Fachadas autolimpiables, ¿es posible?

Fachadas autolimpiables, ¿es posible?

¿Recubrimientos sucios?, ¿derramas inasumibles?, ¿fachadas antiestéticas?.  Parece que las situaciones generadas por las fachadas sucias ya ha llegado a su fin. Expertos del Instituto de Tecnología de los Materiales (ITM) de la Universidad Politécnica de Valencia se hallan investigando acerca de nuevos materiales que prometen hacernos la vida más fácil.

Según estos expertos, ciertos materiales como la piedra natural, cerámicos y cementos, tienden a ensuciarse por los agentes externos. La polución y  la climatología son sus principales enemigos, así que ¿porqué no pensar en un material que se limpie por sí mismo?.

La solución es el dióxido de titanio. Este novedoso material genera un óxido por sí mismo que destruye las colonizaciones bacterianas y la materia orgánica que se pose sobre el mismo, causante de la suciedad. Además, es completamente inocuo -no toxicidad- y cuenta con una mayor estabilidad. El secreto está en el tamaño de sus partículas – tan sólo unos nanometros- que hacen que el agua que se pose sobre estos se acumule en forma de láminas, y no de gotas. Este fenómeno elimina la adherencia de las bacterias, y mantiene el revestimiento limpio por más tiempo.

Aunque aún tendremos que esperar a que este nuevo material se popularice, los científicos avanzan que se trata de toda una revolución. ¿Seremos testigos del fin del deterioro de las fachadas? ¡Os mantendremos al tanto de más noticias!

Imagen: Nortonei.com

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario