Pinturas termocrómicas, descubre lo que pueden hacer por tí

Pinturas termocrómicas, descubre lo que pueden hacer por tí

Si te contamos que existe una pintura que cambia de color con el calor, tal vez te parezca una idea divertida para la habitación de los niños, o para acabar con la monotonía de las habitaciones más aburridas de la casa. Pero lo cierto es que la realidad va más allá y sí, las pinturas que cambian de color con el calor, denominadas termocrómicas, existen.

Las pinturas termocrómicas, más allá de lo puramente decorativo, se aplican sobre radiadores o fuentes de calor, actuando como una señalización cuando el aparato se encuentra encendido. Además, su presencia en carreteras es útil: las bandas con pintura termocrómica pueden avisar al conductor de dónde se han formado placas de hielo, para evitar posibles accidentes.

En la alimentación, la pintura termocrómita también cuenta con un uso interesante: aplicadas sobre el envase de un producto, pueden indicar cuándo este ha sido almacenado a temperatura excesivamente alta. En este último caso, la pintura termocrómica no es de carácter reversible, es decir, una vez alcanzado el tono indicador de las altas temperaturas, no volverá a su color original.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. Quisiera obtener informacion y precios de las pinturas, asi como los rangos de temperatura en que trbajan. desde ya muchas gracias!

Deja un comentario