Muro Trombe, la sencillez técnica al servicio del confort

Muro Trombe, la sencillez técnica al servicio del confort

El muro Trombe es un dispositivo empleado para retener el calor dentro de las construcciones. No cuenta con sistemas complejos ni requerimientos técnicos, su secreto es muchísimo más sencillo. Este tipo de muro, empleado en las construcciones de edificios, están levantados con materiales que retienen el calor, como la piedra, el hormigón o el adobe. Posteriormente, suele incluir algún elemento de vídrio abatible, para favorecer la ventilación. Por norma general, suelen orientarse al norte en el hemisferio sur, y al sur en el hemisferio norte.

Su funcionamiento es bien sencillo. El sistema aprovecha las diferencias de densidad entre el aire frío y caliente, provocando corrientes que se introducen en el interior del edificio en función de las trampillas que estén abiertas. Estas corrientes refrescan o refrigeran  el edificio, en función de nuestras necesidades.

Durante el día, los rayos del sol indicen en el ventanal acristalado, calentando la superficie de la construcción. Por la noche, el calor tiende a liberarse, pero se topa con el acristalamiento, lo que devuelve el calor al interior y lo retiene durante más tiempo. Debido a este fenómeno, la temperatura suele mantenerse contante y prácticamente no se registran variaciones. Esto permite que, mientras en el exterior se registran bajas tempraturas, en el interior de la vivienda la temperatura media oscile entre los 18-20 Cº, logrando un gran confort térmico.

Imagen: Inti.gov.ar

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario