de la base, se presenta ésta en su sitio y se marcan los puntos donde irán los tornillos. Después se procede a taladrar los agujeros e introducir en ellos los tacos. Se introducen los cables en el enchufe y se fijan con las pinzas específicas para después sacar el cable por la parte inferior de la base, que se atornillará por fin a la pared. Lo último que hay que hacer es poner la tapa o embellecedor, sujetándola con tacos y tornillos.