Pintura peinada: qué es y cómo se hace

Pintura peinada: qué es y cómo se hace

0

Pintura peinada

Las técnicas de pintura decorativa son una buena forma de decorar nuestra casa sin dejarnos un dineral en el intento. Podemos aplicarlas sobre paredes enteras, en forma de frisos, paneles, zócalos, cenefas… Y siempre constituyen un toque original en los ambientes. La tendencia actual apuesta por contrastes leves y por decorar paredes enteras en solitario, dejando el resto en color blanco. Lo mejor es que estas técnicas se encarguen a un profesional, que las realizará de forma rápida y perfecta. Pero también está bien saber cómo se hacen: hoy vamos a ver la pintura peinada.

Tipos de peines

Como os comentaba, un pintor especializado en técnicas decorativas logrará el efecto deseado en poco tiempo y con garantías de duración. No dudéis en buscarlos en Tumanitas.com: encontraréis profesionales cerca de vuestra casa y con tarifas especialmente ajustadas. Y ahora, vamos a saber cómo se realiza esta técnica. El nombre de “peinado” obedece a que este tipo de pintura se lleva a cabo con una herramienta llamada peine. Los hay de caucho, que suelen formar parte de los conocidos veteadores (útiles empleados para imitar la veta de la madera), y de metal.

Base de pintura plástica

Los peines de caucho son más flexibles y fáciles de manejar. En primer lugar aplicaremos sobre la pared (ya lisa y preparada, y si es necesario imprimada con una mano de fijador de látex para asegurar el agarre de la pintura) una capa de pintura plástica. Puede ser blanca o de un tono claro; los ocres, por ejemplo, funcionan muy bien. Dejaremos secar la pintura durante un día, y cuando esté lista empezaremos con el peinado en sí. Yo os recomiendo que escojáis un tono dentro de la misma gama o que haga poco contraste, para obtener un resultado elegante.

Capa superior de glaze

Para hacer el glaze (la capa semitransparente superior) hay que mezclar la pintura plástica o acrílica del color deseado con un chorrito de fijador de látex, hasta obtener una mezcla ligeramente transparente y manejable. El paso siguiente es aplicar esta mezcla sobre la pared, con una brocha ancha y en el sentido en el que vayamos a hacer el peinado (vertical u horizontal). Inmediatamente pasaremos el peine, intentando mantenerlo recto y arrastrando la pintura de forma que se creen finas líneas. Para obtener la textura idónea del glaze y aprender a hacer líneas rectas, os aconsejo que preparéis un tablero con pintura blanca y hagáis pruebas sobre él. El glaze puede limpiarse con agua nada más ser aplicado y peinado, así que podréis hacer todas las pruebas que sean necesarias.

Tonos recomendados

Lo mejor es trabajar por paños de 1 metro cuadrado, intentando difuminar las uniones entre ellos. Así el glaze no se secará antes de que lo vayamos a peinar. En cuanto a los colores, os recomiendo combinaciones como los ocres antes mencionados (ocre amarillo sobre color crema, por ejemplo), tonos salmón y rosas, gris piedra sobre blanco, verdes muy claros, malvas…

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?