Historia de la arquitectura: arquitectura romana

Historia de la arquitectura: arquitectura romana

0

historia de la arquitectura arquitectura romana

Los romanos han pasado a la historia, entre otras cosas, por ser unos magníficos arquitectos e ingenieros. Frente a los arquitectos griegos los romanos desarrollaron una nueva idea de arquitectura. En esta la funcionalidad era la clave. Si bien los griegos tomaron al ser humano como el centro de las cosas y construyeron pensando en el hombre sus esfuerzos no se dedicaron tanto a crear espacios interiores funcionales sino, más bien, a la de crear elementos arquitectónicos escultóricos. Sin embargo los romanos tenían una idea mucho más práctica de lo que debía ser la arquitectura y revolucionaron el mundo de la construcción. A continuación exploramos algunos de sus elementos más típicos.

Arcos, bóvedas y cúpulas

Frente a las construcciones griegas que eran adinteladas y presentaban techumbres planas los romanos comenzaron a utilizar, de manera prolífica los arcos, las bóvedas y las cúpulas. Si pensamos en cúpulas romanas el edificio que suele venir inmediatamente a todas nuestras cabezas es el del Panteón, uno de los más característicos y populares del Imperio romano. Al comenzar a utilizar arcos y el resto de elementos que ya hemos comentado la arquitectura comenzó a presentar un nuevo estilo. Aunque, en esencia, la arquitectura romana toma todos los elementos de la arquitectura griega consigue renovarla por completo y elaborar una nueva forma de arte totalmente original.

Materiales pobres

Frente a los griegos los romanos no van a utilizar unicamente los materiales más nobles. Una de las mejores aportaciones de la arquitectura romana es que utilizan materiales pobres para las partes no visibles de los edificios. De esta forma se abarata y se acelera la construcción. A continuación todo el edificio se revestía con materiales nobles y pinturas de forma que los materiales pobres quedaban enmascarados y todo el edificio ofrecía una imagen de lujo y ostentación que no se correspondía con los modestos materiales con los que había sido construido.

Obras de ingeniería

Por último merece la pena destacar que los romanos no solo construían edificios sino que también se dedicaban a las obras de ingeniería. Entre algunas de sus obras más importantes y conocidas destacan algunas de ellas como las calzadas romanas, los puentes o los acueductos.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario