Iluminar el techo con focos empotrables

Iluminar el techo con focos empotrables

1

foco-empotrable-1701-cuadrado-bronce-fm-1701cu

Es algo que se lleva haciendo ya muchos años, pero sigue siendo una opción muy interesante y actual. Vamos, que no ha pasado de moda. Eso sí, los focos han evolucionado muchísimo, y de aquellos primeros modelos dorados y con focos que se fundían cada dos por tres (salía más caro cambiar el foco en sí que colocar un nuevo dispositivo) hemos pasado a luminarias muy elegantes y discretas, con opción de haz direccionable como el foco de la imagen, o con luces a base de halógenos y LEDs altamente duraderas. Y lo mejor: consumen poquísimo.

Mejor, recurrir a los profesionales

Instalar este tipo de dispositivos no es complicado. Pero siempre resulta buena idea confiar su colocación a un profesional: y es que ellos garantizan resultados excelentes, rápidos y limpios. Sin que “se fundan los plomos” y sin tener que bajar constantemente a la ferretería a comprar ese cable o esa sierra que se nos han olvidado. Además, si los buscáis en Tumanitas.com, podréis acceder a sus calificaciones para aseguraros de que son de fiar (que lo serán). A grandes rasgos, la obra comienza abriendo los agujeros para los focos en el falso techo de yeso laminado, utilizando una sierra de corona adaptada al taladro. Muchos dispositivos circulares suelen precisar de una sierra de 54 mm de diámetro, aunque los hay mayores y de otras formas.

Llevar los cables al techo

Tras abrir los huecos habrá que llevar el cable que parte del punto de luz más cercano (lo ideal sería que hubiese uno en el techo; de no ser así, habrá que partir de un aplique, interruptor, enchufe o caja de registro) hasta cada uno de los focos, conectándolos en serie y retornando. Los focos suelen llevar un transformador cada uno que queda oculto en el falso techo, aunque en la actualidad hay dispositivos sin transformador. Colocarlos es muy fácil: van enganchados al falso techo mediante pestañas de metal. Por último, se ajusta el embellecedor exterior… Y listo. Por supuesto, la nueva instalación tendrá que ir conectada a su propio interruptor. Si no queréis abrir otra caja y hacer más rozas, podéis cambiar un interruptor existente por un modelo doble y llevar a él el nuevo cableado.

LEDs, opción interesante

Los modelos de focos disponibles en el mercado son muchísimos. La tecnología LED está avanzando a pasos agigantados y hoy día podemos encontrar focos de este tipo, aunque lógicamente son bastante más caros (no tardarán en bajar de precio, como suele suceder). Eso sí, apenas gastan electricidad y duran miles de horas, así que merece la pena considerar esta opción si la estancia a iluminar va a tener la luz encendida durante muchas horas.

Imagen: Foco de Igan Iluminación.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario