Tu Manitas Blog

HomeBlogAlbañileriaMateriales de construcción: ladrillos, piedras, bloques…

Materiales de construcción: ladrillos, piedras, bloques…

Published on agosto 18, 2009 1 Comment

¿Por qué se emplean determinados ladrillos en una obra? ¿Qué ventajas tiene la termoarcilla frente a otros materiales? ¿Qué es el hormigón celular? Todas estas preguntas son típicas de aquéllos que están comenzando a enfrentarse a obras de albañilería, y, cuando llegan al almacén, se encuentran con que no sólo tienen a su disposición los ladrillos de toda la vida, sino que entre los materiales hay muchas más posibilidades.

Cada material tiene sus propias características, ventajas e inconvenientes, aunque muchos de ellos pueden emplearse indistintamente para las obras. Lo más importante es que tengas claro qué tipo de construcción quieres levantar, en qué condiciones y para qué uso. Además de la información de este reportaje, no olvides consultar siempre a los profesionales sino lo tienes del todo claro; su experiencia es la mejor guía a la hora de tomar decisiones.

Ladrillos

Composición: Son piezas cerámicas de forma rectangular y que se obtienen por moldeo, secado y cocción a altas temperaturas de una pasta arcillosa. Sus dimensiones suelen rondar los 24 x 12 x 6 cm. Los ladrillos son productos derivados directamente del adobe (bloques de barro mezclados con paja), y aparecieron cuando se comenzó a aplicar la cocción a dichos bloques.

Muy indicados: Los ladrillos son utilizados en construcción principalmente para levantar ¡ cerramientos, fachadas y particiones. También se usan para levantar muros o tabiques.

No los utilices: Si quieres levantar un tabique sin apenas obra y no te interesa andar preparando cementos o argamasas, es mucho mejor usar paneles y sistemas de construcción en seco. Para muretes bajos o muebles de obra, lo más indicado es el hormigón celular..

Bloques de hormigón

Composición: Los bloques de hormigón son mampuestos prefabricados, elaborados con distintas mezclas de hormigón fino o morteros de cemento. Al igual que los ladrillos, suelen tener formas prismáticas. Sus dimensiones habituales (que suelen ser las normalizadas) en centímetros son: 10 x 20 x 40, 20 x 20 x 40, 22,5 x 20 x 50.

Muy indicados: Sirven para levantar paredes y muros. Salen más baratos que el ladrillo, y además pueden colocarse con varillas de hierro (estructura armada) para mejorar su estabilidad. Al ser huecos, pesan bastante menos y son más fáciles de manejar.

No los utilices: Para paredes que vayan a quedar a la vista (sin revocar); los bloques no son decorativos y no quedan bien pintados.

Termoarcilla

En qué consiste: La termoarcilla es un material que se presenta en forma de bloques cerámicos de baja densidad, con mayor grosor que el ladrillo convencional.

Muy indicada: Los bloques de termoarcilla se utilizan como alternativa a otros materiales de construcción más comunes (como los ya mencionados ladrillos y bloques).La porosidad del material, junto con su geometría, permiten conseguir muros de una sola hoja con similares prestaciones que los muros compuestos por varias capas. Es un material muy aislante y ahorra mucho trabajo y tiempo: no necesita encofrado y, por ejemplo, empleando bloques termoacústicos de termoarcilla, se pueden levantar muros portantes de una sola hoja, con prestaciones similares a los compuestos por dos hojas y cámara de aire aislada.

No los utilices: Para barnizar superficies que no requieran una resistencia extrema; basta con uno de tipo sintético, más barato y fácil de manejar.

Hormigón celular

En qué consiste: Es un material de construcción destinado a obra gruesa. Producido exclusivamente con materias primas naturales, se compone de agua, arena, cemento y aire. El aire, presente en la masa en forma de burbujas, hace que los bloques sean muy ligeros, aislantes y puedan manipularse (por ejemplo, serrarse) con mucha facilidad. Los bloques se presentan como piezas rectangulares de color blanco.

Muy indicado: Es un material homogéneo y macizo (aunque ligero) con aislamiento “repartido”, ya que no necesita el uso de aislamiento adicional. Se trata de un producto “2 en 1″: portante y aislante. Se suele usar (especialmente en el resto de Europa; en España aún hay poca tradición) para levantar viviendas enteras, desde la fachada a los interiores. Sirve también para levantar muebles de obra o tabiques, pero sale más caro que los paneles de yeso laminado o escayola.

No lo utilices: Para obras de poca envergadura, ya que sale algo caro y estos trabajos pueden realizarse con materiales más económicos y fáciles de encontrar. Pero si quieres un material aislante, resistente y muy facil de manipular, puede ser una buena elección.

Paneles de construcción en seco

En qué consisten: Entre nosotros se han terminado por conocer como paneles de Pladur, ya que éste es el nombre comercial más conocido de estos paneles. Se componen de planchas de yeso mezclado con celulosa y recubiertos a ambos lados pro unas hojas de papel muy resistente. Los hay de muchos tipos: para la intemperie, para zonas húmedas, los que se pueden curvar, con aislantes incorporados, con barreras de vapor….

Muy indicados: Para levantar tabiques interiores (de separación), o trasdosar paredes de exterior con el fin de mejorar el aislamiento térmico y acústico. Son perfectos para no tener que hacer argamasas (por algo se llama “construcción en seco”); sólo hay que levantar la estructura de metal, atornillar los paneles y darles la pasta tapajuntas.

No los utilices: Para muros de exterior o fábricas de obra; es mejor usar ladrillos o bloques, mucho más resistentes. Vigila bien qué tipo de panel necesitas dependiendo de la obra que vayas a levantar.

Piedra natural

En qué consiste: Desde los tiempos de los romanos, egipcios y griegos, se han utilizado los bloques de piedra para levantar edificaciones. Puede tratarse de obras de mampostería (piedras sin formas irregulares) o de sillería (bloques cortados con formas rectangulares o prismáticas). Los muros de piedra pueden ser en seco (“cuerda seca”), es decir, i argamasa (como los acueductos romanos), o levantados con un mortero de cemento para unir las piezas entre sí.

Muy indicada: Para muros de casas rústicas o de campo, y también para separaciones entre fincas, muretes de jardín, zonas de rocalla…

No la utilices: Para levantar tabiques medianeros, ni para muros que vayan a ir revocados; es una pena emplear un material caro y difícil de manejar si luego no se va a poder ver el resultado.

Categories: Albañileria, cerámica, construccion, Construcción en seco, Infraestructuras, Materiales, Paredes de yeso, Pladur, reformas, rehabilitación

1 Comment


Leave a reply