Instalaciones eléctricas superficiales

Instalaciones eléctricas superficiales

Ampliar la instalación eléctrica de la vivienda es algo que todo el mundo se ve obligado a hacer en alguna ocasión. Bien porque queremos destinar un rincón a centro de trabajo (con lo que necesitaremos tomas para el ordenador, los altavoces, el router…), bien porque estemos pensando en poner más puntos de luz en forma de lámparas de pie o de mesa, a veces da la sensación de que nunca se tienen suficientes enchufes. En estos casos hay dos opciones: realizar una instalación empotrada mediante rozas practicadas en la pared (en estos casos, la mejor opción es acudir a un profesional, que hará el montaje de manera limpia, rápida y segura), o tender los cables introducidos en canaletas superficiales. Las canaletas puede colocarlas cualquier aficionado al bricolaje con algunos conocimientos básicos de electricidad; a continuación explicamos cómo se hace. Lo primero y fundamental, como en cualquier intervención en la red eléctrica, es desconectar el interruptor general del cuadro de distribución. Si hay más gente en la vivienda, no está de más poner en él una nota pidiendo que no lo vuelvan a conectar mientras se trabaja. A continuación hay que medir el recorrido del cable para saber cuántos tramos de canaleta necesitamos. Las canaletas pueden ser autoadhesivas (más fáciles de poner, pero más proclives a despegarse) o atornilladas (las más seguras). Para colocar estas últimas, hay que taladrar la base y atornillarlas a la pared (normalmente sobre el rodapié), introduciendo antes tacos de expansión. Los cables se sacan de una caja de registro o del enchufe más próximo; las conexiones a los cables de fase, neutro y tierra han de hacerse siempre con regletas o clemas. Dichos cables se pasan después por la canaleta hacia el punto donde vayamos a poner las nuevas cajas de enchufe.Estas cajas también se colocan de manera superficial, sin necesidad de agujerear la pared. Para ponerlas, se separa la tapa de la base, se presenta ésta en su sitio y se marcan los puntos donde irán los tornillos. Después se procede a taladrar los agujeros e introducir en ellos los tacos. Se introducen los cables en el enchufe y se fijan con las pinzas específicas para después sacar el cable por la parte inferior de la base, que se atornillará por fin a la pared. Lo último que hay que hacer es poner la tapa o embellecedor, sujetándola con tacos y tornillos.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario