Pequeños trucos para uniones perfectas

Pequeños trucos para uniones perfectas

¡Ellos sí que sabían...!
¡Ellos sí que sabían...!

Los buenos carpinteros saben que conseguir una unión bonita, discreta y resistente en madera o materiales derivados no es nada fácil. No pretendemos que te transformes inmediatamente en un profesional después de leer este post, pero sí que conozcas unos pequeños trucos y consejos para lograr que tus trabajos de bricolaje en madera te vayan quedando cada vez mejor. Y ya lo sabes: para trabajos importantes y perfectos, los profesionales de TuManitas están siempre a tu alcance a través de nuestra web.

Colas de milano

Son el ensamblaje por excelencia, por ejemplo, en los frontales de los cajones.  Los hay de dos tipos: vistos y ocultos. Los vistos se hacen serrando totalmente las formas trapezoidales (como las colas de los milanos) que se encajan entre sí; para hacer una unión de cola de milano oculta, hay que vaciar  la madera, de manera que la parte que queda a la vista no muestre las testas de las colas de milano de las tablas. Estas uniones se hacen con el serrote de costilla y un formón de buena calidad, bien afilado.

Tornillos avellanados

Primero se practica un agujero de diámetro menor que el del tornillo con una broca de madera. En segundo lugar, se introduce en el agujero otra broca del diámetro adecuado, taladrando con cuidado el mismo agujero para agrandarlo. Después, se coloca en el taladro una broca avellanadora, y se modifica la parte superior del agujero para darle una forma parecida a la de un embudo. Ya se puede introducir el tornillo; será mucho más fácil y su cabeza quedará enrasada con la superficie.

Ensamblajes con ranura y lengüeta

Si alguna vez quieres unir dos tablas de manera longitudinal, necesitarásuna sierra de mesa o una sierra circular fijada al banco de trabajo por su parte inferior, para que haga las veces de mesa de serrado. Pon una guía tope en la mesa para que la hoja de la sierra pase justo por el centro del canto de las tablas. Después, coloca la tabla de canto y empújala (con un trozo de madera para no cortarte) lentamente sobre la hoja en marcha, hasta hacer la ranura. Cuando los dos tableros estén ranurados, inserta entre ellos un listón de contrachapado con cola blanca.

Uniones atornilladas

¿Has unido dos tablas de madera con tornillos y no quieres que se vean las cabezas? Pues tienes dos opciones: húndelas y cúbrelas con pasta de madera, o, aún mejor, mete en el agujero (sobre la cabeza del tornillo hundida) un tapón de madera hecho con una espiga. Sierra el sobrante; la unión parecerá hecha con espigas. ¿Quieres que un tornillo nunca se vuelva a soltar? Pues antes de meterlo en la madera, mójalo en lejía. El producto hará que el metal se oxide y se enganche a la madera. Eso sí; esta unión ya no la podrás deshacer.

Imagen: Auggie Tolosa.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario