Frente a la crisis… Creatividad

Frente a la crisis… Creatividad

Tal y como están las cosas, la única manera de salir adelante parece ser echar mano de la imaginación. Todo lo que las crisis tienen de negativo (inseguridad, pobreza, morosidad, descenso en la calidad de vida…) puede intentar compensarse con el desarrollo del ingenio de las personas con vistas a buscar soluciones económicas, baratas e inteligentes que sirvan para poder salir adelante; y, con el paso del tiempo, poder decir “Yo estuve allí… y lo superé”. Por eso, desde este blog siempre estamos dispuestos a dar la bienvenida a todas aquellas iniciativas, sobre todo si tienen que ver con el campo de la construcción o la vivienda, que sirvan para abaratar costes, reciclar elementos y proporcionar recursos económicos para el consumidor.

 En este caso, la foto que ilustra esta entrada no puede ser más significativa: un hotel en el que las habitaciones son… tubos de hormigón. El hotel se llama Dasmark Hotel y se encuentra localizado a orillas del río Danubio, en Ottensheim  (Austria)

De vacaciones, en tubos. Ingenio e imaginación frente a la crisis.
De vacaciones, en tubos. Ingenio e imaginación frente a la crisis.

. Fue diseñado por el arquitecto Andreas Strauss y empezó a funcionar en el año 2.005. Los módulos que conforman las habitaciones están ubicados en una zona pública, y consisten en tubos prefabricados de hormigón, tapados por ambos extremos con paneles de madera que cumplen también las funciones de puerta. En su interior, un mobiliario tan minimalista como básico: un tablero de madera para colocar la cama, y fuentes de iluminación: las justas. Muchos profesionales se estarán preguntando sobre la calidad y eficiencia del aislamiento de los tubos; pues resulta que son totalmente confortables durante los meses de primavera, verano y otoño, que es cuando el hotel abre sus puertas al público (los inviernos en Austria son muy, muy fríos…). También están provistos de aislamiento acústico.

Y lo mejor de esta propuesta: muchos pensarán que se trata de un establecimiento de diseño, apto sólo para bolsillos de lujo… Y se equivocarán. El hotel sigue la política llamada “Pay as you wish” (“paga lo que creas”), según la cual sus ocupantes pagan lo que piensan que es justo o se pueden permitir. Precisamente, el hotel en sí fue concebido para viajero con pocos recursos. ¿Inconvenientes? No hay espacio de servicios destinado al uso privado del hotel; pero es que ¡tampoco se puede tener todo! En fin, la iniciativa ha tenido tanto éxito que están pensando exportarla a otros países. Y para los que quieran conocer más, la página web del arquitecto: www.andreasstrauss.com

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. Que ingenioso… y los tubos de concreto (u hormigón) se me hacen parecidos a los que se usan para hacer canales o para mini puentes.

    Hace un tiempo vi algo parecido pero para estudiantes japoneses, que por temas de espacio y dinero, vivian en cubos pre-fabricados los cuales se colocaban uno arriva del otro, formando un edificio entre todos.

    Ingenioso si… practico tal vez….comodo: no lo creo 😛

    Saludos

Deja un comentario