Pinturas antihumedad: ¿son eficaces?

Pinturas antihumedad: ¿son eficaces?

pintar techo

Durante los meses fríos, es bastante habitual en algunas casas que aparezcan manchas, olores e incluso desprendimientos de pintura en paredes y techos. La razón la conocemos todos: la presencia de la humedad. El agua penetra en las viviendas a través de fisuras y grietas, o tal vez por condensación (algo que ya explicamos en algunos artículos anteriores sobre la humedad). Hay quien piensa que puede solucionar el problema con una mano de pintura

Localizar y erradicar la fuente

Craso error. Los problemas de humedad, y esto es algo que cualquier buen profesional sabe, solo se pueden solucionar erradicando en primera instancia la fuente que crea la mancha o la presencia de moho. Sellar fisuras, generar barreras para impedir el ascenso del agua del subsuelo o eliminar el vapor de agua excesivo presente en el ambiente son soluciones para impedir el acceso del agua al interior de las viviendas.

Una vez solucionado el problema (para lo cual no dudes en publicarlo en Tumanitas.com: no tardarás en recibir propuestas de nuestros profesionales, con presupuestos incluidos), el paso siguiente es volver a dejar la pared o el techo como nuevo. Probablemente la humedad habrá dejado manchas e incluso mohos, que no se pueden ocultar con una o dos manos de pintura corriente. Ahí es donde entran las pinturas antihumedad.

Aplicar la pintura

En los almacenes de pintura y centros de bricolaje encontraréis muchos productos de distintas marcas. Normalmente se presentan en forma de pintura y de imprimación, aunque la verdad es que son soluciones muy similares. Son productos de color blanco, muy espesos y con una carga de pigmento muy superior a la habitual: esto hace que cubran con más intensidad las manchas. También suelen llevar componentes fungicidas para evitar la proliferación de hongos y mohos.

Para aplicar este tipo de productos, en primer lugar tendréis que limpiar la zona afectada. Si hay moho, cepillad fuertemente la superficie con un producto fungicida (a la venta en las mismas tiendas) y dejad que se seque, ventilando bien si es posible. Después se aplica la pintura antihumedad, entre las cuales os aconsejo que escojáis las de tipo sintético antes que las acrílicas, ya que son más cubrientes. Las podéis distinguir porque se limpian y rebajan con disolvente o aguarrás. Si dáis dos manos, la cobertura será mucho mejor.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario