Carpinteria Metálica

cerramientos de terazas

El buen tiempo y las agradables temperaturas ya nos hacen en pensar en aprovechar los espacios exteriores y las terrazas están diseñadas para cumplir esa función. En ellas podrás organizar reuniones sociales, barbacoas o simplemente contemplar las vistas y descansar bajo la luz natural del sol. Sin duda, si decoramos y reformamos nuestras terrazas, pueden llegar a ser el lugar favorito de nuestros hogares durante el verano.

Pintar marcos de ventana

Con la llegada del buen tiempo, es el momento de considerar cambiar nuestras ventanas en el caso de que ofrezcan un aislamiento deficiente, o hayan pasado muchos años desde que las renovamos. Y lo es, porque es mucho mejor hacer la obra cuando no hace frío para tener el cerramiento listo cuando llegue el invierno. Sin embargo, si ahora mismo no tenéis el presupuesto necesario para cambiar vuestras ventanas de aluminio y preferís esperar unos meses, lo que sí podéis hacer es intentar actualizarlas hasta entonces.

Las puertas correderas son una muy buena opción para ahorrar espacio en nuestras viviendas, además de aportar un interesante efecto estético. Pero lo cierto es que, a pesar de ser funcionales, se estropean con facilidad. En este post de hoy te queremos revelar los  pasos para que arregles tu puerta corredera. No temas, es mucho más sencillo de lo que parece: tan sólo deberás hacerte con las herramientas adecuadas y seguir estos sencillos pasos.

Primero de todo, deberás desmontar la puerta. Para ello, empújalas ligeramente pasa sacarlas del carril y límpia éste en profundidad. Una de las causas habituales de una puerta corredera atascada es la suciedad incrustada. Para favorecer el recorrido de la puerta por su raíl correspondiente, puedes verter un poco de aceite lubricante.

Otra de mas causas más frecuentes es que el carril sobre el que discurre la puerta no esté derecho. Esto dificulta el recorrido de la misma, y limitará su paso llegado el punto de la irregularidad. Si es así, hazte con un martillo y un taco de madera, y golpea el raíl ligeramente hasta dejarlo en su sitio.

La última cuestión, y no por ella menos importante, es comprobar el estado de las ruedas. Si estas presentan algún  desperfecto deberás reponerla. Eso sí, respeta en todo momento el tamaño de estas y ajústalas convenientemente con los tornillos. Sólo así lograrás que tu puerta vuelva a funcionar con normalidad.

Imagen: Urbanity.biz

La seguridad en el hogar es una cuestión de vital importancia. Por eso, no hay que escatimar en gastos a la hora de invertir en una buena cerradura. Conocer qué sellos de garantía debes buscar, así como qué tipo de cerraduras existen en el mercado, es un buen comienzo para garantizar que tu hogar se encuentre protegido.

Si estás buscando una cerradura para instalarla en tu puerta, deberás identificar estos posibles sellos de garantía:

-A2P: Esta marca la expide el Centro Nacional de Prevención y Protección (CNPP) de Francia. Este reconomcimiento oficial certifica que la cerradura ha superado numerosas prueba de resistencia. Además, clasifica las cerraduras según su resistencia, otorgándoles una, dos o tres estrellas. A mayor número de estrellas, mayor resistencia de la cerradura.

-Marca «N» de Calidad»: Otro sello a exigir si quieres contar con una cerradura de calidad y confianza. Si encuentras este sello en una cerradura, signfica que cumple con la normas de la UNE.

-Marca «CE»: Este marcaje significa que la cerradura responde a las Normas Armonizadas sobre Dispositivos Antipánico (EN1125) y de Emergencia (EN179).

Tipos de cerradura

Una vez asentados los puntos acerca de qué sellos de calidad debes buscar, te presentamos los diferentes sistemas de cerradura:

-Empotradas: Se emplean en la mayoría de puertas de vivienda, puertas exteriores y/o acorazadas. Una de sus principales ventajas es que no es necesario cerrar con llave, aunque siempre es mejor hacerlo, para mayor seguridad.

-Sobrepuestas: Si la puerta es excesivamente delgada como para perforarla y embutir una cerradura, se opta por las cerraduras sobrepuestas, colocándolas a la vista y, como su propio nombre indica, sobrepuestas. Son bastante más fáciles de forzar que las anteriores.

-De seguridad: En el mercado existe una gran variedad. En función del grado de seguridad con el que se quiera contar, se instalan con más o menos anclajes, aunque la mayoría cuenta con un sistema antiganzúa.

-Digitales: Se abren y bloquean a través de un código, el cual no debe ser revelado a terceros. Son las de mayor coste, pues su precio puede llegar a superar los 1.000 euros.

 

¿Este verano te animaste a montar una pérgola en el jardín?. Es posible que llegados los tiempos fríos no sepas muy bien que hacer con ella. Las pérgolas son estéticas, útiles y recrean bonitos escenarios para pasar los días más cálidos pero, ¿qué hacer con ella cuando el frío apremia?. La solución es muy fácil: Mantenimiento.

Al margen de las instrucciones que te vamos a dar ahora, lo cierto es que tu pérgola, independientemente de que sea de madera o de hierro, requerirá de una limpieza en profundidad cada año. En cambio, mes tras mes, este invierno puedes realizar unas sencillas operaciones para tu pérgola luzca en su máximo esplendor:

– Pérgolas de madera: La madera de exterior tiene el peligro añadido de que puede verse afectada por el frío y los agentes externos, resquebrajándose y dañándose. La madera es un material altamente resistente, pero las propiedades de este material no son excusas para no tratarla y cuidarla debidamente. Para ello, encérala con productos adecuados con el fin de nutrirla en profundidad y barnízala para aislarla de los hongos, las humedades y el moho del invierno.

– Pérgolas metálicas: Si hay algo que daña las estructuras metálicas son las heladas. Protege el metal de tu pérgola antes de que comience el frío, mediante antioxidantes preparados a tal efecto. Es una solución sencilla, económica y rápida, que no sólo la mejorará estéticamente, si no que hará que disfrutes de tu pérgola durante mucho más tiempo.

– Otros accesorios: Lonas, telas aislantes y, en suma, cualquier otro elemento que aísle físicamente la pérgola de su entorno supone una buena opción para proteger tu pérgola de las inclemencias meteorológicas. Tomando estas sencillas precauciones, no sólo ahorrarás tiempo en futuros arreglos, si no que tu bolsillo también lo agradecerá!

Imagen: Bricolajeydecoracion.com

 

 

 

Si estás apunto de reformar tu cocina, seguro que te has interesado por las diferentes opciones en cuanto a estilo, diseño y materiales. Y es que no es para menos, pues para hacer frente a una reforma es necesario recopilar toda la información a nuestro alcance para dar en el clavo (nunca mejor dicho). Pues bien, desde este post queremos dedicar un modesto homenaje a las reformas en la cocina, dando unas pinceladas acerca de los diferentes tipos de mobiliario  que puedes encontrar en el mercado.

Las clasificaciones de tipos de mobiliario pueden darse en función de diferentes criterios. Nosotros vamos a comtemplarla desde la óptica de los diferentes materiales. Así, encontramos:

-Cocinas de estratificado: Los frentes y puerta de estratificado están compuestas de un conglomerado y chapas de resina. En función de la resistencia de estas, existen conglomerados de alta y baja presión. Por norma general, suelen contar con un canteado de PVC, que puede encontrarse en dos o en cuatro laterales del tablero de conglomerado.

-Cocinas de madera: La opción más cálida, rústica y acogedora y, en ocasiones, también la menos económica. A traves de diferentes tratamientos de la madera se pueden conseguir materiales altamente resistentes, y aquí es donde estriba la calidad de las mismas. Si eres de los que persiguen la línea más purista, los muebles macizos de madera serán tu mejor elección. Si optas por un mueble menos sofisticado, los rechapados son tu mejor aliado. ¿Te apuntas al estilo más vanguardista? Las últimas tendencias apuntan a los muebles que combinan madera con aluminio y aceros inoxidables.

-Cocinas de MD lacado: El MD consiste en un tablero de madera pulverizada y colas de contacto, sobre el cual se da una capa de laca. Su ventaja es  la gran diversida de colores y texturas que podrás encontrar gracias a esta aplicación.

-Cocinas de polilaminado: Cuentan también con un tablero de MD, con la diferencia de que este está recubierto por láminas de PVC. A mayor calidad del mobiliario, mayor grosor de todos sus componentes, tablero y lámina de PVC.

Si después de estas breves instrucciones te animas a cambiar tu mobiliario, recuerda que en TuManitas conocemos a los mejores profesionales. Pide tu presupuesto ya!.

Imagen: www.carpinteriacaballeroleon.com

 

 

Aunque la producción de materiales con amianto está prohibida en España desde el 2002, siempre es interesante hacer una visión atrás para examinar en profundidad los peligros que entraña el uso de esta materia.

El amianto es un mineral que se extrae de minas a cielo abierto. Las más importantes se encuentran en China, EE.UU, Canadá, Sudáfrica y la antigua URSS.  Tras la Segunda Guerra Mundial, el amianto empieza a popularizarse en la construcción de inmuebles, sosteniéndose así hasta bien entrada la década de los 70.  Su éxito se debió al bajo coste y sus múltiples aplicaciones (se dice que en más de 3.600 industrias: construcción, ferroviaria, nuclear…) y no  fue hasta la década de los 90 cuando la sociedad se alarmó de los daños que podía ocasionar su uso.

El amianto cuenta con unas fibras que se introducen en el cuerpo a través de las vías respiratorias. Estas, tras diversos estudios, han demostrado ser cancerígenas. Además, debido a su naturaleza aerodinámica, estas fibras dañiñas pueden quedar suspendidas en el aire, aumentando así su riesgo de inhalación.

Tras una exposición reiterada al amianto – en concreto, a sus fibras-  puede degenerar en tres enfermedades posibles.

-Cáncer de pulmón. Esta es la más habitual, siendo las fibras de amianto azul las que más dañan nuestro organismo.

-Mesotelioma maligno: Otro tipo de cáncer, más específico. Se ha manifestado en personas expuestas al amianto 30 años antes.

-Asbestosis: Enfermedad pulmonar crónica, generada por las fibras de amianto. Dificulta la respiración y causa severos dolores.

Para evitar la presencia del amianto en nuestros hogares, se debe realizar una inspección global en la edificación. Si eres un particular y sospechas acerca de la existencia de amianto en tu hogar, deberás consultar a empresas especializadas que determinarán si existe o no este riesgo.

Fuente: www.amianto.net

Imagen: Olx.es

 

 

 

¿Colgar cuadros?¿ Sujetar una estantería? ¿ Fijar un soporte?. Si este fin de semana tienes que hacer cualquier arreglito en casa, es posible que necesites hacer uso de la herramienta más recurrente en el bricolaje: el taladro. Taladros existen de muchos tipos, y tan importante como éste es la broca con la que se perfora. Si no conoces demasiado de este mundillo, en TuManitas queremos darte unas breves pinceladas para que conozcas las brocas más comunes del mercado, y cuál es la más adecuada para el trabajo que deseas finiquitar. Allá vamos!

Broca Universal. Apta para cualquier material, es multiusos.  No necesitan percusión, por lo que cortan el material sin romperlo.

Brocas estándar para parades: Este tipo de broca no son aptas para maderas o metales, así que cuidado!. Tienen una placa en la punta de la misma, que va rompiendo el material que interese perforar.

 

Brocas largas para paredes: Como puede ver, son mucho más largas, para perforar paredes y muros. Contienen unas muescas que permiten la evacuación de los restos del material perforado.

Brocas para metales: Como su propio nombre indica, el mejor trabajo lo hacen sobre metales. Ahora bien, la madera también lo admite si no necesitas mucha precisión. Existen de varias calidades:

De cobalto rectificada. Bonito nombre, ¿verdad?. Esta es de máxima calidad, la más indicada para metales muy duros. No necesitan refrigeración

De titanio rectificada. Cuentan con una aleación de titanio que les otorga dureza y una extraordinaria durabilidad. Necesitan refrigeración.

Rectificada: Apta para materiales semiduros.

Laminada: De baja precisión y duración. Es la más económica.

Broca fresa para ensambles de madera: Si necesitas avellanar una superficie de madera para atornillar y emsamblar, opta por esta broca. Es especial para estos casos!

Broca para vidrio: Tienen punta de lanza, y son las idóneas para porcelana, loza, azulejos, y por supuesto, vídrio.

Aquí hemos expuesto las más comunes en trabajos domésticos. Ahora bien, si lo que tienes planteado es realizar un trabajo de mayor envargadura, recuerda que la mejor opción es recurrir a un profesional. ¡Sólo así obtendrás un resultado perfecto!. Entra en nuestra web y pide tu presupuesto😉

 

 

Las ventanas son, evidentemente, una parte fundamental de todos nuestros hogares. Son las aberturas a través de las cuales nuestras casas “respiran”, y que nos permiten disfrutar de la luz del sol a lo largo del día. Son los “ojos” por los que vemos el exterior y nos comunicamos con el mundo desde la confortabilidad de nuestro hogar, y a través de los cuales disfrutamos de las vistas o contemplamos el devenir de la vida cotidiana.

A la hora de escoger una ventana o cerramiento, es fundamental tener presente el tipo de apertura que va a tener. Las hojas móviles de las ventanas pueden ser de varios tipos:

– Correderas: las más baratas y comunes. La hoja se desliza lo largo de los carriles inferiores y superiores del marco. Son fáciles de desmontar para limpiar, pero aportan un aislamiento deficiente en comparación con las abatibles. Una ventaja es que no necesitan espacio interior para abrirse.
– Batientes o abatibles: las de toda la vida, con bisagras y de apertura hacia el interior. Algo más caras, su nivel de aislamiento es óptimo pero resultan algo incómodas ya que, como se abren hacia el interior de la vivienda, tropiezan con las cortinas y ocupan espacio.
– De guillotina: prácticamente en desuso, suelen ser ventanas antiguas; la hoja se desliza hacia arriba y hacia abajo por los carriles laterales.
– Oscilobatientes: las más modernas y de las más prácticas. Se pueden abrir igual que las ventanas batientes, pero también por arriba para poder dejar un espacio de ventilación.
– Pivotantes: rotan alrededor de un eje horizontal o vertical; lo mejor que tienen es su facilidad de limpieza.
– Basculantes: rotan alrededor de un eje horizontal; es el sistema corriente para las ventanas de tejado.

Otro aspecto a tener presente es el nivel de aislamiento de la ventana, así como si tiene o no sistema de rotura de puente térmico (RPT; para ventanas de aluminio). Esto consiste en una tira de color negro de entre 12 y 15 mm de ancho, colocada en los cantos de los perfiles; si vas a instalar ventanas de aluminio, asegúrate de que la llevan. En cuanto a los cristales, no basta con que sean dobles; deben tener un espesor mínimo de 4 cm. La cámara del interior(llena de aire o de un gas que puede ser SFG, argón o kriptón) debe tener un grosor de 12 mm en adelante, pero en las ventanas más aislantes parte de 14 mm. Y si el cristal exterior es más grueso que el interior, mucho mejor; una ventana de 4/14/5 sería una elección óptima.

moviglass

Muchos de nosotros hemos optado, sobre todo en ciudades donde los veranos y los inviernos presentan temperaturas extremas, por acristalar parte del espacio exterior de nuestras viviendas. Terrazas, áticos, porches… ¡Incluso patios! Pueden cerrarse de manera eficaz y discreta, ampliando el espacio útil de nuestra vivienda, pero sin restarnos ni un ápice de luz o de las vistas exteriores.

Antes de acristalar un balcón o terraza, por supuesto hay que informarse de las normas del ayuntamiento correspondiente con respecto a este tipo de obras. Y una vez obtenido el permiso, contar también con el respaldo de la comunidad de vecinos, que puede oponerse a nuestros propósitos. Pero una vez superados estos obstáculos, sólo tendremos que escoger el cerramiento que más nos interese y contactar con las empresas y los instaladores adecuados (para lo cual, TuManitas.com es siempre una solución ideal).

Para cerrar grandes espacios tenemos cuatro sistemas para escoger:

  • Cortinas de cristal: son la solución más novedosa y estética. Se colocan en estructuras con cubierta (balcones, porches, terrazas…) y consisten en una serie de paneles de cristal templado que no llevan perfiles de ningún tipo, por lo que la superficie queda diáfana y no rompe con la estética de las fachadas. Incluso se pueden hacer formas redondeadas. El límite de altura es de 3 metros, pero no hay tope en la longitud.
  • Plegables con perfiles: ofrece una gran libertad en el número de hojas y formas de apertura. Permite acristalar espacios sin cubrir, pero también interiores. Los perfiles suelen ser de aluminio y se pueden lacar en muchos colores, incluso imitando madera.
  • Puertas correderas: son el sistema más conocido y empleado. Apenas ocupan espacio al abrirse y son muy resistentes y aislantes. Pueden llevar sistema de rotura de puente térmico (RPT) para mejorar el aislamiento frente a la humedad. En este caso, el ajuste en la instalación debe ser perfecto.
  • Techos de cristal sin obras: para patios o jardines donde queramos establecer un «comedor de verano». Se trata de cerramientos móviles (manualmente o con motor incorporado) que resultan totalmente herméticos al agua y al viento, así como buenas propiedades aislantes.

Foto: cerramiento acristalado de Moviglass.