La maldición del color amarillo

La maldición del color amarillo

0

Desde tiempos inmemoriales pesa sobre el amarillo una terrible maldición, la gente lo mira de soslayo, su chispeante luminosidad hace ruborizar al más tranquilo. Muchos son los que creen en su mala suerte, en que es síntoma de malos presagios y atrae los desastres…Ni la persona más escéptica se atrevería a entrar en un teatro vistiendo este color o a pisar el plató de cierta periodista…uno ya se atrevió y creo que sufrió sus consecuencias…¡fractura de los dos brazos!

Se acabó, hay que poner fin a este delirio colectivo en el que nos espantamos al ver un coche amarillo. Hay que devolver a este color al sitio del que nunca debió de irse. La mentalidad colectiva puede hacer estragos, díganselo al bueno del padre Feijoo…

Por ello, la mejor manera es volver a aplicarlo en uno de los lugares donde mejor queda, tu casa. Este color le va como anillo al dedo a cualquier hogar. Uno de sus puntos fuertes es la vida que aporta, su tonalidad es llamativa y muy alegre.decoracion amarillo

Pared con pared

El amarillo es el color perfecto para pintar las paredes, vale para cualquiera de tus habitaciones. Tanto en una cocina como en un salón, nunca despunta ni incomoda. Además, pintado en una escala tenue combina con todo, esto te permitirá tener más libertad a la hora de elegir la decoración restante.

Por otra parte, no aburre y es perfecto para dar luz a una casa. Si tu piso tiende a ser oscuro o goza de poca luz, no lo dudes, el amarillo le dará un vuelco de 180 grados. Sin duda, añadirá mucha claridad y luminosidad.

Textil

Otro de los elementos en donde el amarillo se siente muy cómodo es en los textiles. Cojines, cortinas y alfombras quedan de lujo con algún matiz en este color. ¿La mejor idea? Para los más atrevidos y singulares lo que más está despuntando, es tapizar los sofás en amarillo. Puedes probar con lo que te resulte más bonito visualmente pero, el tono chillón está arrasando.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario