Martillos

Martillos

0

martillos

La semana pasada hablábamos en varios de nuestros artículos sobre la importancia de los clavos. Los clavos son unas herramientas que adquieren gran importancia en cualquier trabajo de construcción. Sin embargo la mayor parte de las veces no reparamos en ellos. Vinculada a los clavos encontramos otra herramienta de gran importancia en los trabajos de construcción: los martillos.

Un martillo es, en esencia, una herramienta de percusión que sirve, básicamente, para golpear distintas piezas. Normalmente los martillos se emplean para clavar clavos. Ese es su uso más habitual y extendido pero no es el único ni mucho menos. Asimismo otros usos bastante extendidos de los martillos son los de calzas partes y romper piezas.

Como puedes observar el martillo es una herramienta muy útil que se conoce desde la antigüedad. Los primeros martillos que se han conservado hasta hoy datan de época prehistórica. De hecho se han encontrado, en yacimientos arqueológicos, piezas con más de 10000 años de antigüedad. Estos martillos consistían en una fábrica muy sencilla que ataba una piedra a un mango a través de varias tiras de cuero. Como se puede apreciar se trata de una herramienta primitiva muy básica pero el principio físico con el que funciona es exactamente el mismo que a día de hoy. Con el paso del tiempo los martillos fueron evolucionando y en época egipcia, en el año 4000 antes de nuestra era, encontramos los primeros martillos construidos en metal. En esta época aún era construidos en cobre.

Tipos de martillos

Existen muchos tipos de martillos. Todos ellos presentan diversas formas que responden a un determinado uso específico de cada martillo. A continuación observamos algunos de los más típicos:

  • Martillo de orejas: es el más habitual y al que más acostumbrados estamos. Se trata de un martillo cuya cabeza presenta dos funciones. La primera de ellas es la de clavar y la segunda la de extraer los clavos.
  • Martillo de bola: suele usarse en los trabajos mecánicos. Sirve para golpear y deformar los bordes de un remache.
  • Martillo de cuña: otra herramienta muy habitual en los trabajo mecánicos. La curva sirve para recortar piezas en caliente.
¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario