Ladrillo cara vista, un material con ventajas

Ladrillo cara vista, un material con ventajas

0

Últimamente, en el blog de TuManitas hemos dado un repaso a algunos de los revestimientos para las fachadas de los edificios: mortero monocapa, morteros de cal… Además de estos revestimientos, hay también otros materiales clásicos para revestir el exterior de las viviendas, como por ejemplo el popular ladrillo caravista. Este material es ligeramente distinto de los ladrillos corrientes. Dependiendo del tipo de elaboración de las piezas, pueden ser extrusionados, prensados o artesanales; hoy día la gran mayoría de los ladrillos cara vista que se emplean en edificación son extrusionados, con perforaciones en la tabla.

Además, y en este caso según el tipo de material empleado para su elaboración, los ladrillos pueden ser cerámicos, gresificados o de clínker. Los ladrillos cara vista gresificados y los hidrofugados absorben menos agua y se colocan completamente secos, con un mortero que tenga menos proporción de agua en su composición. Este tipo de ladrillos se comercializa en muchos tonos, colores y texturas; el acabado puede ser esmaltado o engobado, dependiendo de la forma en la que se hayan coloreado (con un revestimiento externo que luego se cuece o añadiendo los colores en masa).

Las ventajas del ladrillo cara vista para fachada son muchas. Los ladrillos cara vista son a la vez elementos estructurales y decorativos, lo que significa que no necesitan un revestimiento. Aportan mucho aislamiento térmico para las casas, y las protegen de la humedad, aportando también frescor en los días más calurosos. Y para terminar, apenas precisan de mantenimiento.

Imagen: Todohabitat.es.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario