Quiero una habitación para bebé, no infantil

Quiero una habitación para bebé, no infantil

0

La llegada de tu bebé es inminente y aún estás dándole vueltas a la decoración de su cuarto. Ojeas revistas, navegas por la red, pero no acabas de encontrar lo que quieres. No es otra cosa que una habitación para tu bebé que sea demasiado infantil. Quieres lograr un efecto que sea compatible con un ambiente acogedor para un bebé y con una estancia donde, si alguien (mayor de edad) tiene que pernoctar, no sienta que está invadiendo un santuario angelical.

Bien, pues es tu día de suerte porque te vamos a dar unas indicaciones concisas que serán clave para dar forma a la teoría.

Pintura

Es recomendable pintar las habitaciones para bebés en tonos claros. Incluso, benefia su descanso y fomenta la serenidad. Con ésto, no nos referimos sólo a los clásicos rosa y azul. Aludimos, más bien, a tonos como el melocotón, el gris perla o el verde menta. Como idea, puedes pintar todas las paredes o darle color a la pared predominante.

Mobiliario

No te compliques la vida. Una cómoda básica blanca de cuatro cajones te resolverá todos tus problemas. Mientras tu hijo sea pequeño, coloca encima un cambiador. Lo podrás retirar cuando ya no tengas que cambiarle los pañales. Decora la cómoda con unos stickers. Sin querer menospreciar los de dibujos animados, prueba con pajaritos, flores, o lunares. ¿Por qué no mezclarlos? Ten en cuenta que la premisa básica siempre es menos es más, así que tómate tu tiempo en diseñar los adornos.

La cuna debe ser segura, ante todo, pero también de lineas depuradas y de color blanco a conjunto con la cómoda. Puedes arriesgar más en la ropa de cama con estampados o colores más intensos.

Orden

Necesitarás tener a mano los pañales, toallitas, crema para el culito, colonia, peine, gasas, etc. No hace falta que las tengas a la vista. El primer cajón de la cómoda será tu almacén perfecto. Al tratarse de ropa pequeña, con los otros tres cajones tendrás espacio de sobra para tenerla ordenada.

cuando tu vástago tenga sólo unos meses, ya habrás acumulado unos cuantos trastos, también conocidos como juguetes u objetos con los que tu bebé juega. Procura dejarle libertad para que juegue con ellos tirándolos por doquier, pero cuando acabe y tengas que recogerlos, un cesto de la ropa sucia te servirá de depósito perfecto y te ocupará poco espacio.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario