ACS
Agua Caliente Sanitaria

0

A los profesionales del ramo, poco les voy a contar acerca de cómo hacer su trabajo; es decir, cómo instalar las tuberías de suministro y circulación de agua caliente sanitaria (ACS) por la vivienda. Pero sí hay muchos particulares a quienes les interesa saber cómo se debe hacer este tipo de instalaciones, y desde luego estoy convencida de que es algo que todos deberíamos conocer si vamos a hacer una reforma en la red de fontanería de nuestra casa. Si sabemos cómo debe ir la instalación de forma general, podremos comprobar los trabajos antes de que se tapen las rozas y evitar así futuros problemas.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, los tubos por los que circula el agua potable pueden ser de cobre o de materiales plásticos. Cuando las tuberías de la instalación discurren paralelas, las de agua caliente deben ir siempre por encima de las de agua fría; y para que el calor no afecte a ésta, la separación entre los circuitos debe ser de por lo menos 4 centímetros.

Las tuberías y los dispositivos que las anclan a la pared deben contar con sistemas dilatadores para que los materiales no se vean afectados por los movimientos, expansiones y contracciones que provocan los cambios de temperatura. También se aconseja instalar dilatadores en los tramos rectos. Adenás, si nuestro sistema funciona con un termo eléctrico, éste deberá disponer de un sistema anti-gérmenes.

Para finalizar, si en nuestra vivienda en tramo de la red que llega hasta el punto de consumo más alejado de la caldera o termo alcanza o supera los quince metros, entonces será obligatorio instalar también una red de tuberías de retorno.

Imagen / Jcheng.

Cuando pensamos en instalar un sistema de calefacción en nuestra vivienda, por lo general nos centramos en soluciones como las calderas a gas natural, gas propano, gasóleo, calefacción eléctrica o bomba de calor. Incluso hay personas que, en viviendas unifamiliares, se plantean la posibilidad de instalar paneles solares para ACS (agua caliente sanitaria) y calefacción. Pues una de las opciones más interesantes hoy día, sobre todo para viviendas a las que no llega el suministro de gas natural, es la calefacción por biomasa.

El término biomasa se refiere a los combustibles obtenidos a partir de residuos naturales. En las calderas domésticas, estos residuos se obtienen de fuentes vegetales: madera, huesos de aceituna, cáscaras de almendra… A partir de la madera se elaboran los pellets, unos pequeños cilindros de serrín y virutas que constituyen la fuente de alimentación más común para las calderas. En la fotografía podéis ver una caldera de pellets con su depósito o silo para almacenar el combustible. Muchas calderas también funcionan con restos de madera procedentes del jardín (tarugos o restos procesados), por lo que pueden ser una solución muy económica.

La biomasa es un combustible muy ecológico, el mejor después de la energía solar. El CO2 que se emite con su combustión se llama CO2 neutral y no aumenta las emisiones al medio ambiente; esto es porque es el mismo CO2 que absorbieron las plantas a partir de las cuales se elabora el combustible, cuando hacían la fotosíntesis. Además de ecológica, la biomasa revitaliza el sector agrícola de las zonas rurales; existe la posibilidad de contratar el suministro de pellets a empresas que nos lo lleven a casa, pero también se pueden comprar directamente a cooperativas agrícolas.

El gasto energético de una caldera de biomasa puede ser entre un 40 y un 60% menor que el de una caldera de gas natural, con el ahorro monetario que esto supone. El inconveniente más grande de este tipo de sistemas es el coste de la instalación; la caldera de pellets y el silo pueden llegar a triplicar el precio de una caldera de gas, y si queremos añadir un kit para calentar el agua de la vivienda, el precio de la instalación se incrementará en más de 1.500 euros.

Imagen / Girasolar.

El mercado de los accesorios para instalaciones de fontanería evoluciona a una rapidez increíble. De las antiguas tuberías de plomo (y hace aún más tiempo, de hierro), que actualmente están prohibidas por la toxicidad inherente a este material, se pasó a las piezas de cobre recocido que todavía se colocan en muchas viviendas. Pero el futuro es sin duda de los materiales plásticos: polipropileno (PP) y polibutileno (PB). Multicapa, reticulado, ecológicos… Los materiales son de distintos tipos pero todos ellos tienen estupendas ventajas, como su sencillez de instalación, su nula toxicidad y su inapreciable impacto medioambiental.

Dentro de este sector, acaba de empezar a comercializarse en España un sistema llamado Plomyclick, de la mano del Grupo Plomyplas. Está formado por tuberías plásticas unión rápida fabricado íntegramente en PPSU, que permite ahorrarse hasta un 80% en tiempo de montaje y un 50% en stocks de accesorios. Este producto ha sido diseñado y fabricado para atender las demandas más exigentes del sector de instaladores de ACS y calefacción.

La rapidez de realización de los trabajos es su mayor baza: sólo hay que cortar el tubo, biselar el borde a introducir en el accesorio y empujar el extremo, hasta que se pueda distinguir a través del indicador visual del accesorio. Esta unión es totalmente segura, resistente y garantiza la inexistencia de fugas; las tuberías soportan hasta 95ºC de temperatura del agua. No cabe duda de que este producto está llamado a ser una revolución en instalaciones de fontanería, ya que los profesionales podrán ir olvidándose de llevar herramientas complejas o realizar soldaduras. Además, otra ventaja de este sistema es que permite instalar las tuberías entre tabiques de bajo espesor.

Más información / PlomyPlas.

Un nuevo Plan Renove está a disposición de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid. En estos tiempos donde parece ser que, poco a poco, tanto ciudadanos como instituciones estamos empezando a concienciarnos en el cuidado del medio ambiente, las subvenciones para cambiar las viejas instalaciones y electrodomésticos por otros más sostenibles (y más ahorrativos, todo hay que decirlo) fluyen constantemente.

En este caso, ha sido la Comunidad de Madrid la que a finales del año pasado aprobó un Plan Renove de subvenciones a particulares para que puedan cambiar sus viejas calderas de gas por otras de condensación.

Estas calderas tienen un rendimiento mayor que las convencionale, y además son menos contaminantes. Al consumir menos energía contribuyen también al ahorro del usuario que decida instalarlas. La partida de presupuesto que ha destinado este año el Gobierno Regional a este Plan es de dos millones y medio de euros; la subvención sube a un total de 306 euros, de los cuales 255 proceden de la Comunidad, y 51 euros los aportará Gas Natural a los clientes adscritos a su red de distribución.

Hasta el día 31 de octubre no se cerrará el plazo para solicitar estas ayudas, aunque también se indica que sólo se darán subvenciones hasta agotar los fondos destinados a tal fin, así que quizás lo mejor sea no esperar demasiado si queremos aprovechar este Plan para cambiar nuestra caldera. Las subvenciones se entregarán previa presentación de la factura de la instalación, así que primero hay que cambiar la caldera y después se nos facilitará el dinero. Hay más información en webs como la de Coegas, donde está detallado todo lo necesario para optar a las ayudas. Y recordad que en TuManitas encontraréis a los mejores profesionales en instalación de calderas, cerca de vuestras viviendas y con los precios más ajustados.

Carrier heating

Carrier España S.L. ha lanzado al mercado español dos sistemas integrales de climatización para calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria basados en la bomba de calor de alta eficiencia y que además cuentan con dispositivos de última generación. Unas soluciones alternativas a las tradicionales calderas para la calefacción de los hogares.

El sistema monobloc es un sistema integral de climatización y agua caliente sanitaria. Consta de una o dos bombas de calor, un módulo hidrónico que incluye todos los componentes necesarios para la regulación y el control de la instalación, y los módulos adicionales para producción de agua caliente sanitaria. Los más de 30.000 sistemas vendidos en toda Europa muestran la versatilidad y fiabilidad de este tipo de soluciones.

El sistema XP Energy es una bomba de calor aire-agua partida, desarrollada específicamente para aplicaciones de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria. Su compresor inverter y el control independiente de una o dos zonas de confort, garantizan un control óptimo de la temperatura ambiente con una alta eficiencia.

Carrier es el líder mundial en el mercado de calefacción, ventilación, y aire acondicionado con más de 100 años de experiencia. Esto ha sido posible gracias al desarrollo de productos altamente eficientes, fiables y que se ajustan a las necesidades de cada cliente, contando además con un Servicio Técnico y asistencia postventa de primer nivel. Hablar de Carrier es hablar de una compañía que apuesta por el liderazgo tecnológico de cara al futuro.

Encontrará más información en Carrier.

En este blog que compartimos entre todos los profesionales de las reformas, aficionados al bricolaje y a todos los que les interese estar al día sobre las últimas noticias y novedades en el mundo de las reformas y la construcción, siempre apostamos por las soluciones de sostenibilidad y ahorro energético que, muy probablemente, constituyan el futuro de la edificación en toda Europa. Por esta razón, en el post de hoy voy a hablaros sobre la energía solar térmica, que es aquélla que se obtiene directamente de la luz del sol, acumulándose mediante unos colectores (los populares paneles solares) que se instalan en los tejados de los edificios (o en el campo, en el caso de las granjas solares) para poder abastecer de calefacción y/o ACS (agua caliente sanitaria) a las viviendas.

¿Resulta rentable colocar este tipo de paneles? Sobre este tema hay mucho debate y discusión. Siempre hay que tener en cuenta una serie de parámetros, como la zona geográfica (siempre es mucho mejor colocar paneles en lugares donde haya muchas horas de sol al año), el uso que se vaya a dar a la vivienda (mejor si se trata de una vivienda habitual que una segunda residencia) y las personas que vivan en ella habitualmente.

Las subvenciones son también algo a considerar. Hay quien dice que sale mucho más caro sólo el trámite de solicitarlas, que el dinero que obtienes; además, suelen tardar bastante en recibirse. Pero también hay quien las defiende y las ha conseguido, y, además, hay empresas que compran los excedentes de energía (en este caso, eléctrica fotovoltaica), lo que siempre constituye una ayuda adicional.

Otra buena opción es emplear el excedente de energía térmica para calentar el agua de las piscinas, y así poder aprovechar toda la energía acumulada. Lo mejor para informarse de todas las opciones y posibilidades es acceder a las webs de instituciones como el IDAE o empresas como Censolar, donde aportan todos los datos sobre ayudas y subvenciones, y rentabilidad de la instalación.

guia-reev-213x300

El departamento encargado de dicha publicación ha sido la Consejería de Economía y Consumo de la Comunidad de Madrid, y se trata de un documento técnico de gran interés para los profesionales de todo el país. El último capítulo está dedicado íntegramente a las ayudas y subvenciones que se otorgan en dicha comunidad para rehabilitación de edificios, por lo que lógicamente, su interés se circunscribe a los ciudadanos residentes en ella; pero el resto de la guía, que consta de 328 páginas en total, puede resultar muy útil para todos los profesionales del ramo de las reformas y la construcción, ya que las nuevas normativas sobre construcción y rehabilitación de edificios son muy exigentes en materia de sostenibilidad energética.

Los primeros capítulos de la guía se refieren a la rehabilitación de fachadas y cubiertas con aislamiento térmico, y a los cerramientos de huecos (vidrios y marcos). La impermeabilización de cubiertas también tiene su espacio, y la aplicación de sistemas de control solar en ventanas mediante la colocación de láminas solares (acerca de las cuales hablamos recientemente en este blog).

Una de las secciones más interesantes, a la cual se le dedican dos capítulos, se refiere a la captación de energía solar mediante paneles térmicos y fotovoltaicos, para luego emplearla en la generación de energía destinada a calefacción, agua caliente, electricidad e iluminación. Las tecnologías de calefacción de alta eficiencia energética, así como los sistemas de iluminación más eficaces en cuanto a ahorro energético o los modelos de ascensores de última generación son los protagonistas del resto de las secciones.

Para la redacción de esta Guía se ha recurrido a empresas conocidas por su solvencia y compromiso con el medio ambiente, como Sika o Saint-Gobain Glass, y a instituciones como ANDIMA (Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes). En el texto encontramos gráficos, explicaciones claras y detalladas, instrucciones y fotografías de montaje de los distintos sistemas y ejemplos prácticos de ahorro energético.

Para aquéllos que confiamos y creemos en un futuro sostenible y un mayor grado de desarrollo de la concienciación medioambiental, esta publicación se suma a las iniciativas más interesantes que han partido desde el ámbito público o el privado. La Guía es gratuita y puede descargarse de Internet, o bien solicitar un ejemplar impreso.

Para descargar la Guía en pdf:

 www.madrid.com

(Consejería de Economía y Consumo, organización Dirección General de Industria, Energía y Minas)

www.fenercom.com

(Fundación de Energía de la Comunidad de Madrid)

Para solicitar ejemplares impresos:

 [email protected]

[email protected]

En nuestro país, periódicamente nos enfrentamos con un problema que tiene costes terribles para la economía y el medio ambiente: la sequía. La escasez de agua es un problema en todo el mundo y especialmente en nuestro país, sobre todo en determinadas zonas donde este bien es cada vez más escaso. A diferencia de otros lugares de Europa, donde el líquido elemento se paga en lo que vale y se adoptan medidas para ahorrarlo y aprovecharlo al máximo, en España nos permitimos el lujo de desperdiciarlo por lo barato que nos cuesta. Es el momento de hacer algo por nuestro planeta y por nosotros mismos y empezar a adoptar soluciones que pasen por el reciclaje y el acopio de agua de lluvia. Actualmente hay muchas empresas que disponen de sistemas de acopio de agua de lluvia y tratamiento de aguas grises, que nos permiten aprovechar el regalo que nos cae del cielo, así como reciclar las aguas que se van por el desagüe. Hay que tener en cuenta que el 50% del uso del agua en las viviendas va a parar a aplicaciones para las que no es necesario que sea agua sanitara (potable, para entendernos) y puede emplearse tranquilamente agua de lluvia: nos estamos refiriendo al riego, los electrodomésticos,… Esto significa que, con una instalación de aprovechamiento de la lluvia adaptada a las necesidades de cada uno, puede reducirse el gasto de agua a la mitad. Y todo ello, sin ningún problema: la separación entre los dos tipos de agua está actualmente regulada por normativas. La empresa Fercampo distribuye e instala sistemas con depósito para el acopio de agua de lluvia, y también otros en los que se combinan estos depósitos con sistemas de tratamiento de aguas grises, que son las procedentes de lavabos y duchas y pueden emplearse para el rellenado de la cisterna delWC. Este tipo de instalaciones están subvencionadas: el Ministerio de Vivienda, en el art. 3d de la Orden Viv. 2784/2006, prevé ayudas para "la mejora de las instituciones de suministro de agua e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua y así como la realización de redes de saneamiento separativas en el edificio que favorezcan la reutilización de las aguas grises". Los sistemas, de la empresa alemana GFK, disponen de bombas de impulsión, filtros específicos, depósitos enterrados de duración centenaria, instalaciones de post-suministro y tapas y cubiertas transitables. Más información: www.fercampoenergiasrenovables.com

Los sistemas de agua caliente y calefacción de las viviendas pueden ser de varios tipos, pero actualmente lo más corriente es que funcionen conectados a algún tipo de caldera. Básicamente se dividen en dos tipos: de circuito estanco y de tiro natural. Las primeras toman aire del exterior para generar la combustión a través de los conductos de la vivienda, y expulsan al exterior los productos de desecho resultantes. Las que funcionan a gas natural y propano suelen ser de tipo mural (para colgar en la pared) y mixtas; esto significa que generan calor para la calefacción y el circuito de ACS. Las calderas con tiro natural están prácticamente en desuso; toman el aire de la propia vivienda y sacan por el tiro de la chimenea los productos de desecho de la combustión. En cuanto al combustible que empleen las calderas, puede tratarse de gas natural, gasóleo o propano. La caldera emplea este combustible para ponerse en marcha y calentar el agua, para luego bombearla hacia las tuberías de calefacción y agua. El gasóleo y el propano precisan de depósitos para almacenarse. Las ventajas de instalar calderas a base de estos combustibles son que el combustible es más barato, hay menos riesgo de deflagración y las calderas en sí son más duraderas; por otra parte, son más ruidosas que las de gas, desprenden olor y su mantenimiento es más caro. En cuanto a las que funcionan con gas natural, resultan más baratas, hacen poco ruido, su mantenimiento es sencillo y económico, son más cómodas y no hay que almacenar el combustible en ningún depósito, ya que viene canalizado (excepto en algunas zonas). Su mayor inconveniente es que necesitan rejillas de ventilación, por lo que en aquella zona donde estén situadas entrará aire frío; además, en el caso del gas natural, aunque no se utilice el servicio hay que pagar un gasto fijo por el contador y la instalación de la red. La elección de un tipo u otro dependerá de nuestras necesidades y las condiciones de nuestra vivienda.  

Ahorrar agua es una prioridad hoy en día para cualquier persona mínimamente concienciada con el medio ambiente. El gasto de agua en los países desarrollados es escandaloso si tenemos en cuenta la escasez de este elemento que se produce en aquellos lugares donde las sequías son una constante. En España, el gasto medio de agua por persona y día es actualmente de 166 litros entre usos domésticos y municipales, mientras que en cada piso se gasta una media de 291 litros diarios. Y las cifras se disparan ya si hablamos de viviendas unifamiliares: 633 litros de agua al día. Estas cifras deben hacernos reflexionar seriamente, teniendo en cuanta que, además, existen formas muy fáciles y cómodas de ahorrar agua sin tener que renunciar a ninguna comodidad. Los dispositivos especiales para el ahorro en el baño son muy adecuados para ello. Su instalación, además de constituir una medida ecológica, nos permitirá ahorrar dinero en la factura anual del agua. Dichos dispositivos se colocan en las griferías, sanitarios y latiguillos y, en algunos casos, sustituyen directamente a los sistemas o los sanitarios. Los temporizadores de agua permiten graduar la temperatura a la que sale ésta; no hay que esperar a que se caliente para emplearla, por lo que no tendremos que dejar correr el chorro hasta que salga a nuestro gusto. También existen grifos ecológicos con tres posiciones de apertura; la posición media reduce el caudal al 50% del máximo. Por otra parte están los conocidos perlizadores o rompechorros, unos accesorios que se enroscan directamente a la boca de los grifos y, como su nombre indica, rompen el chorro de agua y consiguen que ésta salga con mucha presión, mezclada con partículas de aire. La cantidad de agua es menor, pero la sensación es similar. También existen duchas cuyos cabezales regulan la cantidad y el tipo de chorro de agua que queremos obtener. Más desconocidos son los interruptores de caudal giratorio y los limitadores de salida. Los primeros son unos accesorios que sirven para parar el chorro de agua de la ducha sin tener que reajustar luego la temperatura; se colocan entre el cabezal y el manguito. Los segundos se intercalan en el mismo lugar o en el latiguillo del grifo, y limitan la salida de agua (los hay de varios niveles). EL WC es, por otra parte, uno de los sanitarios que más agua limpia consume; hay modelos de bajo consumo que sólo emplean 2,3 l de agua en cada descarga, un 62% menos que los de tipo estándar. Para colocar dentro de la cisterna existen los llamados retenedores de descarga, unos contrapesos metálicos que cierran automáticamente la salida del agua; se fijan al eje central del sistema. Todos estos dispositivos pueden encontrarse en almacenes de fontanería y centros de bricolaje, pero también a través de la empresa RST-Tehsa (www.tehsa.com)