Historia de la arquitectura: arquitectura megalítica

Historia de la arquitectura: arquitectura megalítica

0

arquitectura megalítica

Lo más habitual cuando hablamos de los inicios de la arquitectura es que nos remontemos a las civilizaciones más antiguas como la egipcia, la mesopotámica o la china. Sin embargo los inicios en la arquitectura se remiten a mucho más atrás en el tiempo. Las primeras manifestaciones arquitectónicas las encontramos en la época del Neolítico. Sin embargo algunos especialistas se remontan incluso más tiempo. Según estos especialistas podríamos considerar como las primeras manifestaciones arquitectónicas las primeras intervenciones en las cuevas durante el Paleolítico. Tras estas intervenciones que consistían en algunos detalles como la incorporación de pinturas en las paredes de la roca o la separación de espacios por medio de pieles se supone que el ser humano ya trataba de crear espacios interiores y decorarlos.

El megalitismo

El megalitismo fue una revolución cultural que sacudió toda Europa hace ya miles de años. Encontramos este tipo de construcciones a lo largo de todo el continente. Las representaciones más habituales de esta cultura las encontramos en los menhires o dólmenes. Los menhires, cuyo nombre significa literalmente “piedra hincada”, son rocas de gran tamaño colocadas verticalmente sobre el terreno. Los dólmenes, por otra parte, son construcciones de tres piedras. Básicamente consisten en dos menhires colocados el uno junto al otro sonre los que se coloca una tercera roca en disposición horizontal.

Arquitectura megalítica

Sin embargo cuando hablamos de menhires y dólmenes no podemos referirnos a obras de arquitectura ya que no crean ningún espacio interior. Esto no significa que la cultura megalítica no contase con ejemplos de arquitectura. Nada más lejos de la realidad. Existen dos tipologías arquitectónicas bastante típicas de esta cultura. La primera de ellas es la que ilustra nuestro artículo. Se trata de construcciones de las que desconocemos su uso exacto. Suponemos que son algún tipo de construcción religiosa o templos al aire libre pero a día de hoy los misterios en torno a este tipo de arquitectura siguen siendo muchos. Por otra parte encontramos un segundo modelo bastante típico: el de las tumbas. Se trata de construcciones semienterradas en las que a través de un pasillo de dólmenes se accede a la sala mortuoria.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario