Los distintos tipos de brocas y sus aplicaciones

Los distintos tipos de brocas y sus aplicaciones

En el post de hoy voy a hacer un pequeño repaso de las diferentes brocas disponibles en el mercado, esas pequeñas compañeras sin las cuales el socorrido taladro no sería más que un artilugio inútil. Aunque la mayoría de los aficionados al bricolaje y las reformas caseras sólo tiene unas cuantas (y la mayoría, de widia para paredes), hay un montón de tipos, formatos y materiales, cada una para su aplicación. Ahí os dejo un esquema general.

Brocas para madera: también llamadas brocas de tres puntas, están realizadas por lo general con acero HSS de alto rendimiento, acero al cromo vanadio o carburo de tungsteno. Su punta centradora es muy práctica para evitar que la broca se deslice por la madera al empezar a taladrar. Sirven para taladrar madera, pero también se usan para tableros fabricados con materiales derivados: OBS, de virutas orientadas, DM, aglomerado, okume….

Brocas de pala y Forstner: el material con el que están fabricadas es también el acero HSS. En este caso, lo que varía es la forma. Las brocas de pala están ya prácticamente en desuso, siendo sustituidas por las cilíndricas. Se emplean para taladrar agujeros en los que colocar bisagras regulables (como las que se colocan en los muebles en kit o para cocinas). Su función es hacer agujeros más grandes que el que puede conseguir la más gruesa de las brocas normales, que es de 20 mm.

Brocas para metal: de acero HSS y de distintos tipos: laminadas, rectificadas, de titanio y de cobalto (rectificadas). Para taladrar metal hay que enfriar de vez en cuando las brocas mojándolas en agua, menos en el caso de las de cobalto rectificadas, que no lo necesitan. Sirven para taladrar metales de distintas durezas, pero también pueden perforar otros materiales como plásticos. Incluso existen brocas especiales (como las de la marca Bosch) que taladran muchos materiales distintos: madera, metal, paredes… La broca HSS rectificada taladra metales semiduros, como la hojalata o el latón.

Brocas para paredes y piedra: todo el mundo las conoce como brocas de widia; así es como se les denomina a las brocas laminadas con placa de carburo de tungsteno. Hay también otras brocas fresadas con placa de carburo de alto rendimiento para materiales más duros que los de las fábricas de obra. Taladran sin problemas yeso, cemento, ladrillo, piedra arenisca y caliza, y Uralita. En cuanto a las brocas fresadas, además de estos materiales sirve también para trabajar mármoles, granito, pizarra y piedra en general.

Sierras de corona: son también de acero HSS. Tienen forma circular para poder hacer grandes agujeros. La más empleadaes la que incluye coronas de varios diámetros en una sola broca. Las hay para taladrar madera, cristal, yeso, metales…

Para vidrio y cerámica: son de metal duro y se caracterizan por su curiosa forma de lanza. El metal lleva un acabado conocido como “rectificado exacto”. Se deben usar taladrando hacia la derecha, a velocidades bajas y con poca presión. Muy indicadas Para hacer agujeros en cerámica (azulejos), vidrio y cristal, espejos, botellas, porcelana… La firma Wolfcraft las comercializa.

Foto: Bosch.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario