Jabones que decoran tu baño.

Jabones que decoran tu baño.

0

El jabón de glicerina tiene efectos muy beneficiosos en nuestra piel: proporciona mayor suavidad, al ser de pH neutro es perfecto para las pieles sensibles y calma la sequedad a las personas alérgicas. Además de todas sus propiedades es un perfecto objeto decorativo para tu baño, ya que por su apariencia estéril añade a tu ambiente sensación de limpieza.jabón

Por eso, se nos ha ocurrido traerte la receta para que tú mismo puedas elaborarlos en casa. Por otra parte, a la larga son muy económicos y no llevan demasiado tiempo. Tan sólo tendrás que hacerte con estos ingredientes, los cuales encontrarás en cualquier tienda de manualidades.

  • Un taco de glicerina incolora.
  • Aceites perfumados.
  • Cuerda.
  • Alcohol.

En primer lugar corta con un cuchillo pequeños trozos de la glicerina e introdúcelos en un cazo, aproximadamente 4 o 5 fragmentos serán suficientes. Derrítelos completamente en el microondas, no olvides vigilarlos continuamente, no queremos que se cuezcan… Una vez tengas la masa, añade los aceites perfumados, la idea es que sean incoloros pero que su fragancia sea estimulante. Así que prueba según tu gusto, nosotros dejamos caer entre 20 y 25 gotas.

Ahora introduce la mezcla en recipientes, el tamaño que elegimos era más o menos como un vaso, utiliza materiales de plástico o metal ya que cuando los extraigas te resultará más cómodo. Posteriormente rocía con un poco de alcohol la superficie así conseguirás que la superficie quede lisa.

El siguiente paso es opcional, queríamos que fuesen jabones esencialmente decorativos, por lo que incluimos una cuerda para que puedas colgarlos en el grifo. Aunque si los vas a usar, qué mejor manera de que no se te escurran de las manos. El método para esto es artesanal, coloca dos botes de mayor altura entre el recipiente que contiene el jabón, sobre ellos apoya un teniente. Por ejemplo un regla, y cuelga la cuerda, intenta que quede bien centrada para que se mantenga firme una vez solidifique. Para asegurarte una buena sujeción, haz un nudo en la cuerda, justo en la zona sumergida.

Finalmente deja reposar toda la noche. A la mañana siguiente, extrae el jabón, si se te resiste introdúcelos en agua hirviendo tan sólo unos segundos.

Recuerda que siempre puedes personalizarlos, si el color neutro no te convence, añade colorante hasta conseguir el color que desees.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario