Papeles pintados, a revista

Papeles pintados, a revista

 

Alcolchados, vinílicos, autoadhesivos…papeles pintados hay de todos tipos y maneras. Pero, ¿conoces realmente las características de cada uno?, ¿cuál es el más adecuado para tu hogar?, ¿qué prestaciones te dará cada uno?. Si continúas leyendo, haremos un viaje a las profundidades de este apasionante mundo. Un dos, tres…splash!

Papeles de revestimiento: Si estás interesado en empapelar una pared y esta es irregular, lo mejor es igualar esas imperfecciones con un papel de revestimiento. Así lograrás una superficie plana y obtendrás mejores resultados.

Papeles alcolchados: Grueso y esponjoso. Se emplea con la misma finalidad que el anterior: reducir las irregularidades de las paredes. Aún así, son muchos que lo eligen por los interesantes efectos que se consiguen con él.

Papeles pintables: Si, sí, como lees. Existen papeles de material traslúcidos que se pueden pintar. ¿Y todo esto para qué ayuda?. Pues muy fácil. Si te cansas del color del papel, pintas por encima y listo. Si eres de gusto incierto o tiendes a aburrirte de tu entorno, esta es la mejor opción. Además, siempre podrás demostrar tus dotes como manitas. Todo un acierto!.

Papeles de corcho: Como bien indica su nombre, este papel contiene una capa de este material. Aisla ligeramente del sonido, aunque su mayor cualidad es la textura que presta. Especialmente indicado si tienes debilidad por los acabados rústicos.

Papeles de fibras textiles: Si deseas añadir un plus de exclusividad y sofisticación a tu decoración, opta por este papel. Eso sí, deberás ser ducho en la materia, pues su colocación es más compleja que los papeles convencionales.

Papeles autoadhesivos: Te falta pericia a la hora de empapelar?. Opta por los papeles autoadhesivos. Se trata de una solución que incluye una parte ya encolada, por lo que te librarás de la tarea de aplicar la cola. Una solución rápida, sencilla y, sobre todo, higiénica.

Papeles vinílicos: Un clásico de los clásicos en baños y cocina. El papel vinílico comprende una parte forrada en plástico o vinilo, por lo que aguanta la humedad y está especialmente recomendado para aquellas estancias que requieran de una limpieza más frecuente.

Papeles grofados: Incluye una capa de barniz para dotarles de diferentes texturas. Eso sí, no deberás elegirlo si buscas impermeabilización.

Palepes texturados: Si te gusta jugar con tu decoración, en el mercado existen multitud de texturas que podrás incoporar en tu hogar y lograr interesantes efectos.

Sea cual sea la decisión que hayas tomado, te recomendamos que dejes este trabajo en manos de profesionales. Bajo estas líneas figura un formulario para que pidas tu presupuesto. Ni te imaginas lo que puedes llegar a ahorrar!

 

 

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario