Baños y Sanitario

En la mayoría de hogares españoles se cuenta con un baño o cocina revestida. El revestimiento de azulejos facilita la limpieza de estos lugares, siempre más expuestos a la suciedad, grasa y humedades. Los azulejos se tratan de ladrillos vidriados que, por norma general, serán perforados para colocar un toallero o jabonera. Si finalmente te decides por cambiar la colocación de estos últimos accesorios, comprobarás que siempre queda un antiestético agujerito, el cual afea la armonía de la estancia.

Hoy vamos a tratar este tipo de detalles. Para ello, es imprescindible que cuentes con azulejos de repuesto. Es importante que, al revestir el baño, pidas a al profesional el excedente de azulejos que hayan podido sobrar y, en el caso de que no sobren, proveerte de piezas iguales para abastecerte en el caso de que sea necesario. Vamos con las claves para cambiar ese azulejo deteriorado.

Necesitarás:

-El mencionado repuesto de azulejo.

-Guantes y gafas para protegerte.

-Cincel y martillo.

-Masilla blanca.

-Y pegamento adhesivo…¡Así de simple!

Primer paso: Nos colocamos los guantes y las gafas para protegernos. Es indispensable extremar las precaucaciones cuando vamos a picar una superficie, pues algunos restos del material pueden saltar.

Segundo paso: Con la ayuda del martillo y cincel, extraemos el azulejo estropeado. Deberás ser especialmente cuidadoso para no dañar las piezas colindantes.

Tercer paso: Una vez haya quedado suelta la pieza, limpia la zona de la pared. A su vez, coloca el adhesivo en la parte posterior del azulejo.

Cuarto paso: Fija el azulejo en el hueco restante, presionando sobre él para que quede perfectamente adherido.

Quinto paso: Rellena las juntas con la masilla especial…¡y elimina los excesos!.

Durante las horas posteriores no manipules la zona, deja que seque y el resultado será inmejorable. Este trabajo es para una necesidad puntual, si te has propuesto revestir el baño desde cero, lo idóneo es consultar a profesionales. !Entra aquí y te sorprenderás de lo fácil que es encontrar presupuesto!.

 

Imagen: googleusercontent.com

 

¿Tienes azulejos en el baño y quieres devolver a las juntas un blanco impoluto?. Tras el paso del tiempo, el alicatado del baño puede adquirir un color distinto del original. Las juntas suelen ennegrecerse y dar un aspecto más deteriorado, estropeando la armonía de todos nuestros azulejos. Pero…existen una serie de trucos sencillos que blanquearán ese espacio y devolverán esa imagen limpia e higiénica que buscas en tu hogar. Estos trucos son aplicacbles tanto para suelos como para paredes así que, si tus juntas ya no te ajuntan….¡toma nota!.

Blanquear con masilla: Especialmente indicado para los azulejos de  pared. Hazte con una buena masilla blanca, mézclala con agua y déjala reposar durante 5 minutos. Cuando la mezcla se haya espesado lo suficiente, pinta con una brocha las juntas. Deberás dejarla unos minutos, el material de las juntas absorberá la masilla. Después, elimina los restos con un paño húmedo. Te sorprenderán los resultados!.

Blanquear con lejía: Otro truco -sólo apto para pacientes- es limpiar las juntas del conflicto con lejía y un cepillo de dientes viejo. Este truco es recomendable para superficies pequeñas, ya que si el espacio es excesivamente amplio, puede resultar una tarea muy laboriosa.

Un blanqueante casero: El bicarbonato es nuestro gran liado para lograr un resultado óptimo. Mezcla tres tazas de bicarbonato y una de agua tibia y haz una pasta con ello. Cepilla las juntas con esta masa y retia los excesos . Si quieres reforzar el efecto blanqueante, también puedes añadir a la pasta una taza de vinagre y otra de jabón. ¡Quedarán impecables!.

Por último, si eres excesivamente prá[email protected] y no te gustan las mezclas para blanquear, puedes adquirir productos para lograr el ansiado resultado. La marca Bruguer vende rotuladores blanqueantes, especiales para estos casos. Después de todos estos consejos y tras haberte reconciliado con tus juntas,  esperamos que disfrutes de un hogar  blanco y reluciente;)

 

¿Te gustaría dar un aire diferente a tu baño, pero no cuentas con mucho dinero?. Tu situación es mucho más habitual de lo que piensas, así que toma nota de esta idea: una buena solución para dar un toque distinto a tu baño es pintando los sanitarios y la bañera. Ponte una camiseta vieja que ya no utilices y ármate de un buen rodillo. En TuManitas te enseñamos cómo hacerlo.

Los materiales que  necesitarás son:

Lija de grano medio.

Pintura esmaltada de dos componentes (llamadas epoxy). Elige el color que más te guste. Ah, el rosa palo es tendencia;)

Imprimación . La imprimación facilita el agarre de la pintura a las superficies no porosas.

Disolvente de poliuretano.

Rodillo de poro pequeño.

Primera parte, lijado e  imprimación.

Veamos, lo primero que hay que hacer es limpiar bien la zona que vamos a personalizar, por ejemplo, un sanitario. Seguido de esto, lijaremos la superficie, lo que facilitará la adherencia de la pintura. Después, aplicaremos la imprimación con la ayuda del rodillo, extiéndola  por la superficie deseada. Procura hacerlo de modo uniforme  y que no queden marcas.  Cuando ya haya secado, lijamos de nuevo la superficie para eliminar los excesos de esta operación

Segunda parte, pintar y secar.

Mezcla la pintura esmaltada  con su catalizador correspondiente, en la medida que indique el fabricante. Si la mezcla resulta demasiado espesa, puedes aligerarla con disolvente de poliuretano. Con ella, da color al sanitario, y déjalo secar. Recuerda que si el resultado no es uniforme, puedes darle una segunda mano de pintura.

A través de estos pasos -y algo de atrevimiento- podrás adaptar tu baño a las nuevas tendencias. Si todavía no te atreves y prefieres confiar en un profesional, publica tu trabajo en TuManitas.

Te sorprenderás la cantidad de dinero que puedes ahorrar!

Imagen: Anunciosenred.com


El cuarto de baño es una estancia que, si bien antes se utilizaba única y exclusivamente para el aseo, hoy día cada vez cobra más importancia en los hogares. Quien más, quien menos disfruta de su baño convirtiéndolo en su spa casero particular, el lugar de relajación por excelencia… El problema, como siempre, es el poco espacio con que cuentan los pisos actuales y que hace que las distintas habitaciones sean cada vez más pequeñas. Por eso se agradecen todas las soluciones para sacar partido a los metros disponibles; en este caso, la firma Geberit pone a nuestra disposición una serie de Soluciones con las que es posible renovar el baño, aprovechando el espacio a tope.

Además, si algo bueno tienen las ideas de esta firma es que no necesitan obra para ser instaladas. Un buen ejemplo es el producto que os traigo en este post: las nuevas cisternas de Geberit. Las nuevas cisternas vistas Geberit Monolith aportan al baño una imagen renovada y elegante, sin necesidad de obras y con una sencilla instalación. En una mañana, el baño habrá cambiado por completo…

Pero si lo que queremos es un cambio radical, Geberit propone la mejor solución: empotrar la cisterna. Las cisternas empotradas Geberit aportan una gran libertad creativa: se pueden distribuir los elementos sanitarios de la forma que más nos guste y crear estanterías sobre la cisterna para guardar toallas… O lo que sea. Además, ofrecen la máxima fiabilidad, ya que están moldeadas en una sola pieza, sin juntas, lo que está garantiza una total estanqueidad.

Su mantenimiento es muy sencillo: sólo hay que extraer el pulsador para tener acceso inmediato a los mecanismos. Al empotrar la cisterna y las tuberías, el baño ganas espacio, la limpieza se facilita y sólo queda visible lo más bello: el pulsador Geberit, pudiéndose escoger el modelo que más se adapte al gusto del usuario.

Más información: Geberit.

0

Recientemente hablábamos sobre el problema de las humedades por condensación, en estancias donde el vapor de agua se condensa y se deposita sobre paredes y cristales, generando olores, moho y desprendimiento de las pinturas. Precisamente en los cuartos de baño es algo muy habitual, ya que el agua caliente de las duchas y bañeras genera una alta concentración de agua en el ambiente, que termina por depositarse en las superficies. La ausencia de ventilación empeora considerablemente este problema. Una eficaz forma de ventilar los baños y eliminar humedades y malos olores es instalar un extractor eléctrico.

Los extractores para baño se colocan habitualmente empotrados en la pared o en las hojas de ventanas fijas. Se trata de unos sencillos aparatos eléctricos que se conectan a la red o se enchufan, y que se encargan de extraer el aire del baño y llevarlo al exterior. Para colocarlos es recomendable acudir a un profesional, ya que si van en la ventana es muy complicado cortar el cristal de la forma adecuada; y si se colocan empotrados en la pared, es necesario picarla y conectarlos a la red eléctrica (o instalar una caja de enchufe adicional), tareas que es mejor que realicen los especialistas (y por supuesto, no olvidéis que los mejores están en TuManitas…).

A la hora de escoger un extractor doméstico para baño, los más habituales son los eléctricos de motor helicoidal. Suele haber varias velocidades para escoger, aunque para un baño más o menos estándar puede ser suficiente con adquirir un aparato de 2450 rpm. Los extractores se venden en centros de bricolaje, comercios de productos para el baño y tiendas de material eléctrico, y el precio de un modelo como el citado ronda los 40 euros.

Imagen: UK Bathrooms.

0

Las bañeras y duchas con las cortinas de toda la vida son algo muy habitual, pero cada vez son más los usuarios que deciden invertir algo de dinero en instalar una mampara adecuada en su cuarto de baño. Este tipo de elementos revalorizan considerablemente los espacios, ya que aportan estanqueidad total, comodidad, atractivo estético y evitan el deterioro y la formación de mohos característicos de las cortinas de plástico y textiles. Eso sí, para escoger la mampara adecuada, hay que tener en cuenta una serie de aspectos; es importante conocerlos para que luego no nos arrepintamos de nuestra decisión.

– Hay que medir bien el espacio disponible para no equivocarnos a la hora de encargar la mampara. Quizás lo mejor sea pedir a la empresa instaladora que envíe a un profesional a tomar las medidas; este servicio tiene un suplemento de unos 15 euros, pero merece la pena abonarlo para quitarnos quebraderos de cabeza.
– También es importante tener en cuenta el tamaño del cuarto de baño. En baños pequeños lo mejor es que las mamparas no lleguen hasta el techo. Para las bañeras basta con paneles de 150 cm de altura, mientras que para las duchas deberán tener un mínimo de 195 cm.
– La tornillería debe ser siempre de acero inoxidable. La unión de los paneles transparentes a los perfiles se puede hacer con silicona, pero es preferible que sea de gomas; son más caras pero resultan más limpias y estancas. Además, es importante que los perfiles tengan un grosor mínimo de 3 mm en adelante. Cuanto mayor sea el grosor de los perfiles, mejor calidad tendrá la mampara.
– Los paneles transparentes pueden ser acrílicos o de vidrio templado. Los acrílicos son más baratos y en viviendas con niños resultan más seguros. Pero los vidrios templados son mucho más atractivos y limpios; no se deterioran con los años, son más estables y si se rompen, no se astillan. Eso sí, salen bastante más caros. Un consejo: si la mampara que vamos a adquirir es de cristal templado, merece la pena pagar un poco más y comprar vidrios tratados con productos que repelen la suciedad y las gotas de agua.

Imagen: Profiltek.

Son las dos estancias que más se suelen reformar a fondo, y además, con el paso del tiempo han cobrado un increíble protagonismo. Si antes el baño era un simple lugar de aseo, y la cocina sólo era para eso, para cocinar, hoy día los baños son casi auténticos spas y zonas de relajación, mientras que las cocinas dejan espacio para comer o reunirse, y muchas veces lo comparten directamente con el comedor. La importancia de ambos espacios ha hecho que actualmente, las soluciones decorativas y funcionales se multipliquen para lograr resultados espectaculares.

En materia de fontanería, hay que saber que la normativa actual prohíbe el empleo de materiales como el plomo o el hierro galvanizado en las instalaciones de ambas estancias. Actualmente lo que se usa es el cobre, que poco a poco va cediendo terreno a los materiales plásticos, que ya hemos tratado alguna vez en nuestro post. El PVC, por su parte, es el protagonista de las redes de saneamiento. En tuberías de gas también se usa el propileno.

A la hora de instalar los sanitarios en el cuarto de baño, vigilaremos que el WC esté lo más cerca posible de la bajante; si lo situamos a más de cuatro metros, podría dar lugar a importantes atascos. La tubería que parte de la taza debe llevar siempre una ligera inclinación hacia la bajante para facilitar la eliminación de las aguas fecales; esto puede implicar el tener que subir ligeramente el pavimento.

En materia de electricidad, no hay que olvidar que debemos respetar siempre (y digo siempre) las medidas de seguridad y distancias establecidas entre los puntos de luz, los enchufes y las tomas de agua, para evitar peligrosos accidentes y descargas. Las zonas del dibujo (fuente e imagen: securibath.com) 1, 2 y 3 corresponden al espacio peligroso (donde no se deben poner puntos de luz ni enchufes), el espacio de protección (con restricciones) y al espacio libre, respectivamente.

Instalar una ducha de obra en la vivienda es algo que muchos nos hemos planteado, por resultar una solución muy cómoda, atractiva y visualmente muy práctica (los espacios diáfanos amplían visualmente las estancias). Pero uno de los condicionantes que suelen “echar para atrás” a los que se están planteando esta reforma es la cantidad de obra que es necesaria para ello. Aparte de retirar la bañera o el plato de ducha original (algo que es necesario siempre), después hay que establecer la pendiente para la evacuación del agua y solar la zona con baldosas cerámicas.

Para facilitar el trabajo y ahorrarnos un tiempo considerable en su realización, la firma Schlüter Systems acaba de presentar un sistema modular de duchas a ras de suelo llamado Schlüter Kerdi Showers, cuya característica más interesante es la facilidad de su colocación. Aunque desde luego es un trabajo que debe encargarse siempre a un profesional (como los que se encuentran en nuestra web TuManitas.com), su empleo hace que podamos disfrutar de nuestra flamante nueva ducha en mucho menos tiempo, con una reducción considerable de la obra y una facilidad de instalación que los profesionales, seguramente, agradecerán sobremanera.

Los paneles prefabricados para el suelo de estas duchas llevan unas ranuras premarcadas que hacen que su instalación sea muy sencilla, incluso en duchas redondas. Además, las piezas llevan la pendiente de evacuación del 2% incluida para no tener que realizarla con cemento. Los paneles se combinan con otros similares de compensación que sirven para la instalación del bote de salida y la tubería de desagüe. El sistema se combina además con un set de impermeabilización para unir las entregas de suelo y pared, y un desagüe específico para el sistema, con rejillas de acero inoxidable (estándar o de diseño).

Más información / Schlüter Systems.

Escoger la mampara ideal para la bañera o la ducha puede no ser tan sencillo como parece. Dentro de la elección entran distintas variables a considerar: el estilo del baño, el presupuesto, el espacio disponible, los gustos personales… Para saber cuál puede ser la mejor solución para nuestro baño en particular, vamos a considerar las diferentes opciones disponibles.

Las mamparas pueden ser para baño o para ducha. Normalmente, los mismos modelos están disponibles para ambas posibilidades, adaptados a cada una de ellas. Actualmente la tendencia es decantarse más bien por los espacios de ducha, que visualmente resultan más ligeros y amplían el espacio, además de ser más modernos. Las duchas tipo gimnasio, con platos grandes y bajos o suelos de cerámica (o incluso madera) son lo más demandado en estos momentos, y en cualquier revista de decoración veremos que son lo que más se lleva en ambientes vanguardistas.

Dentro de las perfilerías, podemos escoger entre dos tipos de metal: el aluminio o el acero inoxidable. El primero es el más económico y puede presentarse en cromado (la opción más actual), mate o lacado. El acero inoxidable es más noble y elegante, y siempre se presenta en acabado cromado. Es el material idóneo para combinar con cristal templado; la combinación de ambos materiales, de alta pureza, da lugar a cerramientos muy elegantes y visualmente atractivos. Una opción muy interesante y que cada vez está más en boga son las mamparas sin perfilería, realizadas simplemente con paneles de cristal unidos entre sí y ensamblados a las paredes y al suelo con perfiles casi invisibles. Estas mamparas ofrecen un aspecto de lo más moderno y elegante, y visualmente son más ligeras.

En cuanto a los paneles, las opciones a escoger son básicamente dos: los acrílicos y el cristal templado. Los paneles de material acrílico son los más económicos; no son realmente de cristal sino de un polímero (plástico) duro y resistente, más barato que el vidrio. Los cristales templados resultan más caros, pero también mucho más sólidos y elegantes. Pueden tener un grosor de 6, 8 o 10 milímetros dependiendo del modelo de la mampara, y existe la posibilidad de escogerlos en cristal incoloro, grabado con distintos motivos o coloreado (en tonos azules, cobres, grises…).

Por último, sólo queda escoger el tipo de apertura de las puertas, si la mampara las lleva. Y digo esto porque hay modelos que sólo constan de paneles fijos, con una apertura para entrar o salir del espacio de la ducha o la bañera. Las puertas o paneles móviles pueden ser abatibles (con bisagras y con apertura hacia el exterior; también hay modelos que se abren hacia dentro y hacia fuera), deslizantes o correderas (la mejor opción para baños con poco espacio) y paneles móviles (que se deslizan tanto hacia la izquierda como hacia la derecha y se cruzan entre sí).

Con todas estas posibilidades, personalizar la mampara del baño o la ducha está al alcance de todos los usuarios. En TuManitas encontraréis, además, al instalador adecuado para vuestro caso, con los mejores presupuestos y todas las garantías.

Imagen: Persianas Martínez Blanquer.

Desde la firma Knauf me ha llegado hoy esta información sobre sus soluciones para impermeabilizar azoteas, fachadas y superficies de exterior, mediante materiales que resisten la intemperie y el agua. Se trata, en este caso, de una pasta impermeabilizante y una banda impermeable de fibra, perfectas para el correcto tratamiento de rincones expuestos a zonas de agua. Ambos productos, siempre y cuando sean utilizados en combinación, garantizan una total impermeabilización en zonas críticas de interiores, zonas de semi-intemperie o exteriores.

El campo de aplicación está indicado para superficies de placa de construcción en seco de yeso laminado, fibra-yeso o cemento. Su uso es imprescindible en los encuentros de esquinas de zonas húmedas y con agua: suelo-tabique, suelo-trasdosado, techo-tabique, techo, trasdosados…

Flachendichtband es una banda estanca y elástica de aprox. 12 cm de ancho y 1,5 mm de espesor. Lleva un recrecido de poliéster en la zona central y un entramado a sus lados para garantizar su adherencia.

Para aplicar la banda, la superficie debe haber recibido una primera mano del impermeabilizante Knauf Flachendicht y estar seca, libre de polvo, trozos libres y cualquier elemento contaminante. A continuación se sitúa la Banda en la zona presionándola y cuidando de no producir dobleces. Luego se aplica la segunda mano del impermeabilizante, para cubrir la banda. Y, por último, se continúa la imprimación en el resto de superficies, sobretodo alrededor de la banda y en los sitios donde se requiere una impermeabilización intensa.

Más información: Knauf España.