Piscinas de obra: pros y contras

Piscinas de obra: pros y contras

0

Piscina de obra

Llega el verano, y muchos propietarios que cuentan con terreno en el exterior se plantean una vez más la posibilidad de instalar una piscina. La mayoría se decanta por los vasos de poliéster por razones obvias: son los más económicos y los que se colocan con mayor rapidez (pueden instalarse en tan solo tres días). Las otras opciones, las piscinas de obra y de paneles, son ya otro cantar… Pero tienen sus ventajas. Hoy vamos a echar un vistazo a las piscinas de obra.

¿Para este verano? Entonces, de poliéster

La verdad es que si teníais la intención de disfrutar de vuestra piscina este mismo verano y ni siquiera habéis empezado a excavar, casi os diría que os olvidaseis de las de obra. Su instalación es compleja y el hormigón tarda semanas en fraguar, por lo que os limitaríais a contemplar un feo hueco lleno de hormigón a medio secar durante prácticamente todas las vacaciones. En estos casos es mejor optar por el clásico vaso de poliéster, que además es mucho más resistente y fácil de mantener.

Distintos revestimientos

Sin embargo, las piscinas de obra tienen múltiples ventajas. La más evidente es que podéis hacerlas del tamaño, forma y color que más os gusten; el hormigón se adapta a cualquier excavación. Son perfectas si lo que queréis es una piscina tipo alberca, típicas de las casas de campo y con un encanto insuperable. El interior del vaso puede revestirse con el clásico gresite, con un material flexible llamado líner (una lámina de PVC que se fija al hormigón, resistente y limpia) o pinturas al clorocaucho. Para quienes elijan la pintura, mi recomendación es que contempleis otros colores distintos de los típicos azul y verde: por ejemplo, el amarillo albero queda genial al mezclarse visualmente con el azul del agua.

Hormigón gunitado

Los vasos se revisten con hormigón gunitado (proyectado a pistola); el hormigón debe tener un grosor mínimo de 10 mm en paredes y de 20 mm en fondo. El proyectado se hace sobre un marco de acero o sobre paneles laterales, aunque también se puede realizar con encofrados o muros de obra. Después se rellena el perímetro con gravilla y se remata el conjunto con piedra de coronación, creando un bordillo estanco y estético (también se puede usar cerámica antideslizante). Estas piscinas, como os comentaba, salen bastante más caras que las demás; junto con el tiempo de instalación, ésa es su mayor desventaja. Pero, desde luego, son indiscutiblemente más bonitas y personales que el resto. La decisión, una vez más, está en vuestras manos; y los profesionales de Tumanitas.com os ayudarán a llevarla a cabo.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?