Las viviendas españolas están sobrevaloradas en casi un 50%

Las viviendas españolas están sobrevaloradas en casi un 50%

0


Leo con estupor la última noticia referente al precio de la vivienda en España. Y mira que con respecto a este tema yo pensaba que ya nada me iba a sorprender… Hasta hoy. Resulta que, a día de hoy y con una crisis que sigue sin dar un respiro a los ciudadanos y la economía, la vivienda española está sobrevalorada en nada menos que un 47,6%. Esto significa que, a pesar del pinchazo en la burbuja inmobiliaria y de las pocas facilidades que las entidades bancarias ponen para conseguir créditos, aquéllos que quieren vender casas no se bajan del burro y siguen pidiendo precios estratosféricos. Claro, todos recordamos aquello de: “Si fulanito ha vendido por tanto, yo no voy a ser menos”. Pero amigos, las vacas gordas hace tiempo que se pusieron a dieta y hoy día las cosas ya no son lo que fueron. Y luego hay quienes se sorprenden porque la media para la venta de un piso supera los treinta meses…

Además del dato en sí lo que clama también al cielo es la posición de nuestro país en este sentido con respecto al resto de las economías. España es el primer del mundo en sobrevaloración del precio de la vivienda, por delante de Francia (el segundo) y otras economías importantes como Canadá, Reino Unido, China… Si a estas alturas no somos conscientes de lo mal que lo hemos hecho en este sentido, entonces es que no tenemos remedio. Como dato curioso, cabe destacar que en países como EEUU, Japón y Alemania la vivienda está por debajo del precio ideal de mercado. ¡Y luego nos preguntamos por qué en ciertos lugares la gente se independiza tan joven!

La verdad es que cuesta obtener una conclusión novedosa de todo esto. Ante la imposibilidad de vender los inmuebles actualmente en el mercado, a propietarios, empresas y bancos no les quedará otra que bajar los precios mucho más, aunque dudo mucho que lo hagan. A la espera de que la crisis remonte, aumente el empleo y se concedan créditos de nuevo, quienes venden mantienen los precios o los bajan en proporciones irrisorias, resistiéndose a “perder” la soñada ganancia. Yo, por mi parte, creo que voy a reformar mi pequeño piso y olvidarme de venderlo para comprar otro; por mucho menos dinero (sobre todo con la ayuda de los profesionales de TuManitas), lo puedo convertir en un palacio sin tener que arrodillarme frente a los bancos en busca de financiación.

No hay que olvidarlo: es posible que por el sector de las reformas pueda llegar la solución a muchos de los problemas actuales en materia de vivienda y construcción.

Imagen: Gurusblog.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario