Las mejores pinturas de exterior

Las mejores pinturas de exterior

las mejores pinturas de exterior

Elegir la pintura correcta para pintar el exterior de casas y edificios no es algo tan sencillo como podría parecer en un principio. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre en el interior de las construcciones, las fachadas están muy expuestas a la acción de la luz, la humedad, los microorganismos (como, por ejemplo, el moho) y los efectos de la contaminación. Esto explica, en parte, la multiplicación de manchas, grietas y desconchados que pueden aparecer en las paredes. En este contexto conviene dedicar unos minutos para pensar con calma en qué pintura vamos a elegir pensando en todo momento en la cubrición y resistencia que deseamos conseguir.

Tipos de pintura para el exterior

Existen varios tipos de pinturas adecuados a la hora de pintar fachadas y paredes exteriores. Hay tres tipos de pintura que son los que más se utilizan:

  • Acrílica: es una de las más empleadas dada su sencilla aplicación. Presenta una durabilidad que se extiende de uno a ocho años según la marca de la pintura y las condiciones a las que se vea sometido el edificio.
  • Hidropliolite: nos encontramos ante una opción muy buena e interesante. Una de las mejores ventajas de este tipo de pintura, frente a otros, es que puede ser aplicada directamente sin necesidad de aplicar una capa de imprimación previa. Puede durar unos doce años sin mostrar signos de deterioro y es perfecta para aplicar sobre fachadas muy estropeadas (salvo que sean de hierro o madera, en cuyo caso resulta preciso realizar un tratamiento previo antes de comenzar a pintar).
  • Siloxane: una de las mejores opciones se trata del tipo de pintura que ofrece una mayor resistencia al paso del tiempo: hasta quince años. Además aguanta muy bien los climas más húmedos y puede autolimpiarse gracias a la acción de la lluvia.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la mejor pintura?

Antes de nada hay que observa el estado de las fachadas que debemos pintar. Otro punto que debemos considerar es el de el clima en el que se encuentra el edificio que va a repercutir, obviamente, en cuestiones como la humedad o el efecto de los rayos UVA. A continuación hay que prestar atención a la cubrición, adherencia y rendimiento de las pinturas y…por supuesto en el precio.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario