La nueva normativa sobre aislamiento acústico encarecerá el metro cuadrado

La nueva normativa sobre aislamiento acústico encarecerá el metro cuadrado

0

edificio-tetris-1Ahora que contemplamos cómo el precio de la vivienda empieza a bajar (¿dónde están aquéllos que decían que eso era imposible?), de repente nos encontramos con la noticia de que, con la entrada en vigor de la nueva normativa sobre aislamiento acústico con la que se completa el Código Técnico de Edificación (CTE) conllevará un encarecimiento de hasta 9,17 euros el coste del metro cuadrado en las viviendas de nueva construcción. Esta subida supondrá un incremento del 22,3% del precio, con respecto a la regulación anterior. Evidentemente, la normativa debe cambiar con los tiempos y adecuarse a las normas europeas y a los adelantos; un inmueble bien aislado acústicamente es de agradecer, y si no, que se lo digan a los sufridos vecinos que tienen que soportar el efecto de las célebres “paredes de papel”… El Ejecutivo respondió hace unas semanas a una pregunta parlamentaria de un diputado del Partido Popular, asegurando que este incremento de 9,17 € afectará a las viviendas en bloques de pisos de una extensión de entre 50 y 80 metros (vamos, las del común de los mortales; esto supone una subida del 22,3% del precio del metro), mientras que los chalets pareados sólo verán subir su precio en un 4,06 euros (subirían un 16,4%). Para los pisos de entre 105 y 120 metros cuadrados, con tres dormitorios, el aumento vendría a suponer una subida de 7,89 euros el metro; es decir, un incremento del 19,3% en su precio. Recordemos que el metro cuadrado construido alcanzó el primer trimestre de este año un precio de 1.958 euros. La nueva regulación sobre ruidos y aislamiento acústico ha entrado en vigor a partir del 24 de abril; esto significa seis meses de retraso con respecto a los plazos que inicialmente estaban previstos. La norma anterior se remonta al año 1.988, lo que supone que la revisión era ya necesaria e imprescindible. La nueva normativa obliga a triplicar el aislamiento acústico de los hogares, que pasará de 42 a 50 decibelios e impedirá escuchar cualquier sonido de las viviendas contiguas. Además, también se establece una nueva forma de medición, que se llevará a cabo en la propia vivienda en lugar de en un laboratorio; y las exigencias de insonorización frente a todos los ruidos del exterior dependerán siempre de la zona en la que esté ubicado el inmueble, para así garantizar los mismos niveles de confortabilidad a todos los ciudadanos.En fin, demos la bienvenida a la nueva normativa que, se supone, significará una mejora en las futuras casas y en nuestras vidas; aunque sea a costa del pobre bolsillo del contribuyente.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario