Los daños colaterales de la crisis de la construcción

Los daños colaterales de la crisis de la construcción

0

La crisis de la construcción parece ser, un día sí y otro también, motivo de debate, discusión y conversación en la calle y en los medios. Recientemente tuve la ocasión de ver un mini-reportaje en un telediario, acerca del impacto del estallido de la burbuja inmobiliaria en dos localidaes: Pantoja y Villacañas. Resulta que ambos municipios, en la época de la gran expansión inmobiliaria, habían experimentado eso tan raro que es el “índice de paro cero”, gracias precisamente al boom de la construcción. Atrás quedaron los años buenos: hoy día, su tasa de desempleo iguala e incluso supera a la tasa nacional.

¿Y por qué hablo de daños colaterales? Pues porque mientras en Pantoja la crisis se centraba directamente en la producción de ladrillos y en la construcción en sí, en la localidad toledana de Villacañas la que había sufrido era la fabricación de puertas. Un gran número de habitantes de dicha localidad habían estado empleados en la fábrica de puertas del pueblo, que suministraba material a todo el Estado, hasta el punto de no poder cerrar en las 24 horas del día.

Esto me dio que pensar en todos los sectores que han sufrido las consecuencias del ladrillazo: puertas y ventanas, cerámica (revestimientos y sanitarios), instalaciones de fontanería, calefacción y electricidad; decoradores, revistas especializadas, estudios de arquitectura, graveras, minas de cal… Y así, casi, hasta el infinito. Es lo que ocurre cuando basas la economía de un país en un solo sector.

En el reportaje en cuestión también señalaban la necesidad de una reconversión en el sector, apostando sobre todo por la formación especializada, las reformas y rehabilitación y la vivienda sostenible. A estas alturas parece innecesario decirlo, pero no puede ser más cierto. Desde TuManitas apoyamos y fomentamos esa idea.

Imagen: Manuel Atienzar.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario