Rascacielos

Rascacielos

0

rascacielos

Los rascacielos son uno de los tipos más representativos de las construcciones actuales. Las grandes metrópolis del planeta como Nueva York o Tokyo, por ejemplo, cuentan con muchos edificios de este tipo que son una muestra de la modernidad y el desarrollo. Cuando observamos este tipo de arquitecturas que parecen contradecir las leyes de la gravedad es muy habitual que nos preguntemos cómo hemos podido llegar hasta estos niveles en lo que a la construcción se refiere. Para poder explicar cómo es posible realizar este tipo de construcciones tenemos que retroceder en el tiempo varias décadas incluso algunos siglos.

Construir rascacielos es algo posible gracias a los procesos industriales revolucionarios que tuvieron lugar a lo largo de los siglos XVIII y XIX. Durante estos cientos de años se llevaron a cabo descubrimientos que no solo revolucionaron el mundo de la industria sino también el de la construcción. En esta época comienzan a utilizarse algunos materiales como el vidrio y el hierro que permitieron desarrollar un nuevo tipo de arquitectura. Esta arquitectura recibió el nombre de arquitectura del hierro en honor de uno de los materiales estrella. Algunos edificios típicos de este periodo fueron el Cristal Palace en Inglaterra y la Torre Eiffel en Francia. Con el paso de los años los materiales de construcción continuaron evolucionando y con ellos también lo hicieron las técnicas constructivas y la sensibilidad estética en arquitectura.

El siguiente hito que debemos explorar para comprender el surgimiento de los rascacielos es el de la escuela de Chicago a principios del siglo XX. En esta época la ciudad de Chicago se enfrentó a la necesidad de crear espacio en un entorno más limitado y la respuesta obvia fue la de construir en altura. En estos momentos se contaban con los materiales y técnicas constructivas necesarias para llevar a cabo tales edificaciones y pronto se comenzaron a construir los primeros rascacielos. Los rascacielos de esta época tienen bastante poco que ver, salvo en lo que a altura se refiere, con los últimos rascacielos que se han construido en lugares como Dubái, por ejemplo. Hay que comprender que a día de hoy contamos con muchos materiales más ligeros y resistentes y que arquitectura e ingeniería trabajan juntas para conseguir los resultados más espectaculares.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario